Calas

Naturista.
Meteorología

Un largo camino

Sacó el billete, el día del vuelo tomó el metro hacia el aeropuerto, voló cuatro horas, aterrizó en Guacimeta, cogió un taxi, se acomodó en el apartamento, consultó la agenda del día del sendero con Olita Trek, "bien, es mañana martes", se dijo para a continuación salir a cenar.

Al acostarse, otra vez, así llevaba todas las noches de los dos últimos meses, sacó la foto de la cartera y soñó despierto que ya estaba allí.

Y descansó para desayunar y calzarse, por fin ya era martes. Apareció la furgoneta con Weibel al volante. Viajaron al norte, a Órzola, cogieron ahora un barco y hasta Punta Fariones el trayecto resultó de lo más movidito. Al doblar el espigón se hizo la calma y él entendió que ya quedaba muy poco, le sonaba el Río, como para no sonarle, lo había visto las últimas sesenta noches. 

Atracaron en Caleta del Sebo y caminaron. Andy les guiaba en dirección a Montaña Amarilla. Atravesaron dunas, las del Salao, para luego ascender el peñón y ya por fin presentarse ante la foto de su cartera. Ya no le hacía falta. La tenía para sí, enterita, toda suya, pero por si acaso la retrató. Fue un largo camino, valió la pena. 

* Senderista ante playa Francesa, La Graciosa. Fotografía de Andy Weibel