Calas

Playa familiar
Meteorología
Serv.Aparcamientos. Duchas.

El Ancla

Pequeña pero encantadora cala de Costa Teguise. Se beneficia de una envidiable localización, que la mantiene a resguardo del tradicional viento lanzaroteño. La mejor zona de baño del núcleo turístico con diferencia. Ideal para la práctica de la natación en una inmensa laguna y muy segura para estar con niños.

El mar, siempre en calma, sobresale por sus cautivadores fondos marinos de una exuberante combinación de tonalidades, desde el azul más intenso hasta el luminoso turquesa. La estampa contrasta a la perfección con el jable blanquecino y tostado de El Ancla.

La mejor playa de Costa Teguise con bastante diferencia. De apenas cuarenta metros de longitud, El Ancla, conocida en Lanzarote como la playa del Rey (cala vecina de la residencia real española de La Mareta), resulta una zona de baño envidiable. Incluso en los días más ventosos, su estratégica localización permite un chapuzón en cualquier momento del año. La playa está escondida y a cobijo de un lomo empedrado de unos diez metros de altura.

Panorámica de la playa de El Ancla, Costa Teguise

El mar luce espléndido por sus cautivadores fondos marinos. Destaca por su limpieza y una exuberante combinación de tonalidades, desde el azul más intenso hasta el luminoso turquesa. Las aguas permanecen en calma, protegidas de las corrientes marinas por unas barreras de piedra natural ubicadas en el horizonte, a una treintena de metros aproximadamente. El espacio de nado es perfecto para la práctica de la natación. La serenidad de la marea permite también estar en la playa con tranquilidad, mientras los chiquillos se entregan a sus juegos en la orilla. La postal de la cala se redondea con un jable dorado y tostado de gran intensidad.

Pintura de Jorge Marsá, playa de El Ancla, Costa Teguise, Lanzarote

Lástima que este espacio costero sea tan pequeñito. La anchura de la cala con marea vacía es de diez metros como máximo. Aunque en las tardes de verano la playa está a rebosar, encontramos algo de sosiego en los laterales rocosos. No obstante, el mejor momento para disfrutar de esta cala es entre las diez y las once de la mañana, cuando aún no se ha inundado de bañistas.

Galería de fotos