Calas

Cala familiar
Meteorología
Serv.Aparcamientos.

La Peñita

Frente a las zonas de baño masificadas, en La Peñita podrá disfrutar del silencio, sólo quebrado por el sugerente rompiente de las olitas en la orilla. De las diferentes opciones de chapuzón, entre la playa de Los Pocillos y playa Grande, las calitas vecinas a las exclusivas terrazas La Ola y Dreams se erigen como las mejores. 

El marco naturista de piedra volcánica mar adentro con la lámina de intenso jable tostado armonizan, generando una agradable atmósfera. Las edificaciones aleñadas, lejos de enturbiar, prestan cobijo permanente que facilita un plácido baño hasta en los días más ventosos. 

Escondidas en la falda de la dinámica avenida de Las Playas de Puerto del Carmen, las calitas de La Peñita ofrecen un relajante contrapunto al ajetreo de las compras y el bullicio del bulevar. Las diminutas calas que conectan al norte y el sur con las grandes playas del núcleo turístico, Playa Blanca y Los Pocillos respectivamente, están separadas por unas hileras de piedra volcánica, entre las que se acomodan las acogedoras láminas de jable tostado. 
 
Las calitas de La Peñita, Puerto del Carmen
 
La íntima sensación de permanecer en estas calas se incrementa por el cobijo de la cadena de casas que colonizaron la costa de Puerto del Carmen. Lejos de restar encanto, estas edificaciones facilitan un baño placentero incluso en los días más ventosos. También, las playitas gozan de un privilegio frente a las zonas de baño masificadas: un bien tan preciado como el silencio, sólo quebrado por el sugerente rompiente de las olitas en la orilla de las calas. 
 
Aguas en calma, baño plácido
 
Alrededor de La Ola y Dreams
 
La línea de calas encuentra su espacio más exclusivo alrededor de las terrazas La Ola y Dreams. Dos enclaves envidiables, literalmente asentados sobre el mar, que mantienen un acceso directo a las playitas. El mobiliario de verano de estas terrazas, moderno y confortable, se erige en zona alternativa para tomar el sol y darse periódicos chapuzones.
 
La cala junto a la terraza Dreams
 
Al conocerse la distinción de la jornada de playa en La Peñita, el clima sosegante se rompe en algunos períodos del año, sobre todo en el agosto turístico. Por ello, en pleno verano y si quisiera garantizarse un baño placentero, es mejor optar por el horario de mañana o ya bien entrado el atardecer. Con estas condiciones, cuerpo y mente se entregan al Atlántico en continuos y generosos asaltos al mar. Sol, calma, quietud...La Peñita. 

Galería de fotos