Bañazo en aguas turquesas

Tener varias entrevistas en la avenida de Playa Blanca, cerquita de esta sensacional balsa de aguas turquesas, obligaba a llevarse el bañador.

Con los deberes hechos...a sumergirnos en la playita del pueblo.

Hay un pantalán posado en el horizonte, a una distancia asumible desde la orilla, que invita a ser conquistado para lanzarse como cuando chinijo y también para divisar el fantástico litoral sureño.

De vuelta a la playa, inmersos en el delicioso azul turquesa, margullamos una, dos y tres veces.

Llama la atención el poco tráfico de bañistas si lo comparamos a la saturación que presenta playa Dorada, una cala artificial que se localiza a 5 minutos al este de la playita del pueblo, en la que nos encontramos. Ellos sabrán. Mientras tanto, nosotros a disfrutarla. La mejor playa del casco turístico es ésta (mapa).