Ocio

Dir.Arrecife

[Cine en El Almacén] "El Huido": La historia y su música

Cuándo: Miércoles 3 de octubre, 19:00. Jueves 4 de octubre, 21:00. Dónde: CIC El Almacén, Calle José Betancort, 33, Arrecife (mapa). Precio: 3 euros [Comprar online]

Luis Arencibia Verdú

Esta semana, en los horarios habituales de miércoles y jueves, en El Almacén se proyecta el documental El Huido, de Pablo Fajardo, en el cual el espectador queda atrapado por la historia de Manuel Hernández Quintero, jovencísimo alcalde y maestro, que vivió oculto de las fuerzas franquistas en la pequeña Isla del Meridiano, tras declararse la Guerra Civil, durante nada menos que ocho años.

La banda sonora del filme corre a cargo del lanzaroteño Samuel Aguilar, quien no deja de sorprendernos con su (trabajada) productividad. Y aprovechando que su obra visita la isla de nuevo, le hemos lanzado algunas preguntas.

Volvemos a saber de ti, esta vez como autor de la BSO de El Huido, ¿nos puedes contar algo del proyecto?

Pues El Huido es un documental en el que la verdad es que estoy muy orgulloso y agradecido por haber podido formar parte del equipo. Hacía mucho tiempo que tenía un poco abandonada la música para cine y documentales, etc. Pero cuando Pablo Fajardo contactó conmigo para contarme la historia y proponerme hacer la música, y sobre todo cuando vi la profesionalidad y el cariño con el que estaban abordando el proyecto, no pude decir que no. Está programado estos días en la Sala Buñuel del CIC El Almacén. A quien pueda, le recomiendo sinceramente que vaya a verlo, la historia merece la pena.

Evidentemente, disfrutas saltando entre tus propios discos, la danza, el teatro… Respecto al cine, ¿qué te aporta? ¿te llama la atención el posible salto a grandes proyectos de largometrajes?

Bueno, he realizado alguna que otra BSO y hace tiempo sí que me parecía un mundo fascinante, hasta que hace ya unos 10 años recibí mi primer encargo de una composición para danza contemporánea. Desde entonces la verdad es que, casi sin darme cuenta, fui poco a poco relegando el cine para centrarme en la música para danza. Ahora, más de la mitad de la música que escribo es para danza contemporánea. Es un mundo complicado, me resulta más exigente y más arriesgado que la música para cine ¡y pagan mucho peor! (risas), pero me encanta. El trabajo con los bailarines y los coreógrafos es muy gratificante. Aprendo muchísimo con ellos.

Aunque viendo tu agenda en octubre, igual no dispones de mucho tiempo a corto plazo… 

Este mes de octubre se presenta muy ajetreado, con música que he realizado para distintos proyectos en numerosos lugares: Lanzarote, Tenerife, Valencia, Barcelona, Bayona, etc. Eso supone una gran alegría, claro. Son muchas las horas de trabajo que paso delante del ordenador pero ver que tanto trabajo tiene su recompensa, que se mueve y que gusta, supone una grandísima satisfacción. Tengo muchos amigos compositores que matarían por recibir un encargo, la verdad es que yo no me puedo quejar, hasta ahora he tenido mucha suerte en ese sentido.

Y respecto al medio-largo plazo, ¿qué tiene Samuel Aguilar en los fogones?

Bueno, pues por suerte los fogones están a tope… La composición es una carrera de fondo, lo importante es no parar de trabajar. A veces la agenda de actuaciones puede estar más llena (como este mes de octubre) y a veces no tanto, pero eso no siempre se corresponde con la cantidad de trabajo que uno realmente tiene. Pueden pasar épocas en las que no se oiga hablar de ti, precisamente porque estés encerrado en el estudio enfrascado en la composición de alguna obra importante, normalmente eso suele llevar unas cuantas semanas o incluso meses. Ahora estoy en pleno proceso de preparación de diferentes encargos, de los que de momento prefiero no desvelar mucho, pero sí te puedo decir que en los meses de abril y mayo verá la luz mucha nueva música mía. Algunos proyectos son incluso más a largo plazo, ya estoy empezando la composición de una obra que me hace mucha ilusión y que se podrá escuchar en octubre de 2019.