Calas

Familiar.
Meteorología

Planes perfectos...para huir del viento

Estamos en el noreste de la isla, con el oído talatrado por los 20-25 nudos que se hacen notar en exceso: por mucho que el cielo luzca precioso y que el sol brille con autoridad, la sensación térmica es de frío. 

Para este tipo de situaciones en Lanzarote tenemos la solución del cono sureste, la franja localizada entre La Peñita de Puerto del Carmen, pasando el Barranco del Quíquere, Puerto Calero y Playa Quemada. 

Ayer domingo (4 de junio de 2017) bajamos a Puerto del Carmen, en busca de refugio, y alcanzamos la Cueva de doña Juana, más conocida en la isla como la playa del Hotel (Fariones). El huracán insoportable de Costa Teguise se transformó en una delicia a pie de orilla de la cala, el viento que calaba hasta los huesos derivó en un chapuzón tras otro porque salías del mar y te secabas como si fueras un pejín...en fin, en la gloria. 

De 11:00 a 13:30 estuvimos en remojo y cuando los chinijos pidieron avitullamiento levantamos el campamento para almorzar a tres pasos de la playa: La Casa del Parmigiano

La terraza se encuentra absolutamente resguardada del viento y mira al dinámico Centro Deportivo Fariones. El lugar es rincón de pasta fresca, pero ayer sucumbimos a las sugerencias fuera de carta. 

Hicimos bien porque tuvimos ocasión de probar un plato extraordinario, este carpaccio de pulpo.

Y unas más que correctas croquetas de chipirones. 

Tras los polos, vuelta al paraíso de doña Juana. Cuanto más tarde el retorno al noreste...mejor. 

Mapas

- Acceso a la Cueva de doña Juana

- La Casa del Parmigiano.