Al mar desde el muelle del hotel Los Fariones

Aquí sí, condición sine qua non, con marea media o llena. El firme del dique es puntiagudo, limado por el viento y el salitre, por lo que resulta aconsejable transitarlo en calzado y tirar las cholas al mar antes del salto. 

Suspendido en el aire, a una brazada de atravesar el Atlántico, confirmas que cuando efectivamente rompas el mar las sensaciones serán gloriosas.

Ya en remojo, el aleteo es parsimonioso para retener ese frescor saludable del agua y avanzas a cámara lenta hacia la rampa, momentos previos a despatarrarte en los bancos de piedra del muelle con la frente apuntando directamente al sol. 

- Mapa

- Tabla de mareas