Ocio

Dir.Avda. César Manrique, s/n
Arrecife

Cine: Star Trek: Más allá

Por Jose Peña

Después de un verano repleto de cine comercial (denominación que no está reñida con la calidad del producto, si no que le pregunten a Spielberg), del que he ido dando buena cuenta me apetecía un pequeño cambio de tercio cinematográfico.

Así que me propuse acudir a nuestra cita habitual con el cine, para ver la última (la nº 46) de Woody AllenCafé Society, una historia romántica que transcurre en el Hollywood de los años 30…aunque en ese mismo instante me asaltaron las dudas. Mientras repasaba mentalmente las últimas películas que había visto de Allen, como si fueran flashbacks a toda velocidad, pude recobrar el sentido común…y recordarme a mí mismo: ¡pero si la última peli que me gustó del de Brooklyn fue Match Point, allá por el 2005! (Bueno, Blue Jasmine, 2013, tampoco estuvo mal).

Pero es más, para rememorar su mejor cine, tuve que retroceder en el tiempo hasta sus grandes clásicos, esos que te desarmaban con su humor genial e inteligente, que retrataban como nadie la sociedad neoyorkina, que le dieron fama y prestigio internacional y que todavía hoy siguen vivos en la historia del séptimo arte.

En mi opinión el maestro, consciente de haber realizado ya sus mejores trabajos, parece más empeñado en seguir rodando una cinta por año, que en desarrollar una buena historia que resulte original y arriesgada, limitándose a repetir una y otra vez planteamientos muy parecidos con inquietudes similares e idénticos personajes, que parecen mimetizarse con el Woody Allen actor en rejuvenecidas versiones, adoptando sus mismos tics, sus propias inseguridades y su característico balbuceo al hablar, que tan célebre le hicieron.

Así que me replanteé mi propia propuesta y reculé a tiempo para volver al plan original. Sabía que no podía dejarla escapar, debía poner la guinda a este caluroso verano de cine comercial (con resultados ciertamente irregulares) y además completar mi colección estival de críticas de cine con Star Trek: Más Allá (y a Sandra no le pareció mal… que conste).

Se cumplen 50 años desde que la USS Enterprise, la nave interestelar más famosa del espacio (con permiso del Halcón Milenario), despegara por primera vez. Desde entonces hasta ahora, la franquicia compuesta por cinco series de TV (más una serie animada de 22 episodios), doce películas (Star Trek: Más Allá sería la XIII), numerosos videojuegos (37), cientos de novelas e incluso relatos escritos por los fans, se ha convertido en un fenómeno de culto, generando varias referencias en la cultura popular y creando una auténtica legión de “trekkies” y seguidores de la saga a lo largo y ancho del planeta tierra.

Todo comenzó en 1966 con Star Trek: La serie original, de Gene Roddenberry que contó con 80 episodios a lo largo de tres temporadas. La serie está situada en el año terrestre 2264 y nos cuenta la misión espacial de 5 años de la nave USS Enterprise, con el singular y heroico capitán James Tiberius Kirk (William Shatner) al mando, el primer oficial Spock (Leonard Nimoy) medio humano, medio vulcano y el resto de la tripulación original. Su misión: explorar mundos desconocidos hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar, descubrir nuevas formas de vida, establecer lazos diplomáticos con nuevas civilizaciones y conseguir nuevas alianzas para la Federación de Planetas Unidos

Tomó el relevo la serie Star Trek: La nueva generación (1987-1994), situada en el tiempo unos 100 años después de los hechos narrados en la serie original. Con una nueva tripulación para el USS Enterprise, que continúa con la misión de explorar nuevos mundos, capitaneada por el astuto y reflexivo Jean Luc Picard (Patrick Stewart), acompañado entre otros por el androide Data (Brent Spiner) y por el teniente Worf (Michael Dorn) el primer oficial klingon que ingresó en la Flota Estelar. La serie logró superar a su antecesora en el apartado técnico (efectos visuales, caracterización, escenas de acción…) y también en el desarrollo de los guiones, que alcanzan un mayor trasfondo moral, ahondando en los ideales de pacifismo, conocimiento y protección de la galaxia.

Por el camino, seis películas basadas en la serie original (la primera, Star Trek: La película, 1979) y cuatro basadas en la nueva generación (la última, Star Trek: Némesis, 2002), hasta que siete años después, el productor y director J.J. Abrams (Star Wars: El despertar de la fuerza, 2015) asumió el desafío de relanzar y de paso redefinir la franquicia para hacerla atractiva a un público más amplio.

Para ello, Abrams se sacó de la manga una realidad alternativa de los personajes de la serie original, que no niega los hechos pasados, respetando algunas premisas para contentar a los fans, pero otorgándole la suficiente libertad como para crear su propia versión de la mitología de Star Trek. Fue todo un éxito que en términos generales gustó a los seguidores de siempre (no tanto a los trekkies más genuinos) y sobre todo a los no iniciados en las míticas aventuras de la USS Enterprise.

