PrecioEntre 35 y 40 euros.
Terraza
Horario11:30 a 16:30 y 20:00 a 23:00 (cierra los domingos)
Dir.Avda. César Manrique, 52
Arrecife
Plano
Tfno.928 816 042
La Bohemia
Playa Blanca turística
Puerto del Carmen
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara

La Puntilla

La experiencia culinaria en La Puntilla (Arrecife) tiene un componente diferenciador. La distinción en la cocina tiene compañía: el emplazamiento en primera línea del Charco de San Ginés, la velada se redondea.

Para compartir

Montadito de ventresca de bonito y pimientos asados. Coca de foie. Raviolis rellenos.

Platos principales

Solomillo de atún. Arroz negro meloso con tiritas de calamar. Lomo de venado. El secreto ibérico laminado en pequeñas tiritas. 

Repostería

Hojaldre de mango y cítricos o la especialidad de la casa con el chocolate.

Vinos y servicio

Selecta carta de vinos que guarda una correcta relación calidad-precio.

El mejor momento

En días de poco viento, en horario de almuerzo o cena, para disfrutar de la velada al aire libre mirando al Charco.

El restaurante La Puntilla del Charco de San Ginés (Arrecife) es uno de los principales referentes gastronómicos de Lanzarote. Bajo la dirección del chef José Rodríguez, la experiencia culinaria tiene un componente diferenciador. Se aprecia un concienzudo trabajo con vistas a extraer lo mejor de productos de primera calidad. La solvencia en los fogones se hace notar también en la cuenta.

La distinción de su cocina tiene compañía: el emplazamiento del restaurante. Insertado en primera línea del Charco de San Ginés eleva el nivel de la velada. Tanto en horario de almuerzo como en el de cena, las vistas a esta ribera conforman un activo contemplativo de primer orden (el agradable paseo posterior al almuerzo).

Terraza del restaurante La Puntilla

Gusta el dinamismo de la carta. Cada dos semanas renueva sus sugerencias en función de los productos de temporada. Al mismo tiempo mantiene un abanico fijo, que condensa lo mejor del chef Rodríguez. Desde los entrantes se aprecia la marca distintiva de este enclave gastronómico. Un montadito de ventresca de bonito y pimientos asados o la coca de foie caramelizado con cebolleta. No obstante, el exclusivo tratamiento de los ravioli ha dejado huella y visita que va, ravioli fijo en la comanda que viene. Otros aperitivos mencionables son las suavísimas croquetas de marisco y la acertada ensalada de queso de rulo de cabra templado con dulce de tomate. El comensal puede degustar estas primeras delicias en la terraza del lugar. Una localización con una panorámica extraordinaria de los barquillos asentados en la lámina de mar del Charco. Es una lástima cuando sopla el viento, el alisio norteño le pega directamente y la convierte en un pelín incómoda. Lo que obliga a retirarse al interior.

El comedor no destaca precisamente por su decoración, que es bien sencilla. Su gracia gira alrededor del enorme ventanal panorámico hacia el Charco. Sí que acierta la casa con el suave hilo musical. En el restaurante siempre llama la atención el sigilo de Antonio quien cumple con solvencia la atención a la mesa.

Arroz negro meloso con tiritas de calamar

Los platos principales dan continuidad a la solvencia demostrada con los entrantes. Del mar sobresale el bacalao con un ligero pil pil y el solomillo de atún. Los pescados locales también tienen encaje en la carta de La Puntilla, apreciándose diferencias notables en el tratamiento culinario comparándolo con un restaurante más tradicional y de etiqueta pescaíto fresco lanzaroteño. Otra elección segura, con sabor al Atlántico, el más que correcto arroz negro meloso con tiritas de calamar. En cuanto a las carnes, decántese, si figura entre las sugerencias, por el sabroso y suavísimo lomo de venado o el entrecot de cochino negro. Otra opciones son el solomillo de novillo con pimientas negras y el secreto ibérico presentado con un curioso laminado en pequeñas tiritas.

La Puntilla cuenta con una selecta carta de vinos que guarda una correcta relación calidad-precio. Echamos en falta algunas opciones de perfiles más bajos, pero este hándicap se cubre con la incorporación del servicio por copas. La cocina dulce reseñable es el hojaldre de mango y cítricos, y la especialidad de la casa con el chocolate. 

Galería de fotos