Dir.Litoral de Costa Teguise,
Costa Teguise
Plano
Conocer Arrecife
Restaurante El Marinero de Arrieta
Subiendo Volcanes, por Clara Suárez
Qué Muac, restaurante del Castillo de San José de Arrecife
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote

Jogging en Costa Teguise

La marea vacía a primera hora del día nos ha permitido recorrer Costa Teguise de punta a punta. Si este núcleo turístico se hizo un hueco importante entre los destinos para la práctica del windsurf, hoy transpira actividad deportiva por todos sus poros. 

Iniciamos la sesión de running en playa Bastián, dejando el coche en su aparcamiento que por regla general siempre hay hueco y máxime a estas horas, 8:30 am (mapa). 

Desde este punto todo el rato camine, trote o corra hacia el norte. La distancia es de unos 4 kilómetros aproximadamente y el ambiente resulta de lo más saludable. 

Buena parte del recorrido transcurre por la arena de las diferentes playas que encontrará en el camino. Otra opción es abordar el itinerario a través de la impecable avenida aledaña a las calas, cuya holgura facilita la convivencia del variado tráfico que se congrega en el lugar: caminantes, runners, ciclistas...

Después del breve calentamiento que supuso asaltar el jable de Bastián, tomamos la avenida en dirección a la siguiente playa: El Jablillo. Coincidimos con dos perfiles bien identificables: señores y señoras en torno a la cincuentena y sesentena, que se lo toman con mucha filosofía, es decir, que caminan tranquilamente; y runners entre 30 y 50 años que van literalmente a toda mecha. 

Cuando nos adentramos en El Jablillo comprobamos que otras expresiones deportivas tienen lugar en la playa: natación a las 9 de la mañana, en otoño y sin neopreno. 

Ayer noche (lunes 3 de octubre) lloviznó y el resultado es espectacular: el cielo limpio por completo con ese azul suave tan atractivo y despejado. 

Estas dos primeras playas se cubren en tres-cuatro minutos. Tras El Jablillo volvemos al cemento de la avenida para atravesar la zona comercial previa a la tercera playa del día, Las Cucharas

Ahí me ven moviendo el esqueleto mientras otros bañistas reconocen el lugar desde la orilla. 

Siento unos pasos acelerados, ya les decía que hay runners que van al queso, y tengo que pararme para dejarle paso. Se escucha la velocidad y todo: "fiuuuuuuu". 

Conectada a Las Cucharas se encuentra la calita enfrente del Meliá Salinas, en donde también aparece un espigón de piedra carcomido por las olas y el viento, pero al que siempre apetece acceder. 

Abordamos la recta final del circuito entrando en la playa de Los Charcos. Nada más pisar el jable verá claramente la meta: un vetusto molino cierra el paseo marítimo junto a dos complejos alojativos, un hotel y Sand Beach, cuya laguna inmersa en los dominios de los apartamentos llama poderosamente la atención. 

Tomo un respiro. 

Y vuelta al punto de inicio. Corro, aunque en más de una ocasión tendré ganas de parar y meterme en el agua. Vean este momento, después de ascender a una pequeña torreta de Las Cucharas. 

¡Buena sudada!

Jogging en Costa Teguise

- Distancia aproximada (ida y vuelta): 7-8 kilómetros. 

- Duración: Trote suave, entre 45-50 minutos. 

- El mapa