Este reinicio de la saga, empezó con la cinta Star Trek (2009), también conocida como Star Trek: El futuro comienza, que cuenta cómo se conocieron James T. Kirk (Chris Pine) y Spock (Zachary Quinto) y cómo entraron a formar parte de la Flota Estelar para combatir al malvado Nero (Eric Bana), un vengativo romulano que vino del futuro y amenaza con destruir a la Federación. Formándose así la joven tripulación del Enterprise con el capitán Kirk, el primer oficial Spock, el oficial médico McCoy, el ingeniero jefe Scotty, la oficial de comunicaciones Uhura, el piloto Sulu y el navegante Chekov, (interpretado por el tristemente fallecido Anton Yelchin).

Star Trek: En la oscuridad (2013), resultó la secuela de este universo alternativo, también dirigida por J.J. Abrams al igual que la anterior. Cuando la nave Enterprise recibe la orden de regresar a casa, descubren una imparable y terrorífica fuerza que, desde dentro de la Federación, ha hecho saltar por los aires la Flota Estelar, sumiendo a la tierra en una profunda crisis. Por lo que el capitán Kirk se verá obligado a hacer ciertos sacrificios por la única familia que le queda: su tripulación.

Completa hasta el momento la nueva trilogía Star Trek: Más Allá. La nave insignia de la Flota Estelar, la USS Entreprise, con su intrépida tripulación a bordo, vuelve a surcar los confines del universo, pero lo que empieza siendo una misión de rescate en un planeta desconocido, pronto acabará convertida en una desesperada lucha por la supervivencia, enfrentando a un nuevo y misterioso enemigo que los llevará al límite y amenazará todo lo que la Federación representa.

Después de que J.J. Abrams abandonara la saga como director (sigue vinculado como productor) para poner rumbo a “una galaxia muy, muy lejana…”,  el director de origen chino Justin Lin (Fast and Furious 6, 2013) aceptó el encargo, a última hora, de tener lista esta tercera entrega para estrenarla en la gran pantalla a tiempo de coincidir con el 50 aniversario de la franquicia.

Del guion de Star Trek: Más Allá, se encargaron Doug Jung (Dark Blue, 2009-2010) y Simon Pegg (Misión imposible: nación secreta, 2015), sí así es, el actor que da vida al ingeniero jefe del Enterprise, Scotty, y como podéis imaginar se nota su toque y su sentido del humor.

En cuanto a la trama, aunque correcta, es la menos elaborada y también la menos oscura de la trilogía, con más momentos de comicidad, que no chirría pero no asume ningún riesgo y va a lo seguro. La cinta apunta algunos conflictos personales que no llegan a desarrollarse, que amagan pero no golpean, pareciendo que el director hubiera recibido instrucciones precisas de no tocar/cambiar nada relevante que pueda alterar la historia, para que todo siga igual y que Star Trek pueda seguir añadiendo más episodios de las aventuras del Enterprise, sin poner en peligro su continuidad. Por otro lado, apuesta por un protagonismo más coral, tomando más peso en el desarrollo de la acción, aparte del Capitán Kirk, los demás miembros de la tripulación.

En conclusión, si bien es cierto que Star Trek: Más Allá carece de ese tono trascendental que tenían las dos entregas anteriores, la sencillez de su trama, su sentido del humor y su falta de pretensiones, la convierten en una cinta enormemente disfrutable y muy entretenida (sus 120 min. de metraje se van en un plis), y además cuenta con un apartado técnico sensacional, espectaculares efectos digitales y grandiosas escenas de acción tanto en contiendas espaciales como en enfrentamientos cuerpo a cuerpo en tierra firme. Atención a la “nave”, o lo que sea eso, que ataca a la USS Enterprise…una maravilla visual.

Star Trek: Más allá se proyecta en el multicines Atlántida de Arrecife (19:40). La cartelera

PD: ¿Queréis ser auténticos trekkies…? Entonces os propongo un reto: visionar todo el material disponible (series y películas) de la saga Star Trek, que alguien en internet ha cuantificado en torno a 720 horas de vuestra vida. Sí, ya sé que parece una tarea titánica, pero para ayudaros en tan ardua misión, os dejo una completísima guía que os dará las claves necesarias para saber por dónde empezar, bien siguiendo el orden de emisión o bien teniendo en cuenta la cronología de la fecha estelar en la que se desarrollan todas las historias de las series y películas que componen el vasto universo de Star Trek.

PD2: Por cierto, Star Trek ampliará su universo con una serie de TV de 13 episodios, Star Trek Discovery que llegará a nuestras pantallas en enero de 2017. La serie estará situada en el tiempo 10 años antes de los hechos narrados en la serie original y descarta la fórmula del capítulo auto-conclusivos, para ofrecernos una única historia a lo largo de su primera temporada.

NOTA: Voy a estar un tiempo (no será mucho) alejado de las salas de cine, por lo que obviamente tampoco confeccionaré nuevos post sobre críticas cinematográficas. Así que aprovecho la ocasión para agradeceros a todos vuestra atención (y vuestra paciencia) durante estos meses y solo espero que sigáis disfrutando del séptimo arte, pero por supuesto, hacedlo en la gran pantalla. Hasta entonces, como diría Spock, os deseo “LARGA Y PRÓSPERA VIDA”.