Playas

Playa naturista
Meteorología
Serv.Aparcamientos.

Famara

La playa de Famara enamora a primera vista. Cobijada por los impresionantes contornos del risco de Famara, uno de los viveros más ricos de biodiversidad de Lanzarote, la playa transpira ese aire natural por todos sus poros. Por si fuera poco, Famara mira al Río que separa Lanzarote del Archipiélago Chinijo (islas y peñascos situadas a una milla náutica de Lanzarote). La panorámica resulta portentosa: ese paseo por la orilla de la playa deleitándote con las caprichosas formas del risco y las figuras de las islas de La Graciosa, Montaña Clara y Alegranza, supone un chorro de vitalidad sin comparación posible.

La playa y el risco de Famara, Caleta de Famara, Lanzarote

Famara sobresale también por su extensión. Tres kilómetros de longitud y una anchura media que varía, según la marea, entre los diez y treinta metros. La localización de la playa, al noroeste de la isla, la expone al alisio predominante de Lanzarote. Este es el único hándicap de Famara, que le resta puntos para competir con Papagayo para alzarse con el título de mejor playa de Lanzarote. Dígaselo a Penélope Cruz rodando Los abrazos rotos. Sin embargo, el molesto viento trae consigo que Famara resulte el caladero principal de Lanzarote para la práctica del surf y del kitesurf. Cientos de deportistas encuentran en sus aguas las condiciones ideales para el entrenamiento deportivo.

Septiembre en Famara. El paseo por la orilla al atardecer. Felicidad

Famara en septiembre

El mejor momento para disfrutar de la playa coincide con el último cuatrimestre del año, de septiembre a diciembre. En esta época, el alisio coge vacaciones. Sin viento, el cielo despejado y el sol brillando con autoridad, Famara luce esplendorosa. Esta sensación sublime de bañarte en un paraíso se incrementa con marea vacía. La chiquillería tiene un espacio infinito para sus correrías. Sólo tenemos que prestarle atención cuando se decidan por el chapuzón. Un aspecto a tener muy en cuenta en Famara. La corriente marina es traicionera. Es frecuente que ondée la bandera roja. Báñese, pero no se adentre en exceso en el mar.

El ambiente polideportivo en playa de Famara en conexión con la naturaleza

Además del surf y el kitesurf, las cometas sobrevolando el cielo azul y los caminantes por la orilla, Famara es fútbol playa, voley, palas, jogging y castillitos de arena. Un pequeño universo polideportivo donde conviven mil y una formas distintas de vivir el ocio en Lanzarote. Hay un amplio aparcamiento entre el pueblo y la urbanización de Los Noruegos, en los laterales de una estrecha carretera rodeada de jable.

El impresionante valle de jable que rodea al pueblo de Caleta de Famara y la playa

El pueblo, La Caleta de Famara, limita con la playa. Es un núcleo pequeñito, pero muy coqueto gracias a sus calles de jable. La tradición pesquera y el mundo surfero conviven en armonía. El pueblito que fue de pescadores mantiene su personalidad marinera en la primera línea de mar, que cuenta con algunos emplazamientos destacados de gastronomía tradicional. En los últimos años el restaurante El Risco se ha erigido en un lugar selecto de cocina canaria con toques modernos (alrededor de 35 euros por persona).      

Más sobre Famara

- Para un paseo por el pueblo tras la playa: El hotelito de Famara, por Álex Brito. 

- Running en playa de Famara, por Luis Arencibia. 

- Famara forever, por Dolmancé. 

- Surf en La Caleta de Famara, por Ramón Pérez Niz. 

- La inmensidad de los pequeños momentos, por Bárbara Müller. 

Galería de fotos