Dir.C/ Cascabelillo, 2,
Caleta de Famara
Plano
Tfno.928 845 132
Correo
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
outLINE: Blog de dibujos de Lanzarote, por Bárbara Müller
Turismo Arrecife
2016 Jameos Festival
Restaurante El Marinero de Arrieta

Bungalows Playa Famara: En Casa María

Cuando recogemos las llaves en la recepción vemos una fotografía de Pedro Almodóvar, Penélope Cruz y la directora del complejo junto a una carátula de la película del manchego, Los Abrazos Rotos, en la que parte del metraje se rodó en Bungalows Playa Famara:

"En Los Abrazos Rotos (2009) Lena (Penélope Cruz) y Mateo (Lluís Homar) huyen a Lanzarote para intentar iniciar una nueva vida juntos. Alquilan un bungalow en la playa de Famara, en el que viven durante un mes..." (Localizaciones Famara, Todo Almodóvar)

* Fotografía de Todo Almodóvar

Bungalows Playa Famara, también conocido como Los Noruegos, es una urbanización asentada en la falda del Risco de Famara y a unos pocos pasos de la salvaje playa de Famara (mapa). Es el sitio para iniciar una nueva vida o cuando menos conforma el lugar para tener unas vacaciones estupendas, singulares, diferentes, en Lanzarote.

* Estancia en Bungalows Famara, fotografías de Ramón Pérez Niz.

Entro a Casa María algo intimidado por la impetuosa banda sonora que nos acompañará durante nuestra estancia: el rugido del Atlántico, que lejos de acelerar, amansará el espíritu de quien anda a toda pastilla por la vida. 

Da cosa penetrar en el bungalow, de forma ovalada, como si fuera la luna en cuarto menguante. Tiene aspecto retro, pero al mismo tiempo posee un aura futurista total...la verdad es que transpira autenticidad, como los decorados de las películas setenteras de Kubrick. Vamos, que podrás sentir muchas cosas menos la indiferencia. 

Dejo las provisiones y el equipaje y vuelvo a la terraza, absolutamente resguardada del viento, un 10 para el arquitecto que diseñó la urbanización hace medio siglo. A propósito del paso del tiempo, el bungalow se encuentra renovado por completo, pero mantiene los hibiscos del jardín inicial. 

Quien firma estas líneas aparece en un vídeo familiar con dos añitos (hace 38 primaveras) tragando piedras muy cerca de las flores del arbolito. No había vuelto desde entonces. 

Aquí, en la terraza, centro neurálgico del hospedaje, te dejas llevar, abres la cerveza y te entregas al privilegio absoluto de estar en el corazón de un espacio natural protegido, en el que además del mar, reinan el jable, el alisio y un cielo inconmensurable, escenario del vuelo de un puñado de gaviotas que ondea la bandera de la libertad.

En el horizonte, a poco más de una milla naútica, aparece la figura sugerente de La Graciosa, el contorno de Montaña Clara y también logra adivinarse un costado del Islote de Alegranza, islas del Archipiélago Chinijo cuyas aguas se erigen en la mayor reserva marina de Europa.  

Cae el sol por el suroeste, cuesta apreciarlo con nitidez por la intensa calima que nos ha recibido, y coincide el momento con la llegada del resto de la expedición. En el extremo más lejano de la terraza aparece el dormitorio perfecto para dejar dormidos a los chinijos mientras preparamos la noche, terreno abonado para una buena cena a base de papitas de Los Valles, tomatitos y unas carnes fantásticas envueltos en la magia de Famara.

El que hace las fotografías cocina al mismo tiempo. Estamos por hacerle la ola. Casa María tiene dos barbacoas en la casa y hacemos uso de una de ellas. 

Para una ocasión así teníamos guardada una de las 500 botellas del vino submarino de La Grieta, que sirvió de contrapunto a la carne, que a la brasa quedó sensacional. "Dale una chispita más a la última ración, please", le dijimos. 

Hoy (viernes 31 de marzo) soplaba el alisio con violencia y aquí, en la terraza que convertiría en mi casa para siempre, estamos tan a gustito sin noticias del viento que...alargaríamos la velada hasta el amanecer, así de sencillo. 

Sin embargo, las fieras que duermen desde las 9 despertarán pronto, lo que obliga a descansar un poco. A dormir, cada pareja en su dormitorio, separados por una decena de metros con baño propio para cada una en el pasillo que nos aísla. 

Good morning

Solo hubo que contar hasta tres para conciliar el sueño, despertar, abrir el portón-mirador del apartamento y tener unas ganas inmensas de pegar un grito salvaje: "¡¡¡Buenos días, Famaraaaaaa!!!". Un gustazo despertarse así. 

Tras el desayuno toca un brevísimo paso por el portátil. Me acomodo en la única parte del bungalow que no se ha renovado. Ni falta que hace. El mobiliario del comedor, más retro imposible, que se conserva en perfecto estado de revista. 

Ahora sí, encremados y a tope de energía, bajamos una pequeña cuesta, apenas tres minutos y voalá, voalá. 

La única duda es si tomas el camino de la derecha...

...o a la izquierda. 

Pito, pito, gorgorito...a la derecha. 

Famara es una de las mejores playas de Canarias, pero está expuesta a una fuerte corriente. Conviene no aventurarse mar adentro, procure estar cerquita de la orilla.  

Con una sonrisita boba colgada del labio, toca hacer una visita a lo más parecido a la civilización en varios kilómetros a la redonda, la Caleta de Famara, a dos minutos de los bungalows, pueblito de pescadores y surferos en el que el jable resiste al asfalto en sus vías principales.

En primera línea de mar hay unos cuantos restaurantes, pero sobresale El Risco, donde tomamos un aperitivo a base de atún rojo, antes de cantarle el cumpleaños feliz a Alfredo, un caletero que soplaba velas por su medio siglo de vida, los mismos años que Bungalows Playa Famara, quien tuvo la deferencia de invitarnos a la celebración en su casa. 

A la vuelta del cumple tropezamos con esta postal inigualable. 

Parece que la calima va desapareciendo al tiempo que desciende la fuerza del viento. Encendemos el horno y preparamos una buena cena para disfrutar de la paz absoluta, otra vez en la terraza con el arroró rocanrolero de la marea. Miramos la previsión del tiempo, "creo que mañana va a estar la cosa buena, buena". Lo comprobaremos. A dormir. 

Las noticias vuelan

Y tanto que vuelan. Famara en días así, cielo despejado, sin viento, sobre los 25º, resulta el territorio donde dejar la toalla... 

...y buscar la orilla como la vía de la mejor sesión de jogging que podrás recordar en tu vida. 

Milagrosamente sobreviven unas cervezas en la nevera que guardamos como oro en paño para la vuelta de la playa. Encremados y a tope de energía again, vamos que nos vamos. 

Si te vienes con los pequeñajos de tu casa, no te separes ni un milímetro por precaución...

...y a flipar.

¿Recuerdan las cervezas que guardábamos en la nevera? Volaron. Lujazo de finde. Tendremos que volver. 

¿Les apetece dormir a tres minutos de la orilla de Famara?

Solicitud de reserva en Los Noruegos/Bungalows Playa Famara en el formulario.

- Bungalows Playa Famara tiene apartamentos de uno, dos y tres dormitorios. 

- Nosotros nos alojamos en Casa María del 31 de marzo al 2 de abril de 2017. 

- Según la época del año y el número de huéspedes, la tarifa es a partir de 60 euros por día en bungalow estándar y desde 105 euros por día en bungalow con piscina privada.