Ocio

Dir.Arrecife

[Teatro en El Salinero] “Smoking Room”: El tabaco, la dignidad y el miedo

Cuándo: Sábado 17 de noviembre, 20:30. Dónde: Teatro Víctor Fernández Gopar "El Salinero", Rambla Medular, 65, Arrecife (mapa). Precio: 20 euros. Compra on line. También en el área de Cultura del Cabildo de Lanzarote, y en la taquilla del Salinero, desde una hora antes de la función, siempre que no se hayan agotado previamente. 

Luis Arencibia Verdú

En 2002 Julio Wallovits (Buenos Aires, 1969) y Roger Gual (Barcelona, 1973) escribieron y dirigieron “Smoking Room”, película tragicómica que inmediatamente fue acogida por la crítica con los brazos abiertos, y que les valió, entre otros premios, el de mejores directores novel en los Goya.

(fotografía de Carlos Rosillo, El País)

El argumento de la película gira alrededor de una impersonal oficina de una gran compañía, donde la elaboración de una lista de firmantes contra las restricciones anti tabaco sirve de excusa para reflexionar acerca de las diferentes actitudes en un entorno laboral frente al poder y el miedo que este produce. Lo que a su vez es una forma de hacernos reflexionar acerca de los mecanismos de manipulación de nuestra sociedad. Lo que a su vez resulta un pretexto para que meditemos acerca de hasta qué punto somos libres.

El guión de la película era tan bueno y atractivo, que los actores (12 en el filme) pusieron su sueldo para financiar la producción. Esto, y el hecho de que el formato de la historia fuera al fin y al cabo muy teatral (transcurre casi en su totalidad en el interior de la oficina), hicieron que desde el primer momento los directores tuvieran numerosas ofertas de compañías teatrales que quisieron hacerse con los derechos de la obra. Pero finalmente ha sido el propio Roger Gual, con permiso de Julio Wallovits (que hace tiempo vive en Praga), quien decidiera personalmente emprender el proyecto.

Habiendo reducido el número de actores a seis (sólo uno de ellos apareció en la película original), “Smoking Room” pretende provocarnos esa risa inquieta que nos sale cuando nos reímos de situaciones ridículas o miserables que intuimos podríamos llegar a interpretar nosotros mismos en la vida real.