Espacios culturales

Dir.Lugar de El Grifo
El Islote
Plano
Horario10:30 a 18:00. Visitas guiadas: 11:30 a 16:00.
PrecioEntre 2,50 y 4 euros.
Tfno.928 524 951
Correo | Web

Museo del Vino El Grifo

La muestra exhibe antiguos instrumentos vitivinícolas de los siglos XIX y XX que la casa conserva. Comparándolos con las tecnologías actuales, el visitante comprende la capacidad de sacrificio para superar las adversidades y obtener un digno malvasía con aroma volcánico.

La exposición se divide entre las diferentes estancias de las casonas de El Grifo, que de por sí tienen un alto valor contemplativo gracias a su riqueza arquitectónica. La entrada incluye el paso por el salón de catas que le permitirá degustar los maravillosos caldos de la bodega más antigua de Canarias.

El museo del Vino El Grifo supone un paseo por la Historia de Lanzarote. La bodega, la más antigua de Canarias, se asienta en el valle volcánico de El Islote, en el centro geográfico de la isla, a un paso del Monumento al Campesino.

Las bodegas El Grifo: Pintura de Jorge Marsá

La propuesta cultural se concentra en los salones de la casona de El Grifo, del siglo XVIII, que data de 1775. La edificación tienen por sí misma un alto valor contemplativo, ya que alberga los principales valores de la arquitectura popular.

Acercarse al material histórico de El Grifo constituye un sorprendente viaje en el tiempo. Comprenderá sorprendido cómo la capacidad de sacrificio de los cultivadores de las viñas lograba superar las adversidades y obtener un malvasía con aroma volcánico. La muestra exhibe los útiles vitivinícolas que la casa conserva de los siglos XIX y XX.

Sala principal del museo del Vino El Grifo, Lugar de El Grifo, Lanzarote

¿Sólo un siglo?

El antiguo lagar, las sulfatadoras y las herramientas de labranza, el pack de instrumentos de medición y un taller de tonelería componen la colección histórica de El Grifo. En su conjunto, las piezas revelan el descomunal avance humano en estos dos siglos. Comparándolas con las tecnologías actuales, los elementos se asemejan a rastros arqueológicos del Pleistoceno. Ciertamente, una mirada a la muestra trae consigo extrañeza: ¿Cómo eran capaces de crear un caldo digno con estas antiguallas?

Sala de barricas del museo El Vino El Grifo

De las diferentes estancias, el visitante guardará un especial recuerdo del taller de tonelería. Un pequeño rincón en la sala superior del lagar construido con mimo por Rafael Corujo de León en 1979. Cada tira de madera, en su forma exacta, que con paciencia artesanal, una a una, derivarán en el tonel de almacenaje, y crianza, del vino.

Los viñedos y el salón de catas

La ruta por el Museo del Vino se complementa con una salida a los viñedos. La superficie cultivada, de aproximadamente cuarenta hectáreas, inmersa en el paisaje protegido de La Geria, conforma una estampa paisajística de incalculable valor. Resulta primoroso perder la mirada al manto inmenso de ceniza volcánica que acoge infinitas hileras de piedra. El escenario, aparentemente caprichoso, tiene su sentido: las guaridas semicirculares de pedruscos volcánicos protegen a las parras del alisio, pero al mismo tiempo, gracias a su carácter poroso, la vid se refrescará. Se evita así la muerte de la uva por las altas temperaturas.

Cuarenta hectáras de vid componen los viñedos de El Grifo

El paseo histórico concluye retornando a la casona tradicional. El salón de catas, dividido en tres estancias diferentes (dos de ellas a cielo abierto), le permitirá degustar in situ los maravillosos caldos de El Grifo. Nuestros preferidos, el malvasía seco y un blanco achampañado digno de mención. La cata se acompaña con una tabla de quesos y roscas.

Galería de fotos