Ocio

Dir.Arrecife

Especial Series (II): ¿Sois "serial lovers"? Lo seréis

(por Jose Peña)

Especial Series (I)

La culpable de inocularme el virus que me hizo adicto a las series, que me enganchó a este fenómeno (no podía dejar de ver un capítulo tras otro) y que aún me tiene atrapado sin remedio, fue The Shield: Al margen de la ley (2002-2008), de Shawn Ryan (Timeless, 2016), aclamada serie dramática que rompe con la fórmula del género policíaco, que contiene violencia explícita y rebosa adrenalina, que no duda en mostrar contenido sexual y que se define por la ambigüedad moral de sus protagonistas (qué grande Vic Mackey y su Equipo de Asalto).

Pero sin duda, la serie que revolucionó la historia de la televisión y la manera de entender las series de hoy en día, la que marcó un antes y un después fue Los Soprano (1999-2007) de David Chase (Not fade away, 2012). La serie instauró el lenguaje cinematográfico en el formato televisivo, para introducirnos en la disección de una familia mafiosa dentro de una película de 86 horas de duración. (“La serie más genial que se ha exhibido nunca en televisión" Carlos Boyero: Diario El Mundo).

Y sí efectivamente, no puedo estar más de acuerdo con mi amigo Boyero y es más, la serie está a la altura de los grandes clásicos del género, como la saga El Padrino (1972, 1974, 1990) de Francis Ford Coppola o Uno de los nuestros (1990) y Casino (1995), ambas de Martín Scorsese. Llevo tiempo dándole vueltas, pero no consigo decidirme entre quién inmortalizó a quién…si James Gandolfini al carismático Toni Soprano o Toni Soprano al recordado James Gandolfini. Sea como sea…¡¡Gracias HBO!!

Después de Los Soprano, las estructuras de las series basadas en capítulos auto-conclusivos se transformaron para siempre. Aunque no llegaron a desecharse por completo en todas las producciones televisivas, sí que incorporaron con más fuerza la idea de una subtrama general que serviría como hilo conductor para articular toda la serie o al menos cada temporada.

Este es el caso de la popular CSI: Las Vegas (2000-2015) de Jerry Bruckheimer (saga Piratas del Caribe) y sus secuelas: CSI: Miami (2002-2012), CSI: Nueva York (2004-2013), CSI: Cyber (2014-hoy). Sin olvidar otras series a las que influenció de manera evidente como NCIS (2003-hoy), Bones (2005-hoy)…o de manera más velada como en El Mentalista (2008-2015), Castle (2009-2016), Hawaii 5.0 (2010-hoy) y un largo etc...la sombra del CSI es alargada.

Nada hacía prever que el rompedor estilo de Los Soprano hubiera calado tanto, ni que fuera a tener continuidad en otras series cuando ésta finalizara definitivamente. Y de repente… ¡¡pum!! HBO nos lanza un croché directo a la mandíbula, con The Wire-Bajo escucha (2002-2008) de David Simon (Show Me a Hero, 2015), otra serie de culto que ya ocupa su lugar como una de las mejores series de la historia de la TV.

Si bien esta serie comparte género policíaco con CSI Las Vegas, The Wire se sitúa en las antípodas de ésta en cuanto a su desarrollo, cada temporada ofrecía un caso distinto que además servía para retratar la ciudad de Baltimore (desde su policía, hasta la clase política, pasando por el sistema educativo), pero sobre todo difiere en su realismo (los informes de la policía científica no llegan a tiempo, se amontonan los casos sin resolver, el jefe del departamento está más preocupado por sus aspiraciones políticas que por el trabajo policial…)

Desde entonces, las series han experimentado una explosión creativa sin precedentes y han dando un enorme salto de calidad, consiguiendo muchas de ellas resultados francamente brillantes. Han mejorado géneros que le son propios, como las comedias de situación (Dos hombre y medio 2003-2015, The Big Bang theory 2007-hoy, Modern Family 2009-hoy) y han sabido adaptarse a todos los géneros cinematográficos, aportando grandes dosis de frescura y ofreciendo un sinfín de nuevas posibilidades en la pequeña pantalla.

Así lo demuestran el drama político House of Cards (2013-hoy) de David Fincher  (La red social, 2010), que retrata la corrupción y la avaricia en los máximos resortes del poder en Washington, con un inmenso Kevin Spacey (Siete vidas, 2016) que da vida al manipulador congresista Frank Underwood. O la victoriana historia de horror y suspense Penny Dreadful (2014-2016) de John Logan (guión Spectre 007, 2015), que conecta con acierto algunos de los personajes más famosos de la literatura clásica de terror, en torno a la inquietante vidente Vanessa Ives a la que da vida la siempre eficaz, en el rol de mujer fatal, Eva Green (Sin City 2, 2014).

También destacan por méritos propios series como Breaking Bad (2008-2013) de Vince Gilligan (Expediente X, 1993-2002) o The Walking Dead (2010-hoy) de Frank Darabont (La milla verde, 1999)  ambas de AMC, que se han ganado el derecho de poder sentar a Walter White y Rick Grimes a la misma mesa con Vic Mackey, Jimmy McNulty y el mismísimo Toni Soprano.

