Cultural

Dir.Arrecife (Arrecife)

Expediente Warren: El caso Enfield

(Por Jose Peña)

Todos los aficionados al cine de género estamos de enhorabuena. Ya está en nuestras salas la película de terror más esperada de los últimos años: Expediente Warren: El caso Enfield (título original: “The Conjuring 2”).

Podríamos decir que la temática terrorífica sigue gozando de buena salud ya que en los últimos años se ha incrementado notablemente el volumen de películas, aunque si atendemos al criterio de calidad el número de producciones (en buena parte dirigidas a un público adolescente o de consumo rápido) se resiente de manera considerable.

Por este motivo da la sensación de que la creatividad en el cine de terror parece estar agotada y es una lástima ya que el género ha estado presente en el séptimo arte prácticamente desde sus inicios con La llegada del tren a la ciudad (1895) de los hermanos Lumiere.

Prueba de ello la encontramos entre tanto remake-reboot-secuela-precuela-spin off de cintas que fueron un éxito en su momento e incluso de otras que pasaron sin pena ni gloria.

Se percibe claramente que el cine de terror no ha tenido tiempo de reinventarse ni de aportar nuevas premisas que arrojen aire fresco al género, habiendo explorado/saturado ya todas sus vertientes o subgéneros: monstruos y criaturas, casas encantadas, fantasmas, espíritus demoníacos, posesiones, slasher, gore, terror psicológico, o los más recientes Survival horror y terror Sci-Fi...seguro que me dejo alguno, por no hablar de la mezcla entre dos o más subgéneros.

También en lo referente al terror, la pequeña pantalla parece ganar la partida, en cuanto a la calidad de las historias que presenta, como muestran producciones tan interesantes como la elegante Penny Dreadful, la angustiosa American Horror Story o la apocalíptica The Walking Dead.

Todo esto lo resume a la perfección mi amigo Vargas, sentenciando con esta frase: “al cine de terror hay que dejarlo en barbecho”.

Esto no significa que en esta década no haya directores interesantes ni películas destacables, que los hay, como es el caso del director malayo James Wan (Saw, Fast & Furious 7), quien con su sobresaliente película Expediente Warren: The Conjuring (2013) logró adaptar con éxito “el caso de la familia Perron”, una de las historias reales más famosas sobre infestación diabólica documentado por los reputados demonólogos Ed y Lorraine Warren.

* Fotograma de Expediente Warren: The Conjuring.

Aunque la premisa de esta historia no es novedosa (casa encantada, espíritus malignos), el director emplea todo su talento en el manejo de la cámara para dotar a las secuencias de un realismo aterrador, provocando tensión continua durante toda la película, ofreciendo frescura a este género y logrando además la empatía del espectador con los sufridos protagonistas.

En mi opinión Expediente Warren: The Conjuring (2013) es la mejor película de género de esta década (a la espera de que pueda ser superada por su secuela). Aún así, se han producido otros títulos que merecen ser reseñados aquí: Insidious (2010), Insidious: Capítulo 2 (2013), (ambas dirigidas también por James Wan), Sinester (2012), Mamá (2013) y La mujer de negro (2013).

Expediente Warren: El caso Enfield es la adaptación del caso real más espeluznante al que llegó a enfrentarse el matrimonio Warren, interpretados una vez más por Vera Farmiga y Patrick Wilson, que los lleva a investigar en esta ocasión una casa maldita en el norte de Londres.

Aunque todavía no he visto la película recomiendo esta película a ciegas, sin temor a equivocarme, pues si es la mitad de buena que su antecesora, merece la pena verla sin duda. Yo en cuanto pueda iré a verla, me muero de ganas de pasarlo mal, aunque sea solo (a Sandra no le gusta este tipo de peli), y prometo mojarme en mi opinión sobre ella en el próximo post.

Expediente Warren: El caso Enfield (no recomendada para menores de 16 años) se proyecta en el multicines Atlántida de Arrecife con los siguientes pases: 16::50, 19:35, 22:05. La cartelera

PD: Lo prometido es deuda, aquí van mis impresiones sobre “Expediente Warren: El caso Einfild”. 

El director James Wan, en esta ocasión también guionista, demuestra una vez más por qué es un maestro en el cine de género. Era consciente de que no podía limitarse a mimetizar la primera parte, copiándose a sí mismo, sino que tenía que subir la apuesta y poner toda la carne en el asador,  ofreciendo un mayor número de sustos, más impactantes y bien planificados.

Ha logrado que la tensión estuviera presente desde el minuto uno en la película sin apenas darnos un respiro, sin olvidar que tenía entre manos una adaptación de una historia real, por lo que en este sentido consigue superar a su antecesora.

Sin embargo, cabe reconocer que si nos referimos a la atmósfera perturbadora (y la vez sobria) que supo crear en Expediente Warren: The Conjuring, ésta sigue siendo la mejor película de terror de los últimos años, aunque esta secuela (El caso Enfield) la sigue muy de cerca. 

En conclusión, gran película de terror, no apta para cardíacos, que os meterá el miedo en el cuerpo desde el principio. Atención al mal rollo que da el ente demoníaco de esta historia.

PD 2: Gracias a mi amigo Alvaro no pasé solo este mal/buen rato viendo la película. Un abrazo y que te vaya bien por Invernalia