Ocio

Dir.Avda. César Manrique, s/n,
Arrecife

Cine: El hombre de las mil caras

Por José Peña.

Llega a nuestros cines el biopic El hombre de las mil caras, basado en el libro del  prestigioso periodista de investigación Manuel Cerdán: Paesa, el espía de las mil caras (2005). Lo leí hace unos años y me gustó bastante, un libro muy recomendable para los amantes del thriller político, aderezado con llamativas historias de agentes secretos (algunas más sofisticadas que otras), pues ciertamente la vida de Francisco Paesa parece sacada de una rocambolesca novela de espías, de la que se podría obtener material más que de sobra y de gran interés para adaptar una serie de TV en varias temporadas.

* El verdadero Francisco Paesa en una imagen de archivo de los 90. 

Francisco Paesa fue entre otras cosas: empresario, playboy, banquero, galerista de arte, traficante internacional de armas, diplomático de exóticos países, pero sobre todo fue timador y estafador, y en sus ratos libres…el agente de los servicios secretos más famoso de la historia reciente de España. ¿Pero cuál de todas estas caras se corresponde en realidad con Francisco Paesa?

Siempre con una causa judicial pendiente, siempre con la policía pisándole los talones, Paesa ha vivido al filo de la legalidad una existencia trepidante: estafador del presidente guineano en 1968; colaborador en el golpe más duro contra la banda terrorista ETA (a la que vendió dos misiles tierra-aire con balizas de seguimiento) que culminó en la célebre operación “Sokoa” en 1986; mediador en el caso GAL, coaccionando a una testigo protegida por el juez Garzón en 1988 (asunto por el que saltó a la fama y que le puso en el punto de mira de la justicia española, viéndose obligado a huir del país); organizador, años más tarde, de la fuga del entonces Director General de la Guardia Civil, Luis Roldán, escondiendo además el botín que éste había amasado saqueando las arcas del estado, para negociar tiempo después (“con un par”) la entrega de Roldán al gobierno español, en el famoso caso de los papeles de Laos en 1995…

En definitiva, un personaje carismático, un buscavidas contumaz y un superviviente nato, con una agenda cargada de “buenos” y variopintos contactos, tanto en los bajos fondos de medio mundo, como en los servicios de inteligencia de varios países europeos y poseedor de una catadura moral que lo hacía perfecto para llevar a cabo las misiones más sucias y peligrosas, urdidas en las cloacas del poder, como agente secreto del Ministerio del Interior en los años más oscuros del felipismo…

El filme del director y guionista Alberto Rodríguez (Grupo 7, 2012) se centra precisamente en la última etapa del ex espía, en el momento en que se cruzan en su camino Luis Roldán y su esposa Nieves Fernández. Paesa en su doble condición de espía al servicio del Estado y estafador al servicio de sí mismo, orquesta una compleja trama de engaños y entresijos con la que pretende tangar al ex director de la Guardia Civil y al Gobierno del PSOE y de paso tener en vilo a un país entero. 

Por tanto, más que una cinta en clave de espionaje, el director nos muestra un elegante thriller político lleno de engañufas y tejemanejes, que pasa de puntillas sobre la etapa de Paesa como agente de los servicios secretos (quizá la más interesante desde un punto de vista cinematográfico), aunque hay que reconocer que este episodio de la historia reciente de España, el caso Roldán, tiene por sí solo la suficiente envergadura como para ser llevado a la gran pantalla. Un escándalo mayúsculo del que no se conocen con exactitud todos los detalles de lo que pasó en realidad y que a día de hoy, todavía no se sabe con certeza dónde fue a parar el dinero que Roldán robó a los españoles.

El hombre de las mil caras es una película bien planificada, con un relato certero (narrado en “voz en off” por el personaje de José Coronado) que cuenta con un desarrollo eficaz de los personajes y donde se pone de manifiesto la mano del director, Alberto Rodríguez, a la hora de crear intrigantes atmósferas (como demostró en su anterior película: La isla mínima, 2014).