Esta explosión creativa salpicó también a los “superhéroes” que saltaron de las páginas de los cómics a la gran pantalla y que ahora campan a sus anchas por la TV, ejemplo de ello lo tenemos en las marvelitas: Agentes de Shield (2013-hoy), Daredevil (2015-hoy), la mejor de todas en mi opinión, oscura y adulta (nada que ver con su blandengue antecedente en el cine),  Jessica Jones (2015-hoy), Luke Cage (2016-hoy) y la futura The Defenders con fecha de estreno prevista para el 2017, o las franquicias de DC cómics, como Smallville (2001-2011), Arrow (2012-hoy), Gotham (2014-hoy), The Flash (2014-hoy), Supergirl (2015-hoy) y la recién llegada Legends of Tomorrow (2016-hoy).

Este fenómeno televisivo no solo afectó a series norteamericanas, sino que también arrasa a este lado del Atlántico, dando buena cuenta de ello series europeas de grandísima calidad que traspasan sus fronteras, como las escandinavas: Borgen (2010-2013), El puente Bron/Broen (2011-hoy) de la que se hicieron dos remakes; las británicas: Sherlock (2010-hoy), Peaky Blinders (2013-hoy); las francesas: Braquo (2009-hoy), Versalles (2015-hoy); las alemanas: Hijos del tercer Reich (2013) miniserie de 3 episodios, Deutschland 83 (2015-hoy) o las italianas: Roma Criminal (2008-2010), Gomorra (2014-hoy)…

Y evidentemente, también se vio reflejado en las series españolas, donde destacan entre otras: Crematorio (2011) que revela un entramado de corrupción que a día de hoy sigue estando vigente, con el desaparecido Pepe Sancho (El clan, 2012) en uno de sus mejores trabajos; El tiempo entre costuras (2013-2014); El ministerio del tiempo (2015-hoy) o Isabel (2012-2014), recreación histórica llena de intrigas palaciegas y luchas de poder, con un marcado tono teatral, que dio lugar a una secuela: Carlos, Rey Emperador (2015-2016) y a una película que hace de puente entre ambas: La corona partida (2016)…

Habitualmente era el cine el que se inspiraba (y lo sigue haciendo) en otros medios audiovisuales, para llevar a la gran pantalla sus historias, adaptando por ejemplo un volumen considerable de videojuegos (trailer: Assassin´s Creed se estrenará a finales del 2016) y por supuesto incontables series de TV, que cosecharon mayor o menor éxito durante su recorrido televisivo y que vieron su continuidad o renacimiento en pantalla grande, como: Misión Imposible (1996), Los ángeles de Charlie (2000), Sexo en Nueva York (2008), El equipo A (2010), Veronica Mars (2014), Star Trek (basadas tanto en la serie original 1966-1969, como en la nueva generación 1987-1994) y cómo no, la serie más longeva de la televisión, Los Simpson (1989-hoy) también se paseó en 2007 por las salas de nuestros cines.

Pero en la actualidad, dejando claro su nuevo status, también son las series las que se inspiran en el cine para llevar a cabo sus producciones, como es el caso de: Las Crónicas de Sarah Connor (2008-2009); Hannibal (2013-2015); Fargo (2014-hoy), que aunque no es una copia literal de la película, sí que trascurre en el mismo universo ficticio y mantiene múltiples elementos en común con aquella como la violencia irracional y ultra realista y su toque de humor negro; 12 monos (2015-hoy) o la gamberra comedia de terror Ash vs Evil Dead (2015-hoy)… A las que se sumarán varios proyectos que estarán en la parrilla televisiva la próxima temporada, como las adaptaciones de Arma Letal, El Exorcista, Frequency, Venganza, Training Day… estaremos pendientes de cómo se desenvuelven en el formato televisivo.

Bueno después de hacer un repaso por todas estas y más series que no deberías perderte, no puedo despedirme sin hacer una mención especial a la serie que ha transcendido tanto al universo de la saga literaria “Canción de hielo y fuego” de George R. Martin, como al formato serie de TV (estrenándose algunos capítulos de la serie en la gran pantalla), convirtiéndose en un indiscutible fenómeno de masas a nivel global y que en mi opinión es ya la serie más influyente de todos los tiempos, Juego de tronos (2011-hoy).

En conclusión, da igual vuestro rango de edad, estado civil o ideario político, no importan vuestros gustos, ni preferencias en géneros… hay un virus oculto en una serie cualquiera que os está esperando, aguardando paciente el momento para meterse en vuestras vidas, que os inyectará su veneno y os dará la vuelta como un calcetín, que os atrapará para siempre y sin remedio y os convertirá, si todavía no lo sois, en auténticos “Serial Lovers”.

PD. Pido disculpas por adelantado, si no he mencionado alguna serie que consideréis relevante, pero por cuestiones obvias, sería del todo imposible nombrarlas todas. Gracias a todos por vuestra infinita paciencia y seguid disfrutando de vuestra serie favorita. Ahí van algunas de las series nuevas más esperadas que se estrenarán próximamente.

PD2: Si entre tantísimo y buen material donde elegir, os sentís soliviantados o agobiados y no lográis decidiros por una serie u otra…algo que sin duda puede ocurrir, no dudéis en acudir al cine más próximo pero visitando antes la cartelera.