Lugares de interés

Dir.Soo

Cultivo tradicional de la batata de jable

* Plantación de batatas en el jable de Soo, fotografía de Andy Weibel.

Texto: Ascensión Robayna, SAT El Jable.

Esta parcela está cerca del pueblo de Soo, municipio de Teguise, dentro de la Red Natura 2000, catalogada como Zona Especial de Conservación de Aves, ZEPA, ubicada donde dicen las laderas. Se  puede decir que está recientemente plantada de batatas, bardada de paja seca para proteger la planta de los vientos alisios que siguen trayendo arena marina, labrada en pequeñas montañitas, donde cada una de ellas, aloja en su interior una planta de batatera. Cultivadas en secano tendrán que esperar, un vez plantadas, entre seis y ocho meses para recoger la cosecha. Es la imagen del cultivo tradicional de la batata de jable.

Hasta aquí lo que se ve. Pero lo que no se ve, a simple vista repercutirá en el mantenimiento de este paisaje tradicional. Es probable que se haya utilizado guano, que tiene como efecto la salinización de los suelos, de manera que disminuye la fertilidad de los mismos. Puede que se hayan aplicado herbicidas para matar las hierbas lo que tendría consecuencias nefastas para la flora y la fauna, además de producir efectos perversos sobre la salud de los suelos, comprometiendo seriamente la calidad del producto final. Es casi seguro que su titular sea un agricultor que no se encuentra asociado a otros agricultores y que juntos defiendan un precio justo para la venta de sus cosechas.

El paisaje tradicional recogido en la fotografía no puede mantenerse desde un punto de vista medioambiental, social y económico. Lo que parece, no es y además no se puede sostener en el tiempo.

Entonces, de lo que se trata es de encontrar el camino hacia la  triple sostenibilidad, económica, social y medioambiental. La agroecología es una herramienta valiosa para hacer compatible la actividad agraria con las especificidades del jable.

El jable es una tierra organógena de origen marino que los vientos alisios traen en volandas al corazón de la isla de Lanzarote para cubrir 89,2 kilómetros de su territorio fértil, desde Famara hasta Playa Honda, y así posibilitar el milagro de una agricultura de secano, única y singular.

Los agricultores de la Sociedad Agraria de Transformación El Jable (SAT El Jable) entienden los frágiles equilibrios de este rico ecosistema y conviven en armonía con la flora y la fauna silvestres, sin que su actividad perjudique la biodiversidad y comprometa la fertilidad de los suelos. Cultivan estos paisajes emotivos haciendo posible una agricultura de secano con identidad propia, contribuyendo a la sostenibilidad de este territorio frágil, produciendo alimentos únicos, socialmente justos, económica y medioambientalmente viables.

Las batatas de la SAT El Jable son de extraordinaria calidad, cultivadas de manera tradicional, en secano, sin más agua que la de la lluvia, con sólo compost para enriquecer los suelos e incrementar la salud y la fertilidad de los mismos. Una agricultura capaz de producir batatas ricas, sanas y nutritivas, al mismo tiempo que cumple con la función medioambiental de captar una mayor cantidad de CO2 y aliviar el efecto invernadero. Son por tanto, sostenibles desde el punto de vista ambiental. Así mismo, los agricultores que las producen, al estar asociados en este proyecto colectivo, lucharán por un precio justo para sus cosechas, por lo que también son sostenibles desde el punto de vista social y económico.