Hoteles

CategoriaCinco estrellas. Gran lujo.
Aloj. y des.Entre 130 y 340 euros.
M. pensiónEntre 165 y 390 euros.
Dir.Avda. Islas Canarias, s/n
Costa Teguise
Plano
Tfno.928 590 040
Correo | Web | Reservas

Meliá Salinas

El alojamiento se divide en dos modalidades principales: el hospedaje estándar y la exclusiva línea de villas adosadas al clásico edificio. Resaltan las zonas comunes a los pies del Atlántico, los exuberantes jardines rodeados de arquitectura popular lanzaroteña, el ocio alternativo relacionado con los deportes náuticos y una variada oferta gastronómica.

El único hotel cinco estrellas gran lujo de Lanzarote hace honor a su categoría con la reciente incorporación del servicio The Level. Un trato personalizado al huésped facilitándole el mejor marco para el descanso y el saludable contacto con el sol y el mar.

El Meliá Salinas resulta un lugar privilegiado que ha cautivado al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el cineasta Pedro Almodóvar, la actriz Penélope Cruz, las tenistas Aranxta Sánchez Vicario y Gabriela Sabatini, o entre otros al Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

El Meliá Salinas de Costa Teguise es el único hotel cinco estrellas de gran lujo de Lanzarote. Desde que abriera sus puertas en 1978, el emblemático edificio diseñado por Fernando Higueras (Premio Internacional de Arquitectura Pritzker) ha ejercido de referente en el campo alojativo insular. El hotel destaca por su arquitectura, que le ha valido el título de Bien de Interés Cultural de la isla, y por su emplazamiento en primera línea de mar con acceso directo a las playas de Las Cucharas y Los Charcos. 

Pintura del lago piscina del Meliá Salinas (por Jorge Marsá)

El perfil exclusivo del alojamiento se percibe en el inmenso salón de recepción y su espectacular jardín interior conformado por unas trescientas plantas. La estampa botánica recorre las diferentes alturas del edificio, confiriéndole a su conjunto de un ambiente fresco. El hotel mantiene una ágil accesibilidad. No hay que hacer kilómetros para disfrutar de sus activos. El inmueble semicircular cuenta con una excelente comunicación al gran pulmón del Salinas: la piscina lago climatizada con 1.800 metros cuadrados de superficie de baño.

Pintura del salón interior del Meliá Salinas (por Jorge Marsá)

Esta zona común, ideada por César Manrique, tiene un encanto especial por estar rodeada de varios elementos de la simpática arquitectura tradicional lanzaroteña. La holgada terraza se eleva por encima de las dos playas vecinas. En este sentido, el huésped se beneficia de una atractiva panorámica con el Atlántico a tiro de piedra. La ubicación, a resguardo del viento, maximiza el clima sosegado y extremadamente relajante que inunda el lugar.

Náutica, playas y buena gastronomía

El Meliá Salinas ha incorporado recientemente novedades en las propuestas de ocio. Todo un acierto la oferta del centro de water sport. El visitante podrá iniciarse al boggie, el windsurf o a una de las actividades náuticas que está causando furor: el stand up paddle. El hotel aprovecha su envidiable relación con el mar e invita al disfrute de estas significativas experiencias. El tenis resulta el otro gran protagonista deportivo del alojamiento. Hay tres pistas (dos de moqueta y una tercera de cemento), a cobijo del alisio, en la falda del edificio y a escasos cuarenta metros del mar. Si optara por el running o el jogging, el Salinas forma parte directa de la avenida marítima de Costa Teguise: un holgado paseo en contacto con la brisa marina que recorre la totalidad del núcleo turístico.

Meliá Salinas, una pintura de Jorge Marsá

Si pernoctar en este lujoso rincón supone poner en hora el reloj, ajustándose los biorritmos al ambiente pausado del hotel, la vecindad de la playa de Las Cucharas extrema el estado de reposo. La cala, de medio kilómetro aproximado, está cobijada por el edificio dejando en aliviante brisa al viento predominante en la isla. El Meliá Salinas colinda con otra playa, Los Charcos: uno de los reductos de windsurfistas más significativos de Lanzarote. Las zonas de baño apenas son transitadas. El tráfico de bañistas se concentra en otras calas del núcleo como Bastián o El Ancla (a unos dos y tres kilómetros al sur del hotel respectivamente). Ese descenso por las escaleras blancas y sus salientes de piedra natural, tres pasos y sumergirse en el Atlántico...

Restaurante Esencia Canaria

La línea gastronómica está en consonancia con el alojamiento. El buffet de cocina mediterránea hace las delicias del comensal. El gigantesco comedor cuenta con una deslumbrante terraza que mira a los jardines y a la piscina-laguna. Si quisiera ir más allá tendrá opción de descubrir los guisos tradicionales en Esencia Canaria, un coqueto restaurante con vistas al mar, o en el exclusivo Marea que apuesta por la alta cocina creativa de aire internacional.

Gran lujo y lujazo extremo

La habitación estándar del Salinas exhala clasicismo. Todas miran al Atlántico y cuentan con balcón o terraza exterior. Los nuevos tiempos han obligado a la casa a apostar por un plus quitando camas de su alojamiento: el resultante de la unión de dos habitaciones estándar que ha derivado en las junior y grand suites. Un remozado vanguardista que ha modernizado el nivel del hospedaje con la incorporación de la domótica, las bañeras de hidromasaje a cielo abierto en la terraza de la habitación o, entre otros acomodos, un gran salón independiente.

Moderna habitación con domótica, doble dormitorio y terraza con vistas al mar

Los huéspedes de las junior y grand suites se benefician del servicio The Level. Resulta la máxima apuesta del hotel por la calidad, caracterizado por un servicio personalizado al cliente en busca de su máximo confort. Entre otras distinciones, el turista alojado en estas habitaciones goza del exclusivísimo rincón común de piscina y exóticos jardines del área de las villas. Conocidas como las Garden Villas, su conjunto fue diseñado por el reconocido arquitecto Álvaro Sans. Las casonas, asentadas en parcelas de 500 metros cuadrados, giran alrededor de ese gran lago de agua salada y centenares de flores y plantas de todo el mundo. Las villas tienen un corte decorativo clásico y elegante, cuentan con una terraza propia, cama balinesa y cenador exterior, piscina privada de veinte metros y servicio de habitaciones las 24 horas del día.

Exclusiva villa del Meliá Salinas

El gran lujo del Meliá Salinas ha cautivado a múltiples personalidades. Han sido huéspedes de este hotel el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el cineasta Pedro Almodóvar, la actriz Penélope Cruz, las tenistas Arantxa Sánchez Vicario y Gabriela Sabatini, el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa...El alojamiento con encanto por excelencia de Lanzarote.

Nota de la dirección: Las fotografías que acompañan esta información son propiedad del hotel Meliá Salinas.

Galería de fotos