Ocio

Dir.Arrecife

Cine: El escuadrón suicida

(Por Jose Peña)

Una vez más el mundo corre peligro, pero en esta ocasión serán los “chicos malos” los únicos capaces de salvarnos a todos.

El Escuadrón Suicida, también conocido como Fuerza Especial X, está basado en el equipo de antihéroes y villanos de DC Comics que vio la luz por primera vez en 1959 de la mano de Robert Kanigher y Ross Andru como alternativa a la Liga de la Justicia Americana (así se llamaba entonces).

La película está encuadrada (sería la 3ª) dentro del universo extendido de DC Comics a la gran pantalla, que se inició con la puesta al día de Superman en El hombre de acero (2013), seguida por la magnífica e infravalorada Batman vs Superman: El amanecer de la Justicia (2016), ambas dirigidas por Zack Snyder (300, 2006). Después de Escuadrón Suicida se incorporarán Wonder Woman en junio de 2017, la esperadísima Liga de la Justicia: parte 1 con fecha prevista de estreno en noviembre de 2017 y Aquaman en 2018 para completar la avalancha de superhéroes de DC Comics que inundarán las salas de nuestros cines próximamente.

La idea de formar un grupo con malvados y ruines criminales y asesinos para llevar a cabo una misión suicida no es pionera en la historia del séptimo arte. En 1967 se estrenó en la gran pantalla, no sin cierta polémica, Los Doce del Patíbulo (cinta que sirvió de inspiración a Escuadrón Suicida) obra maestra de Robert Aldrich (¿Qué fue de Baby Jane?, 1962) que se desarrolló durante la II Guerra Mundial. La película contó con un reparto de lujo (Lee Marvin, Charles Bronson, John Cassavetes, Donald Sutherland, Telly Savalas…) y resultó ser un inesperado éxito de taquilla además de logar el reconocimiento unánime de la crítica.

Cuando una maligna fuerza sobrenatural amenaza la tierra y no hay nadie que pueda hacerle frente, Amanda Waller, la directora de una agencia secreta del gobierno de EE.UU., ofrece una solución límite y poco ortodoxa… reclutar a los villanos más crueles y peligrosos del mundo con habilidades letales, para que trabajen para ellos en misiones suicidas a cambio de reducir sus condenas. Éstos se verán obligados a aceptar a causa de unos explosivos nano-tecnológicos implantados en el organismo de cada uno de ellos, que se detonarán si no cumplen la misión encomendada.

Escuadrón Suicida se anunció a bombo y platillo bajo la vitola de transgresora y fue pensada como revulsivo para el universo extendido de DC Comics en el cine. Incorporando trazos gruesos de humor socarrón y algún que otro gag, pretendía por un lado aligerar el tono serio y dramático de las dos películas anteriores (El hombre de acero, 2013 y Batman vs Superman: El amanecer de la Justicia, 2016) que resultaron demasiado oscuras e incluso sombrías y por otro lado, dar respuesta a los éxitos que la competencia directa, Marvel, había conseguido con la descarada y fresca Guardianes de la Galaxia (2014) y con la gamberra e irreverente Deadpool (2016).

Pues bien, no consiguió ni una cosa ni la otra. Pese a sus forzados intentos por parecer transgresora y revolucionaria, en última instancia no deja de ser una película más de superhéroes, aunque con un marcado estilo pulp, eso sí. La cinta vuelca todo el interés en su primera mitad con la presentación de los villanos seleccionados y la posterior inclusión de cada uno de ellos como miembros del escuadrón, pero al poco de iniciarse la verdadera misión para la que fueron reclutados, la trama se va desinflando y se amontonan, uno tras otro, todos los clichés y tópicos conocidos en este tipo de producciones para llevarnos a un desenlace totalmente previsible.

Aún así, la película (que es de protagonismo coral) contiene algunas subtramas destacables que completan el guión y logran salvar la cinta. Como la demencial historia de amor entre el perturbado Joker de Jared Leto (Dallas Buyers Club, 2013) y Harley Quinn interpretada por Margot Robbie (La leyenda de Tarzán, 2016), que es uno de los personajes centrales que más interés despierta y que curiosamente su única habilidad para formar parte del grupo de élite (además de ser un bombón aún debajo de ese grotesco maquillaje de payasa), es que está totalmente desequilibrada haciendo uso de la violencia cada vez que tiene ocasión y que por como “maneja el bate”, bien podría ser jugadora profesional en un equipo de beisbol.

