Lugares de interés

Dir.Los Hervideros,
El Golfo
Plano

Furiosa calma

Tuvimos que echar el coche a un lado para sumergirnos en este trozo de tierra quebrado por el fuego procedente de Timanfaya. Uno, además de quedarse de piedra, esto es, inmóvil, quiere retroceder en el tiempo, suspenderse en el aire, a apenas una treintena de metros, y asistir así al avance volcánico en pos del mar.  

¿Se imaginan ahí arriba contemplando el lento pero inexorable destrozo de las coladas? ¿Y el pulso fuego y mar? ¿Cómo sería ese estruendo? 

Casi cuatro siglos después situarse en este escenario brutal te lleva a sentir una intensa furia, la que procede del bravo Atlántico que esculpe la masa de malpaís. Téngase en cuenta que a mayor furia, ¡oh, paradojas del destino!, más calma sentirás en tu interior. 

¡Conéctate!