PrecioEntre 35 y 40 euros.
Terraza
HorarioDe 10:00 a 16:30 y 20:00 a 22:30.
Dir.Puerto Deportivo Marina Rubicón
Playa Blanca
Plano
Tfno.928 519 190
Correo | Web
La Bohemia
Playa Blanca turística
Puerto del Carmen
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara

Casa Brígida

Cocina canaria que destaca por su fiabilidad. Productos de calidad, pescadito fresco recién salido del mar, y tradición culinaria lanzaroteña se funden de la mano en Casa Brígida. El restaurante se localiza en un lugar privilegiado del puerto deportivo Marina Rubicón, justo a los pies de la primera línea de atraque. El lugar es su terracita y un holgado comedor bajo una pérgola imponente y una elegante cristalera.

Para compartir

Tacos de bacalao rebozados. Ensalada de queso de rulo de cabra. Chipirones rellenos de queso de Lanzarote.

Platos principales

Atún con reducción de miel de palma. Lomo de cherne. Ventresca de atún. Cualquier arroz del chef Pedro Santanta. Exquisito chuletón de buey.

Repostería

Souflé de chocolate. Hojaldre de manzana.

Vinos y servicio

Aceptable carta de vinos (destaca su más que correcta relación calidad-precio). Ágil servicio, familiar, cercano y profesional.

El mejor momento

Al mediodía, para almorzar, cuando el sol alumbra el rico colorido del puerto, sus yates y veleros.

Cocina popular canaria bien presentada y con excelente materia prima. Esto es Casa Brígida. Un rincón gastronómico fiable que potencia las virtudes del chef Pedro Santana sin artificios ni ficciones. Lo que hay: productos frescos de primera calidad (recién salidos del mar) tratados con mimo. El restaurante, insertado en una privilegiada ubicación del puerto deportivo Marina Rubicón, extiende su base tradicional al comedor principal. Una holgada estancia rodeada de cristaleras, bajo una imponente pérgola de madera y unos helechos que transfieren gracia y originalidad al lugar. Entiéndase en este sentido: parece que Pedro abre las puertas de su casa e invita al almuerzo o la cena.  

El comedor con vistas a la primera línea de atraques del puerto deportivo Marina Rubicón

Casa Brígida se nutre de la continuidad pesquera de Playa Blanca. De picoteo ofrece un surtido amplio de manjares. Almejas, gambas, ventresca con tomate aliñado o el sutil carpaccio de jurel. En nuestra incursión se degustó una sorprendente ración de chipirones rellenos de queso de Lanzarote y unos jugosos tacos de bacalao. Entre otros entrantes, el comensal podrá decantarse también por una fresquísima ensalada de queso de rulo de cabra o las siempre sabrosas croquetas de cherne.

Chipirones rellenos de queso de Lanzarote

El chef es un maestro en la preparación de las paellas y arroces. En la carta se refleja esta sapiencia: paella y fideau de pescado y marisco, arroz negro con chocos y gambas, y los caldosos de carabineros y mariscos por un lado, y con bogavante y marisco. Aunque la especialidad de la casa resulte el tratamiento culinario del pescado, Santana extiende su gusto por la tradición con la preparación del conejo en salmorejo al estilo canario y el cabrito. La apertura a las nuevas tendencias gastronómicas se atiende con el suavísimo confit de pato y un espectacular chuletón de buey (500 gramos) que se apoderó de la mesa.

Y sin embargo...pescado

La fiabilidad de Casa Brígida se distingue en la parrilla de pescados. Ese atún excelente con miel de palma, la sublime ventresca preparada a la espalda o el correcto lomo de cherne componen un muestrario fidedigno de la potencialidad de este restaurante. En este sentido, debe mencionarse la apuesta del lugar por acercar la cocina canaria al visitante: menús variados (desde el picoteo al golden) donde el comensal podrá recorrer la rica gastronomía isleña.

La familiaridad del restaurante se aprecia en el agradable servicio que cumple con agilidad. Hay que remarcar también la celeridad de la cocina: con el comedor repleto no se sufre mirando al reloj. Todo lo contrario, ritmos bien marcados entre los entrantes, los platos principales y los postres. En resumidas cuentas: una encantadora velada culinaria a los pies de los yates y veleros del puerto deportivo.

Atún con reducción de miel de palma. Casa Brígida, Playa Blanca

La carta de vinos destaca por su relación calidad-precio. Se distingue de otros emplazamientos parecidos que sólo por el enclave que ocupan suben los precios de un Stratvs seco a 24 la botella. Brígida lo sitúa en un razonable 18,50 euros. La repostería continúa mostrando cocina popular: bienmensabe con helado, leche asada y la selección de quesos de Lanzarote. Sin embargo, llamó más la atención el souflé de chocolate y un hojaldre de manzana templado. La mesa acertó: unos postres deliciosos.

La decisión del chef Pedro de ofrecer siempre lo mejor tiene su coste: entre 35 y 40 euros por cubierto.

Galería de fotos