Centros Turísticos

Dir.Punta Mujeres

Noches de Jameos, fusión mágica de arte-naturaleza, cultura y gastronomía

Aún conociéndolo después de casi un centenar de visitas, sigue sorprendiendo descubrir el tubo volcánico que te lleva a los Jameos del Agua. La búsqueda del impacto, una de las máximas del arte-naturaleza manriqueño, se hace notar de día pero también de noche con un inteligente juego de luces que resalta los relieves del basalto volcánico. 

La escalera de malpaís con forma de caracol te lleva directamente a este restaurante localizado en el jameo chico y cuyo marco resulta incomparable cuando nos situamos al borde del otro jameo, el grande, donde duermen los cangrejos ciegos, y del que disfrutaban, refrescándose, los antiguos lugareños con unos increíbles saltos al agua.

Así las cosas, lo normal es lo que ocurre en las noches de martes y sábados, los únicos días que Jameos del Agua se abre al público en esta franja horaria: si no reservas con antelación te arriesgas a quedarte sin mesa. 

Además de su carta, el restaurante ofrece un menú cerrado, con y sin maridaje, a 39 y 29 euros respectivamente, que incluye la entrada al centro turístico, la cena, y la asistencia gratuita al concierto posterior, un digestivo insuperable en formato folk a cargo de Alexis Lemes (los martes) y Toñín Corujo Quartet (los sábados). 

La cena puede empezar a disfrutarse desde las 19:00, pero te sugerimos llegar antes para una ruta previa (mejor aperitivo imposible) y atravieses la gruta de punta a punta. Mira todo este esplendor y aunque te parezca difícilmente encajable, este espacio era un vertedero antes de que Manrique lo revolucionara en 1966. 

Al otro lado del jameo se localiza la mejor pista de baile del mundo mundial, un pequeño anfiteatro que ejerce de escenario para las tocatas de Alexis y el Quartet de Toñín Corujo. Hoy (sábado) está el Quartet liderado por Corujo deleitando a unas 200 personas que se instalan en las coquetas localidades que ideó nuestro artista más universal. Un señor de Bilbao se acerca con los ojos fuera del casco, "¿cómo se llama la guitarra pequeñita?". "Timple, señor", le respondemos y se le dibuja una tierna sonrisa en la comisura de los labios. 

¿Interesado en vivir una noche mágica? Recuerda que más que aconsejable resulta obligatoria la reserva previa llamando al 901 200 300.