Dir.Ctra. de El Golfo, s/n
El Golfo
Plano
Puerto del Carmen
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote
Conocer Arrecife
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara
Puerto del Carmen

La playa de Montaña Bermeja

Cuando conquiste la húmeda orilla de la cala se encontrará en el límite de las erupciones volcánicas de Timanfaya, que ampliaron la superficie de la isla al coincidir con el mar en la costa suroeste de Lanzarote. Esta sinergia de mar y fuego derivó en un escenario devastado, magnético e inquietante a la vez donde conviven infinitos relieves de malpaís esculpidos por la fiereza del Atlántico.

Apenas transitada el lugar conforma un excelente mirador del litoral volcánico. Apreciará las cenizas negras en contraste con el azul marino del mar, los bloques rosáceos que bordean la orilla a modo de fortín, la mágica silueta y el alegre colorido de Montaña Bermeja. Este momento lo vivirá con la única compañía del silbido del viento, el aleteo de unas pocas gaviotas suspendidas en el cielo y el periódico estruendo del mar batiéndose sobre la cadena volcánica. 

Los escasos visitantes de la playa de Montaña Bermeja alcanzan la arena negra con pasos tímidos, en un andar aparentemente asustadizo que revela respeto por el marco paisajístico que atraviesan. Como el simpático baile acrobático de los astronautas en la luna, a cámara lenta, se adivina que no terminan de creer la fotografía de este quebradizo territorio volcánico de Lanzarote.

La playa de Montaña Bermeja

Cuando conquiste la húmeda orilla de la cala se encontrará en el límite de las erupciones volcánicas de Timanfaya, que ampliaron la superficie de la isla al coincidir con el mar en la costa suroeste de Lanzarote. Esta sinergia de mar y fuego derivó en un escenario devastado, magnético e inquietante a la vez donde conviven infinitos relieves de malpaís esculpidos por la fiereza del Atlántico.

Montaña Bermeja

Mar traicionero

A propósito del mar y su bravura, por muy tentandora que resulte la opción de baño es mejor descartarla. Las corrientes marinas en esta localización son traicioneras por lo que es mejor ceñir la visita a la contemplación. Entre Montaña Bermeja y la orilla de su playa hay un charco parecido al vecino y famoso de Los Clicos (en El Golfo), pero sin su pigmentación verde.

Mar de lava procedente de Timanfaya

Al contrario que Los Clicos y Los Hervideros la playa de Montaña Bermeja apenas es transitada, erigiéndose en un excelente mirador del litoral volcánico. Apreciará las cenizas negras en contraste con el azul marino del mar, los bloques rosáceos que bordean la orilla a modo de fortín, la mágica silueta y el alegre colorido de Montaña Bermeja.

Detalle de la simpática estructura volcánica de Montaña Bermeja

Es más que probable que este momento lo viva con la única compañía del silbido del viento, el aleteo de unas pocas gaviotas suspendidas en el cielo y el periódico estruendo del mar batiéndose sobre la cadena volcánica. El lugar resulta uno de los mejores sitios para disfrutar de la puesta de sol

Más sobre la playa de M. Bermeja:

- Disfrutando del atardecer, por Ramón Pérez Niz.