Ocio

Dir.C/ Majadita, 14.
Guinate
Plano
Tfno.928 835 500
HorarioDe 10:00 a 17:00 horas.
Correo | Web

Guinate Tropical Park

En el Guinate Tropical Park conviven 150 exóticas especies. Destaca la contemplación del aleteo y el tronar de una muestra variada de pajarillos y cacatúas o las siempre llamativas pupilas dilatadas de los búhos o el plumaje desordenado pero paradójicamente elegante del Alimoche encapuchado. 

Sin embargo, la apuesta sorprendente del parque pasa por la exposición de animalitos insólitos en estas latitudes: nutrias, unos zorros preciosos, unos monos feísimos pero simpáticos o una colonia de pingüinos (con show incluido de estos últimos), que conforman la diferenciadora y exótica marca del recinto.

El aire fantasmal de Guinate cobra latido cuando accede a este parque tropical. El área de 45.000 metros cuadrados mantiene el perfil medioambiental del minúsculo pueblo norteño, donde la riqueza ecológica del risco de Famara se abraza a las pocas casitas cerradas a cal y canto.

45.000 metros cuadrados ricos en flora y fauna

El parque temático ha retomado impulso bajo una nueva dirección. Insólitas especies (reseñable la colonia de pingüinos) se han incorporado al itinerario naturista. Lejos de resultar una experiencia circunscrita a los niños, el paseo por el Guinate Tropical Park despierta curiosidad en todos los segmentos de edad.   

Cacatúas, pajarillos, búhos y zorros

En los dominios del parque conviven 150 especies diferentes. Separados por distintos módulos en pequeñas estancias mimetizadas en el paisaje, podrá acercarse al aleteo y el tronar de una muestra variada (y colorida) de pajarillos y cacatúas. Con suerte, tendrá ocasión de verlos comer naranjas, en una imposible torción de cuello que ya quisiera el mejor contorsionista para sí. El recorrido entre aves ofrece otros activos como las siempre llamativas pupilas dilatadas de los búhos o el plumaje desordenado pero elegante del Alimoche encapuchado. 

Cacatúa comiendo naranja

Sin embargo, Guinate Tropical Park se distingue de otros parques temáticos con una apuesta sorprendente por estas latitudes. Unas nutrias, unos zorros preciosos, unos monos feísimos pero simpáticos o la ya mencionada colonia de pingüinos conforman la diferenciadora y exótica marca del recinto. En esta línea resulta destacable el estanque rodeado de vegetación en el que coinciden patos y flamencos, estos últimos con su andar sobre sus características altas y finísimas patas.

Los pingüinos en su estanque

El entorno de los expositores es verde. Pocos pueblos de Lanzarote mantienen un perfil tan esperanzador. El parque empatiza con el ambiente florido: un espacio agradecido hacia lo alto de una loma rinde tributo a los cactus, mientras que un invernadero acoge un jardín botánico (todavía en desarollo). En este sentido, la suma de flora y fauna contribuye a la sensación relajante de recorrer sus dominios. 

Shows

El parque complementa su muestra con dos espectáculos más activos. El de las cacatúas y sus habilidades diversas (12:00, 13:30 y 15:00 horas), y la curiosísima hora de la comida de los pingüinos en su estanque (12:30 y 15:30). Aunque los shows resultan entretenidos para todos los públicos, aquí sí que el niño protagoniza el goce de la experiencia radiando las mañas de las cacatúas y los pingüinos. 

Galería de fotos