AlojamientoEntre 115 y 295 euros.
Dir.C/ Diseminado Tabayesco, 34
Arrieta
Plano
Tfno.928 826 720 (de lunes a viernes de 9:00 a 15:00)
Correo | Web | Reservas
Turismo Arrecife
Conocer Arrecife
Restaurante El Marinero de Arrieta
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara
Subiendo Volcanes, por Clara Suárez

Finca de Arrieta

Complejo ecológico de casitas rurales que se nutre de energías limpias. Los alojamientos se inspiran en la práctica del camping, pero con todas las comodidades para aprovechar el entorno campestre de Finca de Arrieta. 

Su original estancia se identifica en las yurtas de la mitad de sus moradas (tienda de campaña mongoleña) que conectan con el resto de equipamientos de las casitas. Gustan las fachadas de piedra volcánica, el variado mobiliario de terraza, y el ambiente naturista del volcán de La Corona y la cercanía de la playa de La Garita. 

Finca de Arrieta es un original alojamiento rural asentado en la falda del valle de Temisa (Haría) y con envidiables vistas a la playa de La Garita (Arrieta). La morada se compone de 15 estancias, cada una diferente entre sí, pero que mantienen una impronta genérica que las identifica: la piedra volcánica de sus fachadas, su apertura al cielo y al mar, su acertado diseño aprovechando cada espacio y, sobre todo, su carácter ecológico. La urbanización se abastece de energías limpias, a base de sol y viento. 

Casa rural con piscina propia y terraza privada

La finca absorbe el aire campestre que rodea sus dominios de 30.000 metros cuadrados con el reinado del Volcán de la Corona y la riada de malpaís que inunda el noreste de Lanzarote. La esencia natural que revolotea alrededor del alojamiento queda sellada con la disposición de un laberíntico cruce de caminos de piedra menuda, vegetación autóctona (palmeras, verodes y cactus), y la simpática presencia de la cuadra de animalitos con burros, patos y gallinas.

Finca de Arrieta cuenta con una panorámica perfecta de la playa de La Garita

El rugido océanico procedente del rompiente de olas de La Garita cierra un entorno privilegiado, eminentemente relajante y de signo cautivador. La sensación que se persigue (y consigue) es facilitar una escapada de camping, pero con las máximas comodidades para resultar una aventura glamourosa. 

Las casitas

La posibilidad de hospedaje en Finca de Arrieta es múltiple. Hay casitas diseñadas para parejas, y otras destinadas a familias y/o grupos reducidos. A las primeras dan cobijo las estancias cuyos dormitorios descansan bajo una yurta compacta. Lejos de chirriar, esta tienda de campaña característica de Mongolia le da un punto genuino al retiro.

La jaima hace de dormitorio y conecta con la terracita, la cocina y el baño

El aposento conecta con el resto de los equipamientos de la casa que, en algunos casos, cuentan con otro añadido singular: la cocina y el comedor al aire libre, aunque a resguardo del viento gracias a su inteligente orientación. Otra nota distintiva reseñable proviene del cuarto de baño, también con el flujo de aire fresco que penetra por el hueco abierto al cielo que deja el contorno de una palmera. 

La capacidad máxima de alojamiento es de seis personas. Coincide esta disposición con las casitas rurales más convencionales (esto es, sin jaima), pero con un corte decorativo contemporáneo y el grado máximo de confort. Entre ellas sobresale la morada Eco Tower, una pequeña vivienda inserta en un antiguo molino de agua restaurado, la Eco Beach Yurta con jardín privado y la Eco Luxury, de 200 metros cuadrados, con dos cuartos de baño y una gran terraza con diferentes mobiliarios para el desayuno y la toma de sol. 

En contacto con la naturaleza

Todas las casitas están equipadas con un mobiliario que se singulariza por su línea moderna y confortable. Asimismo, es resaltable la heterogénea potencialidad relajante: la tumbona, echado en la hamaca absorto en la lectura bajo una palmera o la siesta reparadora en el inmenso sofá propio de las terrazas orientales. La cercanía de la playa de La Garita, y su ola, fomenta el contacto con la naturaleza (la casa presta el boogie o la tabla). Los niños encuentran recreo en el parquito con cama elástica incluida, al tiempo que tienen opción de interactuar con los animalitos de la granja.  

El desayuno

La escapada de camping, por moderna y glamourosa que sea como es el caso, puede abordarse sin tv (ninguna casita cuenta con ella). Sin embargo, la conexión con el medio ambiente al modo de peace and love, a estas alturas de siglo, no puede dejar de lado el enlace a internet. Hay wifi. 

El huésped de Finca de Arrieta se encuentra a cinco minutos en coche de Los Jameos del Agua y la Cueva de Los Verdes, tiene a tiro de piedra la ruta por el espectacular valle de malpaís de Corona, emprender senderos naturales como el Camino de Los Gracioseros o el de Haría-El Bosquecillo, y el chapuzón naturista, además de La Garita, en las piscinas naturales de Punta Mujeres o el reducto nudista de Charco del Palo (una extensión del peace and love). 

En suma, la estancia en este original alojamiento nada tiene que ver con hospedarse en los núcleos turísticos tradicionales. La experiencia es más reposada, en consonancia con el marco ecológico donde se asienta la urbanización. 

Así vivimos el alojamiento en Finca de Arrieta, por Josechu Pérez Niz. 

Nota: Las fotografías de este reportaje son propiedad de Lanzarote Retreats

Galería de fotos