AlojamientoEntre 80 y 350 euros.
Dir.C/ San Juan, 63
Haría
Tfno.649 488 551
Correo | Web
Turismo Arrecife
Conocer Arrecife
Restaurante El Marinero de Arrieta
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara
Subiendo Volcanes, por Clara Suárez

Finca La Crucita

En pleno corazón del bello palmeral de Haría descansa esta cuidada urbanización rural de ocho casas, cuyo diseño embriaga por su fiel réplica de las aristas más atractivas de la arquitectura de Lanzarote. Amplias y confortables, de dos y tres dormitorios, mantienen un decoración de campo, pero con materiales modernos. 

La edificación se asienta en una finca de 7.500 metros cuadrados con floridos jardines y un gran espacio común, de piscina y hamaca bajo palmeras, con privilegiada panorámica hacia los acantilados que aislan al pueblo norteño. 

En la falda del impresionate valle de las 1.000 palmeras de Haría descansa Finca La Crucita, una cuidada urbanización rural de ocho casas, cuyo diseño cautiva por la réplica fiel de la aristas más simpáticas de la arquitectura popular de Lanzarote. La suma de la fachada blanca impoluta de las viviendas, los jardines acotados por roca volcánica y la madera de los portones, ventanales y pérgolas proyecta un escenario amable en conexión con el marco naturista del pueblo norteño. 

Arquitectura popular insertada entre el bello palmeral de Haría

El encanto y confortabilidad de la edificación beben del ambiente que se respira en Haría, sosiego en estado puro, donde la tranquilidad es norma entre sus estrechas calles y plazas más significativas. El palmeral tan identificativo del pueblo convive con los imperiales laureles de La India que dan mayor porte al conjunto patrimonial de su casco histórico. 

Tributo al norte de Lanzarote

Las ocho casas de la urbanización tienen nombre de los rincones más representativos del norte de la isla. La casa distingue así el perfil distintivo de esta zona de Lanzarote, con mayor índice de vegetación y menos saturación urbanística. Las diferentes moradas tienen dos o tres dormitorios, cada una con su propia personalidad, pero que en esencia mantienen una estructura similar y una decoración de corte rural, de materiales modernos, que homenajea a las antiguas casas del campo de Lanzarote. 

La piscina de la villa Haría, cubierta, en el interior de la casa, conectada con el salón

La villa superior es Haría, que acoge en su interior una piscina cubierta conectada con el salón en una colosal estancia de 500 metros cuadrados. La casa tiene tres dormitorios y tres cuartos de baño, una completísima cocina, y una sugerente y holgada terraza propia. Entre los húespedes más ilustres que ha tenido esta lujosa casa resalta la figura del presidente español Felipe González, que pasó sus vacaciones de 2007 aquí. La tarifa de esta privilegiada casona es, según temporada, de 300-350 euros/noche. 

Estancias holgadas y confortables, decoradas con estilo campestre pero con equipamientos modernos

Las otras siete casas son más modestas, si es puede emplearse el término para estancias de entre 100 y 120 metros cuadrados, con dos o tres habitaciones y uno o dos cuartos de baño, además del salón y comedor independientes, y la cocina totalmente equipada. A diferencia de la villa Haría, estos hogares no tienen terraza propia (ni piscina cubierta), pero gozan de un gran espacio común, con piscina al aire libre rodeada de exótica vegetación que incorpora hamacas de playa para darse a la lectura en consonancia con la naturaleza. El precio por noche en estas casas varía según temporada entre los 80 y 140 euros/noche. 

Entre senderos y piscinas naturales

Decantarse por La Crucita ofrece un ramillete variado de experiencias alternativas al ocio estándar de los núcleos turísticos. El entorno naturista de Haría invita al paseo entre acantilados, el asalto del Volcán de La Corona, imbuirse del arte-naturaleza de César Manrique (en el municipio norteño se localizan Jameos del Agua y el Mirador del Río), o vivir una jornada de sol y playa lejos de calas saturadas como por ejemplo practicar nudismo en el Charco del Palo. En cuanto a las posibilidades gastronómicas, estará en situación de degustar la cocina tradicional de Lanzarote, en los enclaves de Órzola y Arrieta. Nuestro restaurante preferido en esta zona, El Marinero

Nota: Las fotografías que ilustran este reportaje son propiedad de Finca La Crucita. 

Galería de fotos