Dir.Lugar de Tinguatón, s/n
Mancha Blanca
Plano
Horario9:00 a 16:00.
Tfno.928 118 042
Correo | Web
2016 Jameos Festival
Puerto del Carmen
Conocer Arrecife
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara

Centro de Visitantes e Interpretación de Mancha Blanca

Una mirada científica a la impresionante vulcanología del Parque Nacional de Timanfaya. Resulta el complemento perfecto a la experiencia contemplativa de visitar uno de los parajes naturales más espectaculares de la Tierra.

La muestra se compone de diferentes salas expositivas y paneles informativos que dan cuenta de la geodinámica que dio lugar al nacimiento de las Islas Canarias. El edificio, integrado perfectamente en el paisaje, se abre al exterior aportando las vistas al territorio sinuoso y mágico del espacio natural protegido.

El Centro de Visitantes e Interpretación de Mancha Blanca analiza el fenómeno volcánico de Lanzarote, con especial incidencia en las erupciones de Timanfaya (1730-1736). La exposición permanente ofrece una mirada científica a la vulcanología de las Montañas del Fuego y complementa la experiencia in situ de visitar uno de los parajes naturales más espectaculares de Canarias: el Parque Nacional de Timanfaya. El centro turístico está situado a sólo cinco kilometros de este espacio cultural. En este sentido, el museo cumple de manera exquisita su función formadora. De manera sencilla, el visitante se acerca a las claves geológicas que derivaron en las explosiones volcánicas vividas en Lanzarote durante los siglo XVIII y XIX (en 1824 hubo otro episodio de erupciones en Timanfaya. Apenas duró tres meses).

Pintura del Centro de Visitantes de Timanfaya (por Jorge Marsá)

El Centro de Visitantes está perfectamente integrado entre las cautivadoras coladas de malpaís volcánico que bañan la carretera LZ-67. Es un edificio de baja altura y color blanco. En su única planta se concentra el material didáctico. Se trata de una elegante estancia, con suelo de parqué y amplios ventanales que miran al universo volcánico que rodea al lugar. Los laterales del edificio cuentan con una doble terraza, un doble balcón al territorio sinuoso y mágico de los volcanes. La visita se cubre en aproximadamente cuarenta y cinco minutos.

El salón principal del Centro de Visitantes de Timanfaya, Mancha Blanca, Lanzarote

Las diferentes salas expositivas y los paneles informativos dan cuenta de la geodinámica que dio lugar al nacimiento de las Islas Canarias. El material educativo, en paneles retroiluminados, maquetas y pantallas interactivas, posibilita un conocimiento general sobre el fenómeno volcánico y la biodiversidad que puebla sus dominios. Timanfaya es un territorio quebrado por la fuerza de la naturaleza y pervive frágilmente con una riqueza medioambiental y paisajística de primer nivel. La muestra extiende su apuesta interpretativa a otras temáticas íntimamente relacionadas con la vulcanología: la estructura interna de la Tierra, los Océanos, la generación de la vida...

Los paneles informativos se acercan al fenómeno volcánico de Timanfaya

Ruge Timanfaya

Los seis años (1730-1736) en que rugió Timanfaya trajeron efectos devastadores en casi un tercio de la superficie de Lanzarote. La lava, con toda su furia, engulló los poblados vecinos a las Montañas del Fuego. Cuenta la leyenda que la población insular, desesperada, recurrió a la Virgen de Los Dolores para frenar el infierno de brasas. La Virgen lo consiguió a la altura de Mancha Blanca, un pequeño pueblito situado a dos kilómetros al norte del centro, que sobrevivió a la fiereza de las coladas volcánicas. La romería de Los Dolores, uno de los grandes eventos populares de Lanzarote (se celebra cada año a mediados de septiembre), reivindica esta creencia tradicional. Las coladas volcánicas que tanta devastación generaron, constituyen hoy, tres siglos después, el principal reclamo turístico de la isla.

La muestra científica se complementa con la salida al exterior del edificio que mira al Parque Natural de Los Volcanes

El Centro de Visitantes e Interpretación de Mancha Blanca reproduce en una sala audiovisual el rugido de Timanfaya. En apenas un minuto se recrea la erupción volcánica en una estación subterránea del edificio dirigiendo al turista a la raíz del fenómeno natural. La experiencia se asemeja a una tormenta. La oscuridad puebla el lugar y los alaridos de la tierra traen consigo los vómitos de lava al exterior. Los guías aseguran que los rugidos de Timanfaya alcanzaban a la isla de Tenerife (otra isla canaria situada a más de 400 kilómetros al oeste de Lanzarote).

Galería de fotos