PrecioEntre 25 y 40 euros.
Terraza
HorarioTodos los días de 11:00 a 23:00.
Dir.Salmarina: Avda. Marítima, 13. Casa Tino: Avda. Marítima, 19.
Playa Quemada
Tfno.Salmarina: 928 173 562. Casa Tino: 928 173 707.
La Bohemia
Playa Blanca turística
Puerto del Carmen
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara

Comer en Playa Quemada: Salmarina y Casa Tino

Escondido en el sureste de Lanzarote, acunado bajo Los Ajaches, localizamos Playa Quemada, un pintoresco y pequeñísimo reducto en donde parece que el tiempo se detiene. El pueblo es esencia marina, bendecido por su magnífico emplazamiento que protege su litoral del viento lanzaroteño, lo que garantiza un plácido chapuzón en medio del Atlántico desde sus enigmáticas playas de arena negra.  

Playa Quemada acunada por Los Ajaches.

La visita a Playa Quemada incorpora otro poderoso atractivo procedente de su red gastronómica asentada en primerísima línea de mar. Entre los restaurantes del lugar destacamos Casa Tino y Salmarina por su ubicación y el exquisito pescado fresco seleccionado en la lonja de Puerto del Carmen. Los dos rincones incorporan las carnes en sus cartas, sin embargo hará bien en dejarlas de lado (como si no existiesen) y centre su experiencia en un aperitivo a base de marisco y pescadito (lapas, pulpo, sardinitas...) y un buen arroz o pescado del día como plato principal. 

Sobre el mar

Casa Tino y Salmarina son sus comedores interiores, pero actúe igual como con las carnes...como si no existieran. Los restaurantes son sus terrazas, literalmente sobre el mar y la línea de piedra volcánica del pueblo. Le atrapará el aroma marino, el salitre que revolotea en el ambiente, y el suave runrún del imperceptible rompiente de las pequísimas olas. En el horizonte está el Atlántico, completamente quieto con forma de balsa de aceite, y la primorosa estampa del islote de Lobos y Fuerteventura. Riegue este momento con un buen malvasía, un Bermejos por ejemplo, bien fresquito, entiérrelo en hielo entre copas, le sabrá a gloria. 

La terraza de Salmarina, restaurante de Playa Quemada, Lanzarote.

Tras abrir boca con un pulpo a la plancha con mojo rojo hervido, decántese por una ración de pescado fresco del día a la espalda, al modo tradicional, servido en una bandeja agradecida con papas arrugadas y ensalada. Otra opción solvente, ya mencionada, son los arroces de la casa, la paella de pescado y marisco (12 euros/persona), la fideau o el arroz caldoso con bogavante (a 24 euros/persona en Salmarina). 

El pescado fresco de Casa Tino.

Al contrario que el parsimonioso ritmo asentado en Playa Quemada, encontrará un servicio diligente, cordial y familiar. Alegra comprobar que los vinos tienen una relación calidad-precio más razonable que en otros tiempos. Las casas harían bien en darle una vuelta de tuerca a su apuesta repostera porque mejoraría así la previsible larga sobremesa. 

Una larga sobremesa

Un consejo para quienes apuesten por esta experiencia: no haga otros planes después del almuerzo. De fijarlos con alguien podrá quedar mal por llegar tarde, ya que corre el riesgo de imbuirse en la contagiosa atmósfera y perder la noción del tiempo.

Alargar la sobremesa en primera línea de mar.

Lo suyo es acudir al almuerzo sin compromiso y entregarte al espectacular atardecer que se posa en el oceáno, gin tonic mediante.