O las contadas y breves escenas en las que aparece el Caballero Oscuro/Bruce Wyne, al que da vida de nuevo Ben Affleck (Perdida, 2014),  aportando con su sola presencia un halo de sobriedad y magnetismo que envuelve toda la secuencia. Sin duda lo mejor de la cinta, que además se sirve de su icónica figura como nexo entre la película anterior y las que están por venir, dando continuidad al universo extendido de DC.

Aprovecho este momento para reivindicar la revisión que Ben Affleck hizo del Caballero Oscuro en Batman vs Superman: El amanecer de la Justicia (2016), que recrea otra fase existencial del personaje distinta a la exhibida por Christopher Nolan (Interstellar, 2014) en su magistral trilogía del murciélago, mostrando un héroe más viejo, más cansado y más oscuro si cabe.

Completan el reparto Joel Kinnaman (Robocop, 2014) que interpreta a Rick Flag, militar al mando de la operación suicida y Will Smith (La verdad duele, 2015), que da vida al francotirador y asesino a sueldo Deadshot, convertido en el referente de los villanos que forman la Fuerza Especial X. Will Smith sigue derrochando carisma en todo lo que hace pero parece que su gracia se está agotando, al menos en esta película. Aunque estoy seguro que mi opinión no la comparten los muchos adolescentes que estaban en la sala al mismo tiempo que nosotros y que le reían todas y cada una de las gracietas que Will iba soltando como perlas a lo largo de todo el metraje.

La cinta fue escrita y dirigida por David Ayer (Corazones de acero, 2014) especialista en thrillers policíacos, como Training Day, 2001 (guión), Harsh Times: Vidas al límite, 2005 (guión y dirección), Dueños de la calle, 2008 (dirección), Sin tregua, 2012 (guión y dirección)…

Mención especial merece el actor Jared Leto, por afrontar el peliagudo desafío que le propuso el director de meterse bajo la piel del mítico Joker y hacer suyo el personaje, después de haber sido encarnado por dos auténticos monstruos de la interpretación, como Jack Nicholson (¿Como sabes si ...?, 2010) con una versión más teatral y operística del sociópata payaso en el Batman (1989) de Tim Burton (Big Fish, 2003) o el malogrado Heath Ledger (Brokeback Mountain, 2005) que dio vida al Joker más siniestro que jamás se haya visto, en El Caballero Oscuro (2008) de Christopher Nolan.

Escuadrón Suicida se está proyectando en el multicines Atlántida (19:30) y en el multicines Deiland (21:45). La cartelera

PD. Hay que señalar que en lo relativo a la recaudaciónEscuadrón Suicida, se ha convertido ya una de las películas más taquilleras de este verano.

PD 2. También tuvimos tiempo para ir al cine con Hugo y Carlos (12 y 10 años) y por supuesto ellos eligieron la película que íbamos ver… y la ganadora fue: Cazafantasmas (un reboot de la peli de culto de los 80, pero sin “el maestro de la llaves” ni “la guardiana de la puerta”… ¡lástima!), porque según sus propias palabras, las otras dos opciones Peter y el dragón y Mascotas (la que más me apetecía ver) eran demasiado infantiles para nosotros.

A mí, que había disfrutado tanto la cinta original y su secuela, no me dijo gran cosa esta versión femenina de Cazafantasmas dirigida por Paul Feig (Espías 2015). Pero escuchando las risas de los chicos, con cada uno de los gags que envolvían la película y observando sus caras de emoción sin que pudieran apartar ni por un instante la vista de la pantalla, Sandra y yo pudimos comprobar que la nueva adaptación del clásico conecta de maravilla con las nuevas generaciones. Aún así para estar seguro del todo, cuando se encendieron las luces y salimos de la sala, les pregunté qué les había parecido la peli y la respuesta fue clara y concisa “…muy divertida, lo pasamos genial…”.

Quizá, si en algún momento Hugo y Carlos tienen ocasión de ver la peli original, es probable que no les haga tanta gracia como a mí cuando pude verla por primera vez (según recuerdo)… hace ya “veintimuchos” años. Atención a los cameos de la vieja guardia en la película… los más mayores sabrán de qué hablo.