Deslumbrante excursión marítima que atraviesa la reserva marina del Archipiélago Chinijo con chapuzón final en las magníficas playas de La Graciosa.
Dir.Plano
Taberna de Nino, pinchos y tapas en Puerto del Carmen (Lanzarote)
Puerto del Carmen
La Bohemia
Qué Muac, restaurante del Castillo de San José de Arrecife
Siete Camicie

A las playas de La Graciosa

Inmerso en la reserva marina del Archipiélago Chinijo, sus islas, islotes y peñascos adquieren una dimensión extasiante. Es su manto de jable blanquecino y tostado que dibuja una red de playas y calas paradisiacas, sus contornos volcánicos y el alegre crisol de colores que a nivel del mar alegra la vista. 

La travesía recorre El Río que separa Lanzarote del sur de La Graciosa, bordeándola en su cara oeste y norte, lo que permite acercarse a la panorámica de los enigmáticos islotes de Montaña Clara y Alegranza. En la parte final, el catamarán o el barco fondea en playa Francesa: momento para el baño en aguas limpias y en calma, navegar en kayak y degustar una pasta o una paella el estilo graciosero. 

Las aguas que bañan a las islas del Archipiélago Chinijo son el vivero de la mayor reserva marina de Europa, cuyos fondos acogen una de las muestras más ricas de biodiversidad del mundo.

Desde Lanzarote se adivina el alcance de la experiencia marítima en Archipiélago Chinijo

Si su reducto submarino conforma uno de los caladeros por excelencia del buceo, la presencia de las islas, islotes y peñascos de este archipiélago compone una de las fotografías paisajísticas más impactantes de Lanzarote: son sus formas volcánicas rocambolescas que emergieron de las profundidades, desperdigadas en la inmensidad atlántica, pero también es la imposible paleta de colores que pone vida a sus contornos.

La ruta en catamarán por la bahía de La Graciosa

Este escenario único se consume desde el Risco de Famara (Lanzarote), en los estratégicos miradores de Yé y El Río (este último, Centro Turístico ideado por César Manrique). Sin embargo, la contemplación no alcanza, ni se acerca, a la dimensión de la experiencia de surcar el Atlántico (ver itinerario), a pie de mar, en paradisiaca travesía marítima en busca de las figuras más impactantes del Archipiélago Chinijo, con chapuzón final en sus magníficas playas

La Graciosa...y Montaña Clara 

En su camino al litoral sur de la isla, la alfombra de jable blanco y tostado que inunda La Graciosa dibuja una sucesión de playas y calas de apariencia idílica desde los 600 metros de altura del macizo de Famara. La estampa que guardaba en la retina se empequeñece cuando, a nivel del mar, admira la bahía de El Salao, y la sugerente perspectiva de playa Francesa unida a la figura de Montaña Amarilla.

Montaña Clara

Sin embargo, el recorrido marítimo va dejando fotogramas, a cada cuál más sublime, en una suerte de viaje que despierta el éxtasis en los excursionistas. No hay otra sensación posible, cuando el barco o catamarán toma rumbo norte, bordeando La Graciosa por su costado oeste, y aparece en el horizonte el precioso islote de Montaña Clara, inhóspito y misterioso. En este punto, con la embarcación a medio camino entre Montaña Clara y el norte de La Graciosa, al pasajero podrán surgirle incertidumbres: ¿A dónde miro? ¿A las seductoras curvas del islote o a esa playa insuperable llamada Las Conchas? Tiene fácil solución, como si fuera un duelo tenístico, ping pong, izquierda, derecha, un momento a Montaña Clara y otro a la alucinante cala.

Ocio complementario

Las líneas marítimas que mantienen la conexión entre La Graciosa (única isla habitada del Archipiélago Chinijo) y Lanzarote programan diferentes itinerarios alrededor de la reserva natural. Por su condición especial, el destino Alegranza (el islote más lejano del archipiélago) se cubre en períodos muy concretos del año. Esta ruta por las playas del sur de La Graciosa, y su rodeo por la cara oeste y norte, se oferta durante todo el año.

Con el catamarán fondeado en playa Francesa: momento para el chapuzón o el kayak

La excursión suele concluir con el fondeo en playa Francesa. Es momento de un reparador baño, inmerso en las luminosas y apetitosas aguas de esta cala, o la travesía en kayak. Momento también para almorzar en la cubierta del barco, paella o pasta, y perder la mirada ante este escenario tan relajante. 

Las opciones

- Biosfera Express. Del 1 de julio al 30 de septiembre todos los días de 8:00 a 17:00 horas (del 1 de octubre al 30 de junio, martes, jueves y sábados). En catamarán. Precio: 53 euros/persona (niños de 4 a 12 años, 26,50). La tarifa incluye transporte en guagua desde su núcleo turístico a Órzola y regreso, viaje en barco, comida (pasta, ensalada y papas arrugadas) y bebida. Web oficial. MailTeléfono: 928 842 585. Reservar.

- Líneas Romero. Los martes y los viernes de 8:00 a 16:30 horas. En barco. Precio: 49 euros/persona (niños de 4 a 12 años, 28). La tarifa incluye transporte en guagua desde su núcleo turístico a Órzola y regreso, viaje en barco, comida (paella al estilo graciosero) y bebida. Web oficialMailTeléfono:928 842 055.

Nota: Las fotografías del catamarán y de actividades náuticas han sido cedidas por Biosfera Express

Galería de fotos