Dir.Ctra. de Naos, s/n
Arrecife
Plano
Horario10:00 a 20:00.
PrecioEntre 2 y 4 euros.
Tfno.928 812 321
Web
Blog Rubicón sobre Historia de Lanzarote, por Álex Brito
Lanzarote 3: En fotografía
Conocer Arrecife
La Bohemia
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote

Museo Internacional de Arte Contemporáneo

La fortaleza del castillo de San José de Arrecife (s. XVIII) fue transformada en centro de vanguardia cultural y encuentro gastronómico. La adaptación corrió a cargo de César Manrique (1976). El castillo ocupa un lugar privilegiado para la contemplación de la marina capitalina.

El MIAC es un activo cultural lanzaroteño de primer orden. Sus exposiciones periódicas traen las últimas novedades expresivas a la isla. La contemplación artística en los señoriales salones del castillo tiene un aire espiritual.

El restaurante es su impresionante cristalera que mira al mar, el parqué de madera, las paredes de robusta piedra natural y el hilo musical ambiental.

Con la adaptación del castillo de San José de Arrecife como Museo Internacional de Arte Contemporáneo (MIAC), César Manrique culminó en 1976 una primera e intensísima etapa artística en Lanzarote. El MIAC forma parte de la red de centros turísticos de la isla. La fortaleza capitalina, construida a finales del siglo XVIII, ocupa un lugar singular de la bahía arrecifeña. El edificio, diseñado por el arquitecto Claudio de Lisle, se alza con poderío sobre un pequeño acantilado de unos veinte metros de altura. En su época, el castillo cumplía el papel de vigía frente a los constantes ataques de piratas bereberes. Antes de la intervención manriqueña, ya en el siglo XX, su rol varió a recinto militar, principalmente como lugar de aprovisionamiento de munición.

Castillo de San José, sede del Museo Internacional de Arte Contemporáneo (MIAC) de Lanzarote

Manrique transformó este espacio en centro cultural de vanguardia y encuentro gastronómico. La entrada al MIAC por la puerta principal de rastrillo levadizo introduce al visitante en un entrañable itinerario cultural. El señorío del castillo acoge una muestra permanente del escultor lanzaroteño Pancho Lasso, que convive con otras exposiciones itinerantes. El museo ejerce un papel fundamental en la vida cultural insular. Sus actividades periódicas traen las últimas novedades expresivas a la isla. El amplísimo salón rectangular del castillo, al que accederá justo cuando atraviese el portón de entrada, está empedrado en sus cuatro costados. Tiene un aire espiritual, de retiro, que invita a la experiencia contemplativa. 

Una ventana a la contemplación

El sello manriqueño se percibe con mayor claridad cuando acceda a la parte baja del castillo. El antiguo pozo de la fortaleza se transformó en una serpeante y pulcra escalera blanca, decorada con artesanía popular. Manrique, fiel a una acertada estrategia, despista en esta vía de entrada. En esa travesía, puede decirse que "atonta" al turista con algún detalle curioso para, ya en la planta baja, tropezar con la impecable panorámica de la marina de Arrecife. Esta táctica sorpresiva recuerda al Mirador del Río y también a Jameos del Agua. Al restaurante también se llega bordeando la cara norte del castillo, descendiendo una escalera de piedra natural rodeada de unos exquisitos jardines con vegetación tradicional.

Vista de la marina de Arrecife desde el restaurante del Castillo de San José, Lanzarote

El restaurante del castillo de San José concentra su impronta artística. De entrada, la fidelidad al enclave en el que interviene. ¿Quién podría decir que este restaurante no era parte del castillo construido del siglo XVIII? Manrique lo consigue. Parece que sí, que es una edificación del XVIII, pero se construyó a mediados de los 70 del XX.

Restaurante del castillo de San José de Arrecife, Lanzarote

El elegante salón de restauración aprovecha su estratégica localización con una agradecida zona acristalada que mira al mar. El rincón gastronómico es el parqué de madera, los helechos colgando entre paredes de piedra natural y un hilo musical ambiental que va de la mano con el entorno. La cocina del Castillo de San José, hace años santo y seña de la gastronomía lanzaroteña, ha derivado en puro conservadurismo que no está a la altura del edificio ni de la propuesta contemplativa diseñada por César Manrique. Digamos que su aportación es simplemente correcta.

Nota: El horario del restaurante es de 13:00 a 16:00 y de 19:00 a 23:00.

Galería de fotos