Completo circuito hidrotermal en unas espaciosas y elegantes salas.
Dir.C/ Atalaya, 3
Costa Teguise
Plano
HorarioDe 10:30 a 20:30 horas (excepto los jueves que cierra)
Correo | Web
Qué Muac, restaurante del Castillo de San José de Arrecife
Jameos Festival 2016
La Bohemia
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Conocer Arrecife

Beatriz Spa

Un circuito bien pensado. La sesión se distribuye en dos holgados platos acuáticos y un agradecido jacuzzi. Acompaña el marco del centro: inmensas cristaleras que miran al exterior, el moderno mobiliario, la decoración que recrea los balnearios griegos de culto al cuerpo.

La hidroterapia se combina con un itinerario a través de diferentes saunas y baños de vapor. Regulados a distintas temperaturas, supone el remate perfecto a la experiencia relajante, al tiempo que se eliminan toxinas.

El spa del hotel Beatriz de Costa Teguise es un completo centro de relax. La apuesta del alojamiento fue potente al ceder un espacio inmenso dedicado al bienestar. El exitoso resultado ha situado este balneario en un distinguido rincón antiestrés. El itinerario holístico tiene identificado dos etapas. La primera se aborda en dos holgadísimas piscinas de hidroterapia. Totalmente equipada con diferentes chorros a distintas intensidades, el tratamiento incide en todos los grupos musculares. La propulsión del agua es submarina y exterior (sobre espalda, cuello...). Hay sectores con hamacas sobre el agua, que mantienen al usuario en la superficie a base de la intensidad hidrotermal.

El circuito hidrotermal del Beatriz Spa de Costa Teguise

El circuito acuático (de unas dos horas de duración) concluye en un amplio jacuzzi, localizado en lo alto de la sala. Mientras estira la inmersión con las burbujas comprobará el excelente marco donde se desarrolla la sesión: la inmensidad del espacio y sus gigantescas cristaleras, las piezas de mármol, los colores cremas que inundan el lugar recreándose una atmósfera griega de culto al cuerpo.

Eliminando toxinas

Después del circuito hidrotermal, el viajero se enfrenta a la segunda etapa de la terapia. Media docena de diferentes saunas potenciarán la sensación de bienestar, al tiempo que facilita la eliminación de toxinas. Los baños de vapor están regulados a distintas temperaturas. El paso por estas salas se combina con duchas frías y baños de hielo, dispuestas entre las saunas. De la variedad de estancias destaca el baño turco en la hamman.

Tras la hidroterapia y las saunas: relax en la sala

Concluido el tratamiento, el centro invita a la continuidad del relax en la sala de piscinas. Unas hamacas confortables resultan la guinda perfecta al culto al cuerpo. Mientras redondea la sesión, podrá hidratarse con agua o té.

El spa del Beatriz, por si quisiera extender el proceso antiestrés, complementa la terapia hidrotermal con un ambicioso abanico de tratamientos corporales (ver opciones) y otros hidrotermales (consultar).
Nota de la dirección: Las fotografías de este reportaje son propiedad del Beatriz Spa.