Cala familiar
Meteorología
La Bohemia
Conocer Arrecife
Siete Camicie
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote

El muelle del hotel Fariones

Un pequeño y solitario dique en forma de L al abrigo de una de las hermosas terrazas del hotel Fariones. Tierra de nadie, reducto poco transitado, lugar ideal para estar sereno tomando el sol y darse al arte del chapuzón placentero o a la práctica de la natación en las tranquilas aguas atlánticas.

Con marea llena el muelle ofrece otra vertiente a tener en cuenta si viajamos a Lanzarote con jóvenes. Se trata de saltar al vacío en pos del mar, de pie, botija o cabeza, agrupar el torso y extenderlo en el aire, dibujar siluetas inimaginables tras saltar al cielo...La experiencia en el muellito resulta confortabilidad y placidez máxima. 

 

Un pequeño y solitario dique en forma de L al abrigo de una de las hermosas terrazas del hotel Fariones, el muelle es el eje intermedio de las mejores playas de Puerto del Carmen, playa Grande y la cala de doña Juana. Por su propia limitación espacial y sobre todo por estar escondido en el hotel, conforma tierra de nadie, un reducto poco transitado ya que los huéspedes prefieren la piscina y la playita. Es el lugar para estar sereno tomando el sol y darse al arte del chapuzón placentero o a la práctica de la natación en las tranquilas aguas atlánticas.  

Natación en el muelle del hotel Fariones.

Con marea llena el muelle ofrece otra vertiente a tener en cuenta si viajamos a Lanzarote con jóvenes. Se trata de saltar al vacío en pos del mar, de pie, botija o cabeza, agrupar el torso y extenderlo en el aire, dibujar siluetas inimaginables tras saltar al cielo...La chiquillería apostada en playa Grande frecuenta la visita al dique para dar rienda suelta a la adrenalina. El elemento lúdico no es exclusivo de la adolescencia, usted también puede probar

Los jóvenes aprovechando la marea llena.

Para volver a la superficie el muelle cuenta con una escalerita metálica, una escalinata de piedra y una rampa por la que debe transitar con cuidado porque está resbaladiza en algunas zonas. 

Panorámica del muelle del hotel Fariones.

Salvar el acceso para un experiencia plácida

Lo peor del baño solitario y sereno es el acceso, un espacio rocoso, bastante incómodo para transitar. Sálvelo atravesando el paseo de los jardines del hotel desde la playita aledaña. Superado, la experiencia en el muellito resulta confortabilidad y placidez máxima. Da igual la hora e incluso el nivel de la marea, aunque si quiere probar con los saltos al mar siempre es mejor con marea llena. 

Galería de fotos