Aventura naturista que permite el contacto de los niños con los animales de granja.
Dir.C/ La Quemadita, 88
Órzola
Plano
HorarioDe 10:00 a 18:00.
Correo | Web
Taberna de Nino, pinchos y tapas en Puerto del Carmen (Lanzarote)
Puerto del Carmen
La Bohemia
Qué Muac, restaurante del Castillo de San José de Arrecife
Lanzarote 3: Gastro

Las Pardelas Park

El espacio es modesto, pero está cuidado con mimo. El contacto directo del chiquillo con gallinas, patos, caballos, burros, cabras...resulta diferenciador: la casa entrega una bolsa con alimentos para los animales.

El niño dará de comer al conejito, a los baifos, a las gallinas y sus polluelos, a los cochinos negros típicos de Lanzarote o a los caballos. La sensación naturista se complementa con juegos al aire libre. El parque cuenta con equipamientos de recreo para todas las edades.

Las Pardelas Park abre sus instalaciones localizadas en el malpaís de La Corona para ofrecer una experiencia infantil genuina: el contacto directo del niño con los animalitos de granja. La actividad resulta sencilla. La casa ofrece una bolsa con lechugas, zanahorias, pan o manzanas. El destino de estos alimentos es potenciar la interacción del pequeño con los polluelos y gallinas, los conejos, las cabras, los patos o los preciosos pavos reales.

El niño disfruta del contacto directo con los patos

El parque es pequeño y modesto. Sin embargo, está bien cuidado: el valle de cenizas volcánicas acoge una muestra variada de flora isleña y el recorrido está correctamente organizado. El niño empieza el itinerario con los pollitos y gallinas, los conejos y las tortugas, para acto seguido proseguir el tour con los pavos reales, las cabras y baifos, los patos, burros, cerdos y caballos. La sensación conforma disfrute garantizado y aprendizaje significativo.

Juegos y manualidades

El ocio distintivo del parque procede de ese contacto directo con los animalitos de granja. No obstante, Las Pardelas Park facilita el juego al aire libre con equipamientos variados en forma de parque infantil para todas las edades. El centro cuenta con un restaurante, que se erige en lugar de reposo de los adultos tras la experiencia naturista y las correrías de los chavales al aire libre. Otro acierto de la casa proviene de la entrega de barro a los niños para que trabajen la motricidad e imaginación.

El pequeño no alcanzaba a alimentar al caballo. Ocupó su lugar la madre

Aunque no puede compararse con parques temáticos como el Loro Parque de Tenerife o el Oasis de Fuerteventura, el mimo en el activo de Las Pardelas Park ha consolidado una iniciativa tras más de veinte años de andadura. El amor por el marco naturista de La Corona, y toda la vida que anida en éste, de Carlos Dizzy y su familia, unido a una más que correcta relación calidad-precio genera una bien ganada simpatía por esta oferta de ocio infantil.

Galería de fotos