PrecioEntre 25 y 30 euros.
Terraza
HorarioDe 12:30 a 20:30 horas (cierra los jueves)
Dir.C/ Los Molinos, 5, Salinas de Janubio
Las Breñas
Plano
Tfno.928 173 070
La Bohemia
Playa Blanca turística
Puerto del Carmen
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara

Mirador Las Salinas

El comensal se acomoda ante un escenario portentoso, en primera línea de la singular estructura tradicional del salinar de Janubio con la postal atlántica en el horizonte. El restaurante atina con la decoración de aire marino, el confortable mobiliario y el jazz que acompaña el almuerzo en una atmósfera encantadora. Cocina de productos frescos, bien presentada y de raciones enormemente generosas (a tenerlo muy en cuenta a la hora de pedir).

Para compartir

La ensalada de queso de rulo de cabra o el exquisito pulpo a la plancha sobre una base de papa hervida.

Platos principales

Arroces: el negro con chocos, el arroz con langostinos y berberechos o el caldoso con carabineros. Pescado: El sancocho canario o los filetes de cherne sobre risotto de gambas.

Repostería

La tarta de queso o los huevos moles.

Vinos y servicio

Variada carta de caldos a buen precio. Servicio alegre y diligente. 

El mejor momento

En los meses de noviembre y diciembre, el salinar está en su momento álgido de producción. La sal brilla en los ventanales del restaurante. 

Mirador Las Salinas es el enclave para admirar la potencia paisajística del salinar de Janubio. Como si estuviera en un balcón, podrá detenerse con precisión en los detalles de la construcción tradicional: sus singulares cocederos de piedra natural, los monturros de sal recientemente apilados tras el proceso artesanal y la vetusta figura de los molinos con la inmensidad atlántica en el horizonte (historia de Las Salinas de Janubio), sitúan al comensal ante un escenario fascinante.

Los amplios ventanales orientados al salinar de Janubio

El restaurante ha acertado con la decoración, inspirada en su entorno marinero, el confortable mobiliario e incluso con la elección del jazz saltarín que revolotea en el comedor principal. Todo suma en la atmósfera encantadora del lugar para, ya acomodado frente a los amplísimos ventanales, sentirse como un privilegiado. Tiene opción de comer al aire libre, en la terraza, imbuido por el aroma salino. 

Detalle del enclave paisajístico del restaurante Mirador Las Salinas

Pescado, marisco y arroz

La cocina se ha especializado en el arroz, el pescado y el marisco, con un trabajo culinario que toma como base el producto fresco. Es una cocina con un toque moderno, bien presentado y sobre todo de raciones generosas. Este aspecto debe tenerlo muy presente a la hora de elegir, ya que con una ensaladita o el pulpo a la placha para compartir, un arroz y un postre va más que servido. 

Pulpo a la plancha extremadamente suave con papas guisadas

En nuestra visita tuvimos ocasión de compartir una ensalada de queso de rulo de cabra con tartar de tomate y aguacate, una bandeja de lapas y un pulpo a la plancha extremadamente suave con papas guisadas (9,95 euros). Por si no ha tenido ocasión, el famoso salmón ahumado del vecino pueblo de Uga figura entre las opciones de aperitivo.

El pescadito del día es el típico de Lanzarote, mero o cherne. Y qué cherne tan sutil en una novedosa versión del sancocho (plato tradicional de Canarias a base de batata, papa, gofio y cherne), y en filetes sobre un risotto de gambas (18,50 euros cada plato). 

Arroz negro con chocos a la plancha

Mención especial merecen los arroces. En concreto el negro con chocos (11,50 euros), el cremoso de langostinos y berberechos (12,60), y el caldoso con carabineros (19,95). Por contra, no convenció la paella de pescado y marisco. 

Sobremesa

Mirador Las Salinas mantiene viva una carta suficientemente variada y a un precio razonable. Resulta destacable su apertura a caldos blancos de otras latitudes, cosa extraña en Lanzarote. Nosotros elegimos un Marqués de Burgos de Ribera del Duero (16,50 euros). De postre nos decantamos por la tarta de queso, unos huevos moles y un helado de sorbete de limón.   

Tarta de queso

Gustan el servicio, agradable y diligente, y la celeridad de la cocina. El restaurante lo tiene todo para alargar la sobremesa en la terraza con la brisita y el cocktail acompañando la caída del sol y su sedante efecto sobre uno de los símbolos paisajísticos de Lanzarote. 

Otras visiones del Mirador Las Salinas

- Saber ir al grano, por Usoa Ibarra

- Tócala otra vez, Sam, por Josechu Pérez Niz.

Puede interesarle conocer la historia de Las Salinas de Janubio, por Álex Brito

Galería de fotos