Restaurantes

PrecioEntre 20 y 25 euros.
Terraza
HorarioDe 10:00 a 23:00 (cierra los domingos).
Dir.C/ García de Hita, s/n,
Arrecife
Plano
Tfno.928 597 265

El Museo del Vino

El Museo del Vino ocupa un antiguo caserón del centro de Arrecife, localizado en una de las vías adyacentes de la calle Real. La casa es inmensa y mantiene una distribución que combina diferentes ambientes: la entrada a la tasca (zona de tapas, cañas y vinos), el alegre y florido patio interior y varios salones que pueden reservarse para almuerzos o cenas de carácter más privado.

Añádase otro rincón, pero en el exterior del inmueble, la terraza que conecta la calle del museo con la León y Castillo y que resultó nuestra elección para disfrutar del chuletón de novillo que nos habían recomendado. ¿Es posible almorzar en pleno centro capitalino, a la sombra y en absoluto silencio? Vaya que sí es posible, máxime cuando el viento no sopla. 

El Museo del Vino es en esencia territorio de tapas, sin embargo su principal atractivo proviene de la apuesta de la casa por un buen entrecot o chuletón, ya que lugares así en Arrecife, desgraciadamente, no abundan. 

Antes de enfrentarnos al chuletón compartimos un sencillo pero bien rico carpaccio de atún y una cazuelita de gambas, pulpos y champiñones.

Otras opciones para compartir son la cecina de León, los caracoles y los cangrejos de río.

Llega la carne

Alberto nos sorprende con la mesita de ruedas donde aparece el pedazo de chuletón, unas papas finísimas recién llegadas de San Bartolomé, una escalibada de verduras y una colección de sales de lo más llamativas (de vino, fresa, corteza de naranja...). 

Nos percatamos que hará falta un buen tinto para dar cuenta de la pieza y Alberto, diligente, advierte de que está abierto el servicio por copas y que el Rioja y el Ribera del Duero están a 2,50 y 2,80 euros. Van a ser dos Riberas. 

Resulta curioso el efecto de una buena carne: antes conversábamos animada y atropelladamente, ahora sólo se escucha el tintineo de los cubiertos. Sólo por la calidad de esta carne y poder disfrutarla en esta magnífica terraza en pleno centro de Arrecife vale la pena visitar el Museo del Vino. 

Necesitamos un puntito dulce. De postres caseros siempre tienen los profiteroles, la tarta de queso, el flan y el puddin, pero hoy Alberto nos embauca, y acierta, para que degustemos unos crepes flambeados con licores y zumo de piña. 

Nos vamos más que satisfechos ubicando al Museo como opción ideal para las celebraciones navideñas de amigos y empresas. 

El Museo para ti

- Para procurarte uno de los salones privados o la vinoteca (capacidad para 25-50 personas) del Museo del Vino sólo tienes que enviar un mail a museodelvino8arrecife@gmail.com o bien llamar al 928 597 265

Galería de fotos