Restaurantes

Terraza
Dir.Arrecife

En las manos de Mikel Otaegui

Cuándo: De lunes a sábado, en horario de almuerzo o cena. Dónde: Naia-Mikel Otaegui. Avda. César Manrique, 33, Arrecife (mapa). Precio: Según presupuesto. Importante: Bajo reserva previa llamando al 928 805 797.

El gran Mirko Mazzotta ultimaba la mesa. 

Preparaba el servicio a ciegas que ya estaba cocinando el chef Mikel Otaegui mientras los comensales iban llegando a cuentagotas. 

La cosa, muy resumida, funciona así. Llamas a Naia (928 805 797) y solicitas un menú bajo la tutela de Otaegui, es decir que te encomiendas a él, informándole del presupuesto por persona y de posibles intorencias, gustos o preferencias...y disgustos también si los hubiera o hubiese.

* Aquí los comensales. 

Con toda esa info, el chef monta un itinerario gastronómico que pivota sobre algunas de las grandes especialidades de la casa y algunas creaciones con productos de temporada. 

Y así, sin cartas ni mayores explicaciones ni discusiones entre amigos sobre qué pedir y qué no pedir, los platos seleccionados por Otaegui van posándose en la mesa en raciones individualizadas.

En nuestro caso el presupuesto era de 40 euros/persona (bebidas aparte) y el tour gastro se fue hasta las 10 estaciones. 

Abrimos boca con este salmorejo que acompaña a Naia desde su apertura en 2013. Con tomatitos de Tinajo. 

Seguimos con esta fina sardinita ahumada sobre manzana... 

...y esta juguetona croqueta de jamón. 

Con ella se confirma esa vieja creencia que viene a decir que una tortilla y una croqueta revelan que pisas territorio top o un lugar normalito. Naia tiene una croquetona top...y la tortilla también

Ha sido una intro eléctrica, en formato aperitivo, con tres cositas bien ricas. Sin embargo, Otaegui, que según cuentan era un tenista exquisito, nos suelta ahora un drive que nos deja hablando en arameo. 

Y del drive angulado pasa a este revés paralelo (y a una mano) que nos rompe la cintura. "Esto está brutal", dijo alguno en la mesa mientras apuraba a esta versión simpática del Calamardo de Bob Esponja. 

Secos, y con cara de tontos. Así nos ha dejado el cambio de ritmo vertiginoso del chef que nos permitió un leve respiro, Martinón seco bien fresquito, para hacernos vitorear "que salga el torero" con esta suerte de dejada mirando al tendido que es este arroz absolutamente sublime. 

Arrozazo negro con chipirones y langostinos sobre una base de cebolla caramelizada con salsa de soja. Buscabas la fórmula de alargar el disfrute lo máximo posible, cosa sabrosona. Nos consoló saber que el arroz figura en la carta de Naia. 

Y ya que estábamos entre clásicos de la carta, ¿cómo visitar a Otaegui sin degustar el arroz cremoso de trigueros y foie? Sería pecaminoso. 

Necesitábamos otro respiro, "Mirko, por favor, dile que pare un momento para procesar este momento de felicidad", de cara a afrontar la recta final de la comanda a ciegas. 

Acicalados, la cosa siguió con este bacalao supremo...

...solomillo...

...y momentazo dulce como colofón. 

El pase dura unas dos horas aproximadamente, y cuando terminas vuelves la vista atrás porque no te importaría empezar de nuevo. La incertidumbre inicial se esfumó en los primeros compases y a medida que el show iba representándose ante tus ojos, gusto y olfato, la idea es clarita como el agua...y la mesa se conjura: "hay que repetirlo y cuanto antes, mejor. En la manos de Otaegui". 

Reúne a unos amigos, acuerden un presupuesto y llama ya (928 805 797).