Ocio

Dir.Arrecife

Cine: La leyenda de Tarzán

(Por Jose Peña).

El “grito” más famoso de Hollywood vuelve a resonar en la gran pantalla.

Esta vez (no siempre es así) llegamos con tiempo de sobra al cine, cumplimos con el ritual palomitero sin hacer demasiada cola, entramos en la sala cuando las luces aún estaban prendidas y nos acomodamos en nuestras butacas para ver por fin, sin perdernos ni uno solo, los tráilers que preceden a la película que habíamos escogido: La leyenda de Tarzán.

Entre los tráilers que pasaron, curiosamente nos llamó la atención dos producciones españolas: una comedia con Carmen Machi (8 apellidos vascos, 2014), Villaviciosa de al lado, que plantea una idea disparatada y divertida a priori, en el club de alterne del pueblo que sirve de título a la cinta, toca el primer premio de la lotería, por lo que los agraciados que compraron boletos, casados en su mayoría, se encuentran en un aprieto, ¿cobrarán el millonario premio aunque salga a la luz que frecuentan el burdel…? Y el thriller de espías basado en hechos reales El hombre de las mil caras que recrea la vida de Francisco Paesa, el ex agente de inteligencia responsable de la operación contra ETA más importante de la historia de España.

La historia de Tarzán de los monos, conocida por todos, fue creada por el escritor de género fantástico Edgar Rice Burroughs (John Carter de Marte) y editada como novela en 1914. Tuvo tanto éxito que Burroughs escribió 24 novelas más sobre las aventuras de Tarzán, sin contar las numerosas adaptaciones de la novela a las historietas de los cómics y las producciones cinematográficas que tomaron como base al célebre personaje.

La primera de ellas fue la película muda Tarzán de los monos (1918), pero sin duda la adaptación más famosa de todas, fue la que encarnó el recordado Johnny Weissmüller en Tarzán el hombre mono (1932) acompañado de su fiel mona Chita. Weissmüller se metería en la piel del personaje en un total de 12 películas y entonó como nadie el distintivo “grito” de Tarzán (menudas cuerdas vocales tenía Johnny), sin que nadie haya podido mejorarlo hasta nuestros días.

Tiempo después, con otras tantas adaptaciones de por medio, nos llegó Greystoke, la leyenda de Tarzán rey de los monos (1984) de Hugh Hudson, con Christopher Lambert (Los Inmortales, 1986) en el papel de su vida y la angelical Andie MacDowell (Cuatro bodas y un funeral, 1994) que sale encantadora como Jane. Esta película pretendía ser una adaptación más realista y dramática del personaje creado por Burroughs, aunque para ello tuvo que renunciar a cualquier resquicio del espíritu aventurero que impregna a la novela original.

Pues bien, después de los tráilers y con medio cubo de palomitas ya engullidas, comienza la película La leyenda de Tarzán, suenan acordes de música étnica acompañados por el tronar de los tambores y se oye una canción africana cantada por una mujer de voz profunda que te deja pegado al asiento y al poco se muestran imágenes oníricas, a ras del suelo, de la sabana congoleña que te trasportan de un plumazo al interior de la naturaleza salvaje de África… ¡Espectacular!

Hace años que Tarzán dejó atrás la jungla africana para vivir en Inglaterra como Lord Greystoke, en su acomodada mansión victoriana junto a su amada esposa Jane, pero ahora se ve comprometido por el parlamento británico a regresar al Congo como emisario especial, sin sospechar de los muchos peligros que le aguardan, ni la trama oculta de venganza que se cierne sobre él…Aunque no imaginan que están a punto de despertar a la bestia.

El personaje de Tarzán es interpretado con elegancia y cierta profundidad por el sueco Alexander Skarsgård (Battleship: batalla naval, 2012), que saltó a la fama por su papel de vampiro vikingo en la aclamada serie de HBO True Blood (2008-2014). Es sin duda el Tarzán más acrobático y de largo el más musculado de cuantos se han puesto en la piel del hombre mono.

La australiana Margot Robbie (El lobo de Wall Street, 2013), que da vida a la Jane Porter más atractiva que hayamos visto, sabe dotar a su personaje de esa ternura que caracteriza a Jane, pero combinándolo con un cariz mucho más guerrero y audaz que sus antecesoras. Margot Robbie estará por partida doble en nuestros cines, encarnando a la desquiciada Harley Quinn en Escuadrón Suicida, película basada en los cómics de DC que por cierto no pienso perderme.

El reparto de la cinta lo completan Samuel L. Jackson (Los odiosos ocho, 2016), que hace de Samuel L. Jackson y aporta la nota cómica a la película, y el oscarizado actor austríaco Christoph Waltz (mejor actor de reparto en Malditos Bastardos, 2009, y Django desencadenado, 2012, ambas de Tarantino), que vuelve a ofrecernos una magnífica interpretación.

El director inglés David Yates (Animales fantásticos y donde encontrarlos, 2016), nos presenta una historia de corte clásico, con un ritmo vivo pero que se toma su tiempo para estructurar la trama que avanza sin prisas, otorgando al relato de siempre un aire fresco y diferente, e intercalando efectos visuales que la hace más espectacular. Sin embargo, en el último tramo de la película, el director quizá buscando secuencias más impactantes para sorprender al espectador, rompe el tono que impera durante la mayor parte de la cinta, acelerando demasiado la acción que en mi opinión resulta atropellada.

En resumidas cuentas, La leyenda de Tarzán es en esencia una película de aventuras (lo que más eché de menos en la versión de 1984 Greystoke… que podría ser considerada como una especie de precuela de ésta) salpicada de buenos efectos digitales que resulta emocionante y muy entretenida y que tiene momentos verdaderamente conmovedores (sorprendí a Sandra a punto de soltar alguna lagrimilla…).  

PD: Mención especial merecen la deslumbrante fotografía y la magnética banda sonora de la cinta. Atención a los flashbacks, sencillamente geniales, que se van conectando con gran acierto en varios momentos de la peli.

PD 2: La leyenda de Tarzán se está proyectando en los multicines Atlántida de Arrecife (2D) con un único pase: 22:20. La cartelera