Calas

Charco del Palo

Cala nudista del noreste de Lanzarote. El jable blanquecino salpicado de vegetación silvestre rodea a unas paradisiacas piscinas naturales. Un chapuzón diferenciador en la isla.

El Ancla

La mejor playa de Costa Teguise. Pequeña, pero encantadora. Resguardada del frecuente viento de la localidad turística, resulta una garantía para el chapuzón cualquier día del año.

Barranco del Quíquere

Reducto nudista localizado a dos kilómetros al sur del casco marinero de Puerto del Carmen. Excelente conjunto de calitas naturales de piedra volcánica con una climatología envidiable.

Piscinas naturales de Punta Mujeres

Genuina opción de sol y baño en el noreste de Lanzarote. Las piscinas, rodeadas de malpaís volcánico, se extienden a lo largo de los dos kilómetros de costa de Punta Mujeres.

La cueva de doña Juana

La cueva de doña Juana es una encantadora cala de Puerto del Carmen. Cobijada del viento y rodeada del entorno idílico de los jardines del hotel Fariones, el chapuzón resulta un lujazo.

Montaña Amarilla-La Cocina

Fantástica calita a cobijo de la simpática figura de Montaña Amarilla. La playa se localiza al suroeste de La Graciosa y supone un plácido chapuzón en aguas cristalinas.

Los Charcones

Cala nudista localizada en la franja suroeste de Lanzarote. La violencia del Atlántico unida a la orografía volcánica de la zona ha configurado esta magnífica red de piscinas naturales.

El Caletón Blanco

Su jable blanquecino revolotea y se asienta en la riada de malpaís del Volcán de La Corona ofreciendo una de las estampas ecológicas más impactantes de Lanzarote. 

La Peñita

Las playitas gozan de un privilegio frente a las zonas de baño masificadas: un bien tan preciado como el silencio, sólo quebrado por el sugerente rompiente de las olitas en la orilla. 

Playa Blanca

Testigo excepcional de la transformación del antiguo pueblo pesquero en el moderno casco turístico actual, la cala familiar de Playa Blanca mantiene su sello auténtico.

Barranco de Los Conejos

Pequeño oasis dentro de la abrupta geografía del sureste de La Graciosa, la cala destaca por su arena dorada, la vista al Risco de Famara y por estar casi siempre inhóspita. 

El muelle del hotel Fariones

Un sereno chapuzón en el dique del Fariones, alejado del jable y de playas inundadas de bañistas, a un pie o a un salto de las aguas atlánticas.

La piscina de la Casa China

La piscina junto a la peculiar Casa China de Arrieta está inmersa en el malpaís resquebrajado procedente del Volcán de la Corona y resulta un baño apacible.