PrecioEntre 20 y 25 euros.
Terraza
HorarioDe 12:00 a 23:45 horas (cierra los domingos).
Dir.C/ Alegranza, 1.
Puerto del Carmen
Plano
Tfno.928 512 731.
La Bohemia
Playa Blanca turística
Puerto del Carmen

Relacionados:

Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara

La Casa del Parmigiano

La Casa del Parmigiano es la morada por excelencia de la cocina italiana de Lanzarote. Más allá de su variada y acertada oferta de pasta, sustentada en productos frescos, el restaurante sobresale por su espléndido emplazamiento. En un rincón con vista directa al agradable ambiente del Centro Deportivo Fariones, la incursión culinaria entre raviolis, tagliatelles y corazones rellenos, gana enteros imbuidos de la atmósfera de palmeras y ejercicio físico.

La apetitosa terraza del Parmigiano, orientada en primera línea al ambiente del Centro Deportivo Fariones

Este enclave explica que el comedor principal pase desapercibido por completo. Los comensales se decantan por la degustación de los platos en la acogedora terraza, asocada y en perfecta orientación para disfrutar del atardecer. De hecho, un plan inmejorable resulta del enganche de estos elementos: un partido de tenis, pádel o una sesión de natación, la reconfortante ducha en los vesturarios del recinto deportivo y almuerzo o cena para reponer fuerzas con la dieta mediterránea del Parmigiano. 

Pasta fresca

Para abrir boca le recomendamos una ensalada. De rúcola, gambas y calabacines, de pollo, queso gorgonzola y nueces, o de mozarella de búfala, tomate y albahaca. Aliñada al gusto con aceite y vinagre de calidad suprema, y presentada de forma notable, puede combinarse con la estupenda bresaola (embutido italiano que recuerda al ibérico) o unas berenjenas a la parmigiana.  

Bresaola, embutido italiano

Las raciones principales de la cocina del Parmigiano proceden de la pasta. Spaguetti, penne, ravioli, tagliatelle que se combinan con mariscos, almejas, langostinos o verduras. Resaltan los corazones de pasta rellenos de queso ricotta y espinacas, o los rellenos de jamón de parma con salsa de tres setas y rúcola. Otra opción segura es el sabroso plato de raviolis rellenos de salmón con gambas y beicon. Una lástima, ciertamente, que la fuente sea escasa (sobre todo por el precio del plato). El restaurante no haría honor a su especialidad sin un apartado de pizzas. Cosa que hace de manera acertada con un amplio abanico que gustan por su fina textura.

Raviolis rellenos de salmón con gambas y beicon

Otros detalles 

Entre las carnes y pescados merece una mención el salmón en papillot de papas, al igual que el atún sellado cuando esta pieza se encuentra dentro del menú de sugerencias del día. La casa mantiene también una ambiciosa carta de vinos. Un listado completo, muy bien ajustado de precio, con caldos italianos, españoles y los mejores vinos de Lanzarote. Aunque no es su fuerte, el restaurante cumple con la repostería: una pirámide de chocolate y una tarta de manzana pusieron la guinda a un reciente almuerzo. 

Salmón en papillot de papas

Del servicio gusta su imagen. Jóvenes, que irradian simpatía, pero a los que se les escapan detalles importantes. Cierto que influye el continuo flujo de comensales, sin embargo hay esperas que obedecen a despistes que deberían cuidarse: desde diez minutos esperando por una copa de vino a la ausencia de un cubierto. Todo lo contrario ocurre con la cocina: ágil, a pesar del lleno hasta la bandera del restaurante.  

Galería de fotos