Reserva marina y pesquera, Chinijo conforma un rincón medioambiental inigualable.

Las paradisiacas calas de Las Conchas, Francesa y Montaña Amarilla hacen distintiva la jornada de sol y playa.

Submarinismo, excursiones marítimas y gastronomía tradicional resultan otras opciones de ocio en La Graciosa.

Restaurante El Risco, La Caleta de Famara
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
La Bohemia

Relacionados:

Restaurante El Marinero de Arrieta
Paisaje de celuloide. Cine rodado en Lanzarote

Archipiélago Chinijo

Exóticas playas, la parsinomia como norma, pesca, submarinismo, excursiones marítimas, senderismo...Este es el cuadro relajante que se vive en la reserva marina y natural del Archipiélago Chinijo.

Dónde alojarse

La única opción es en Caleta del Sebo, capital de La Graciosa (única isla habitada de Chinijo). Consultar.

Playas y calas

Las Conchas. Montaña Amarilla.

Dónde comer

El pueblo de pescadores está repleto de restaurantes de cocina tradicional canaria. Nuestro preferido, Casa Chano.

Qué hacer

Senderismo. Mountain bike. Pescar. Submarinismo. Excursiones marítimas.

Archipiélago Chinijo es un conjunto de islas, islotes y peñascos localizado a una milla náutica al norte de Lanzarote. La Graciosa (la única isla habitada), Montaña Clara, Alegranza y los Roques del Este y del Oeste componen, posadas sobre el Océano Atlántico, una primorosa estampa paisajística desde la isla de los volcanes. Las aguas que rodean a Chinijo se caracterizan por ser un vivero riquísimo de biodiversidad. No en vano, sus dominios están protegidos como reserva pesquera y natural. La relación del habitante de La Graciosa con el mar ha trascendido hasta nuestros días. La pesca conformaba el único sustento de sus pobladores. Hoy, este paraje natural de enorme factura, ha incorporado el turismo como principal activo económico de la isla. La posibilidad de alojamiento se concentra en esta red de apartamentos.

Pasear o vivir unos días en La Graciosa supone poner el reloj en hora. Esta isla es sinónimo de relax. El biorritmo va acoplándose a la parsimonia del lugar. La capital de La Graciosa es Caleta del Sebo: un coqueto poblado, de apenas 500 habitantes, en el que pasan las horas lentamente. Resguardada por el señorial risco de Famara y el brazo de mar (conocido como el río) que la separa de Lanzarote, la conexión con la naturaleza desde la capital está garantizada. La Graciosa son sus playas: paradisíacas calas de baño como playa Francesa, la calita bajo Montaña Amarilla, El Salao o la extraordinaria playa de Las Conchas, al norte insular, que mira a la sinuosa Montaña Clara y el enigmático islote de Alegranza.

La playa de Las Conchas

Sol, playa, gastronomía y deportes de aventura

Garantizado el ambiente apacible, hacer turismo en La Graciosa no se entiende sin los periódicos chapuzones en sus calas. Sin embargo, hay mucho más que sol y playa. Rutas de senderismo y mountain bike que atraviesan sus puntos más atractivos, la práctica del surf en el rompiente cercano a Las Conchas, conocer sus ricos fondos marinos en biodiversidad (submarinismo) y pescar constituyen las principales modalidades de ocio.  

Postal de Montaña Clara desde Alegranza

La Graciosa goza de buena fama por su sencilla gastronomía. A base de productos fresquísimos, recién salidos del Atlántico, podrá acercarse a los guisos tradicionales degustando marisco y pescado fresco: lapas, pulpitos, calamares o bocinegros, samas, chernes, paella, fideau... Acompañe estas delicias con un malvasía lanzaroteño. Bien frío junto al pescado exquisito en el atardecer graciosero. El pueblo está repleto de restaurantes y en general todos funcionan de manera solvente, aunque uno de nuestros preferidos es la chiquitita Casa Chano.

Puerto de La Graciosa, pintura de Jorge Marsá

No espere usted en La Graciosa salir de marcha nocturna en plan desenfrenado. Es otra noche. En sus terracitas, pisando el jable que baña el poblado, con el sol posándose al suroeste y con un cielo estrellado espectacular cuando anochece. Es la serenidad de Caleta del Sebo que le atrapa e invita a cañear o tomar un generoso gin tonic al aire libre, dejándose mecer mientras una brisa le dibuja una sonrisa.

Anocheciendo en Caleta del Sebo (La Graciosa)

Conocer la Reserva Marina

Quedarse exclusivamente en La Graciosa teniendo a mano conocer el conjunto de la Reserva Marina de Chinijo, es como visitar París y ceñir el tour a la Effiel y el Louvre desechando los bulevares y Montmartre. Hasta hace bien poco, la privilegiada ruta marítima alrededor de Alegranza (historia de Alegranza y su faro), Montaña Clara o los Roques se mantenía como coto cerrado. Hoy existen interesantes iniciativas que ponen a su disposición el contacto y el conocimiento de estos espacios. Por ejemplo, esta didáctica y lúdica excursión marítima de Active Lanzarote con entrada y bañazo en el jameo de Alegranza (otras opciones).

De sendero por La Graciosa

Si deseara algo más privado podrá contratar su propio water taxi. Una excursión marítima personalizada en una embarcación rápida y segura. ¿Que le apetece rodear Montaña Clara y atracar en Las Conchas para pasar el día en esta magnífica playa? ¿Que prefiere darse un saltito al otro lado de la costa y bendecirse en las aguas en calma de la playa bajo el risco de Famara? Resulta un servicio ágil y mantiene unas tarifas asequibles.

El mejor momento para pasar un día en La Graciosa

El invierno es duro en el norte de Lanzarote. Otro tanto ocurre en La Graciosa. Descarte los primeros meses del año. En la temporada turística, julio y agosto, la isla está a tope: totalmente saturada. Nuestra etapa predilecta es el último cuatrimestre del año. Los meses impecables de septiembre a diciembre. Época en la que el fuerte alisio predominante en la isla coge vacaciones. Coincide esta temporada del año, además de la baja intensidad del viento, con cielos despejados, temperatura agradable (en torno a los 25º) y sol garantizado. El mejor cuadro meterológico para imbuirse en la relajante estampa de Archipiélago Chinijo.

Más sobre La Graciosa

- Historia de La Graciosa, El Archipiélago Chinijo y los pájaros canarios y La Graciosa y su poblamiento, por Álex Brito. 

Galería de fotos