Restaurantes

Terraza
Dir.Arrecife

La Despensita, centenares de exquisitos bocatas al alba

Siempre es noche cerrada cuando Paco De León enciende la luz de "La Despensita" arrecifeña. Tan cerrada que todavía Broncano, Ignatius y compañía están desembalando "La Vida Moderna" en la radio.

Es una madrugada cualquiera, bastante similar en apariencia a cualquiera de tantas jornadas de los últimos 10 años desde que De León asumiera la dirección de esta cafetería construida a base de migas.

Cuando toco suavemente a la puerta son las 6:30 am y en lugar de las diabluras de Ignatius se escucha a Pepa Bueno dando el parte de lo ocurrido en el Congreso la tarde anterior, ya no es noche cerrada sino que empieza a despuntar un nuevo día, y la vitrina desértica de hace unas horas luce sus mejores galas con más de una decena de bocatas diferentes y un surtido interminable de sandwichitos. 

Con las migas nuestras de cada día a punto, Paco empieza a vestir La Despensita dando salida a las barricas que ocupan su terraza, pone orden en el mobiliario interior y deja todo como los chorros del oro para cuando llegue Elena, la otra mitad del proyecto.

La cara de Elena brilla como si fuera la luna de Valencia y sus intensísimos ojos derraman adrenalina. El contraste con el andar relajado de Paco es brutal, pero las grandes historias, esas que crean identidad en la urbe, se levantan mediante la combinación de dos medias naranja que en el caso que nos ocupa se extiende a todos los órdenes de la vida. 

Bocatas para todos

En "La Despensita" hay bocatas y sandwiches para todos. Para todos los gustos, para todos los horarios, para todos los estados de ánimo...y de salud. A primera hora te puede venir de perlas unas tostadas de tumaca y aguacate, o con un generoso chorro de aceite o pedir el bocata o sandwich a tu medida. 

O puedes necesitar combustible del bueno para una jornada maratoniana y en el que el bocadillo de queso de rulo de cabra con nueces puede cumplir ese objetivo. El día que fui a retratar Paco consumó otras variedades como el de pollo mechado, el crujiente de pollo con mostaza dulce, el de tortilla, el de serrano con manchego, el de serrano, rúcula y salsa de la casa, el clásico de atún, pimiento de piquillo y huevo, o el monumental de pata asada, aguacate, pimiento confitado y queso ahumado. Puede ser que andes medio delicado y para ti tendrías un "Molina Orosa", bocatita suave de pavo y queso fresco.  

Queda muy poco para que la riada de comensales de "La Despensita" empiece a ocupar su lugar y arramble con las elaboraciones de Paco, por lo que no es descartable que tenga que salir a por más pan y seguir dándole al cuchillo. Elena da unos pasos cortos que se asemejan a un calentamiento boxístico, se escucha algún carraspeo, la adrenalina sobrevuela alrededor del salón dibujando simpáticas siluetas alrededor de los objetos y enseres que conforman las postales del pasado que le confieren ese aire tan entrañable. 

Y llega el primer demandante de cositas ricas, y acto seguido una familia al completo para celebrar un cumpleaños de una post adolescente por todo lo alto a eso de las 7:15 am. Bocatas, café y "pon unos sandwichitos, Paco" sin más detalle, hecho revelador de la confianza en el servidor. Son años.

El tiempo, ese juez inapelable e implacable que convierte a una cafetería en algo más, un club, una escuela de vida. 

"La Despensita" abre de lunes a sábados a partir de las 7 de la mañana, aunque Paco anda por allí desde las 3 am. Se localiza en pleno centro de Arrecife, al lado del Charco de San Ginés (C/ Emilio Ley, 2. Mapa).