La cinta reúne un notable elenco actoral, donde destacan entre otros, el premiado Eduard Fernández (Una pistola en cada mano, 2012) en el rol principal, José Coronado (No habrá paz para los malvados, 2011), que últimamente está en todas, dando vida al piloto Jesús Camoes, el amigo/socio de Paesa, Carlos Santos (Villaviciosa de al lado, 2016), recordado por su entrañable personaje de Povedilla en la serie Los hombres de Paco (2005-2010), que interpreta a un correcto “correcto” Luis Roldán y Marta Etura (Lo imposible, 2012) que encarna con solvencia a la esposa del ex Director General de la Guardia Civil. Marta Etura se encuentra rodando El guardián invisible, primera parte de la trilogía del Baztán, basada en la novela homónima de Dolores Redondo, con fecha de estreno prevista para el 3 de marzo de 2017.

Es de agradecer que en El hombre de las mil caras no se oculten los nombres reales de los personajes ligados a la trama, ni de los protagonistas principales, ni del resto de personajes basados en personas de carne y hueso que aparecen en la película, como por ejemplo el Ministro de Justicia e Interior Juan Alberto Belloch. Esta ocultación de nombres sí ocurrió en la película GAL (2006) de Miguel Courtois (Operación E, 2012), que aparte de desarrollar una narrativa confusa y de la sobreactuación de alguno de los protagonistas, escondía la identidad de los personajes en un galimatías de seudónimos que obligaba al espectador a descifrar quién era quién, arrojando más sombras que luces a esta cinta sobre la guerra sucia contra ETA (que marcó la historia reciente de nuestro país) inspirada igualmente en hechos reales.

Como curiosidad, en la película GAL (2006), aparece también el personaje de Francisco Paesa, en la secuencia de la coacción a la testigo protegida, pero por supuesto, tampoco se hace referencia a su verdadero nombre.

Aprovecho este momento para recomendar, si todavía no la habéis visto, El Lobo (2004), dirigida asimismo por Miguel Courtois, dos años antes de GAL, basada en la historia real de Mikel Lejarza alías “Lobo” (agente de los servicios secretos españoles) quien logró la infiltración más importante de la historia de este país en el aparato político-militar de ETA.

Por cierto…José Coronado también aparece en El Lobo (2004) y en GAL (2006), por lo que se podría decir, exagerando un poco, aquello de…“sin Coronado no hay película”.

Bueno, volviendo al estreno que nos ocupa, El hombre de las mil caras, tengo que reconocer que nada más acabar la proyección, me quedé con un regustillo agridulce y pensé que le faltaba algo, no sé muy bien el qué, pero tuve la sensación de que no era una película redonda, que merecía un final más contundente… Ya de camino a casa, comentando la peli con Sandra, lo tuve más claro… en líneas generales no es una mala película pero el controvertido personaje de Paesa (“Paco”) daba mucho más de sí.

El hombre de las mil caras se está proyectando en el multicines Atlántida de Arrecife con un único pase a las 22:10. La cartelera

PD. Puede que Francisco Paesa Sánchez (o “El Zorro”, sobrenombre por el fue conocido) en sus tiempos de espía no tuviera el glamour británico del agente 007 James Bond, ni fuera tan letal como el desmemoriado agente de la CIA Jason Bourne, pero aún siendo un auténtico golfo, el menos fiable y el más escurridizo de todos, tiene una cosa a su favor… ¡es real! Y como sucede en tantas ocasiones, la realidad supera “casi” siempre a la ficción.

PD2. Para cerrar el círculo, se estrenará a finales de noviembre, El padre de Caín, una miniserie de dos episodios, inspirada en hechos reales y basada en la novela homónima de Rafael Vera, secretario de Estado de Seguridad entre 1984 y 1994, que fue condenado a 10 años de prisión por el secuestro de Segundo Marey, llevado a cabo por los GAL. La serie que se emitirá en Tele 5, narra la historia de un Teniente de la Guardia Civil destinado en el cuartel de Intxaurrondo (San Sebastián) en los ochenta, en plena lucha contra ETA durante los “años de plomo” (llamados así por la cantidad de atentados y asesinatos cometidos por la banda terrorista), convirtiéndose en la época más cruenta de nuestra historia reciente, en la que ETA asesinó a un mayor número de víctimas. Aquí os dejo el tráiler