Restaurantes

Terraza
Dir.Costa Teguise

Yo quiero ser una chica de...Diana San Juan

Cuándo: Todos los días de 7:00 a 19:00 (sábados y domingos hasta las 14:00). Dónde: Avda. Las Palmeras, 7, Costa Teguise (mapa). 

La vida es una sorpresa continua. A punto de cumplir 43 y es la primera vez que pienso seriamente en cambiarme de sexo. La culpa la tienen Coppelia, Diana San Juan y su woman team. El lugar, además de ser una cafetería requetetop, se ha transformado en mi segunda casa y desde que piso su terreno me descubro tarareando "Yo quiero ser una chica Almodóvar", la de Sabina de su Física y Química, pero adaptando la lírica al caso que nos ocupa, "Yo quiero ser una chica...de Diana San Juan".   

Coppelia es muchas cosas. Puedes pedir un café, coger la taza y no dejarte la piel con quemaduras de tercer grado. Aquí lo sirven con cuidado y delicadeza. Coppelia es su colección de bocatas finos. Yo voy por épocas. Un mes me engancho al Veggie y a ese calabacín abrazado al queso brie que produce adicción, al mes siguiente ficho por el moderno (pata)...para alcanzar estos días en que no salgo del Light. Desde la elección del pan a la combinación del resto de productos, aquí existe una máxima, todo se elabora con mucha clase. 

* Light. 

Evidentemente se ha corrido la voz, y Coppelia es asediada cada mañana por una masa descontrolada de coppelianos que dan una impronta muy loca al lugar, una vidilla contagiosa que te hace esperar lo que haya que esperar para coger mesa y disfrutar con un desayuno equilibrado...para comerte el resto del día. Las escenas cobran un tono más rocambolesco con la banda sonora que sale del hilo musical, Kiss FM desde 2015, desde que abrió, a base de ABBA, Queen, Michael Jackson, REM...

Mucho + que desayunos

Pero Coppelia es mucho más que desayunos, y esto sí que puede escapársele a muchos de sus usuarios. Sobre las 12 del mediodía se abre otra Coppelia, mucho más relajada, con su carta de ensaladas, incluidas las recién incorporadas de frutas. 

Es mi franja horaria favorita, aunque al llegar la impresión sea la de visitar el campo de batalla tras una lucha encarnizada. En efecto, parece que William Wallace haya dado rienda suelta a su ansia justiciera versus el Imperio Británico.

La manada de coppelianos ha dejado la cafetería hecha unos zorros, con rastros diversos del ajetreo, servilletas, sobres de azúcar, es posible que aparezca un brazo desmembrado...el caso es que en un abrir y cerrar de ojos, las chicas dejan impoluto el lugar, como si la rebelión de las masas no hubiese acontecido. 

A la hora del almuerzo pido una ensalada de pollo mechado y huevo que sirven en un cuenco de manera abundante regada de un aliño cuya fórmula mágica se reserva Diana. Mira que le he preguntado varias veces...y nanai de la china. Otros días me decanto por la ensalada de fruta, yogur y granola a la que colonizo con un chorrito de Oro Bailén.

En el caso de que siga viva (suele volar), te recomiendo que remates tu comida con un pincho de tortilla prodigiosa, otra brutalidad sanjuaniana. Es algo terrible, cortada por la misma tijera cada día, no hay manera de encontrarle ni una diferencia: como si estuvieras en la peli de Bill Murray, "El día de la marmota", pero en formato buen rollo en la patera. 

Y es precisamente en ese momento, al devorar la tortilla, cuando me pregunto qué he hecho yo para...no nacer mujer. El team al completo es fémino, y yo mataría por ser una de ellas...aunque sea por un solo día. Ay, ay, si existieran los cambios de sexo reversibles, para ser yo enterita, una chica...Diana San Juan. 

Coppelia abre todos los días a partir de las 7 am. De lunes a viernes en horario ininterrumpido hasta las 19:00; los sábados y domingos hasta las 14:00.