Restaurantes

Terraza
HorarioTodos los días de 8:30 a 15:30, y 19:00 a 22:30.
Dir.C/ El Rayo, 2,
Villa de Teguise
Plano
Tfno.928 593 155

"r", Palacio Ico de Teguise, donde los sueños se hacen realidad

Correspondía llegar de manera pausada, apurando cada zancada sobre los adoquines mientras admirábamos la majestuosa fachada de cada rincón de Teguise.

* Fotografías de Ramón Pérez Niz

Ocurrió, sin embargo, que salvo quien se ocupó de la fotografía, el resto de comensales alcanzó el palacio con la lengua fuera.  Uno no cena todos los días en un palacio y daba cosa la tardanza.

Adaptado como hotel emblemático desde principios de este 2018, el Palacio Ico de La Villa, por el que suspiraba César Manrique en su aplaudida Arquitectura Inédita, reúne todos los componentes para recrear la última cena o cualquier ocasión especial que aparezca en el calendario. 

Y entre el ramillete variado de motivos aparece Santi Benéitez, con más vidas que un gato, capaz de hacerse cocinero a fuego lento mientras ejercía de ejecutivo viajando por todo el mundo, hasta que un día aquel sueño del viaje de novios de hace más de dos décadas, "algún día viviremos en Lanzarote", se le presentó de frente y el sueño derivó en realidad. 

Y así, abierto al mundo, Benéitez presenta un cherne en tres cocciones, un cordero cocinado a baja temperatura al modo saharahui y al que hay que acceder quebrando previamente, martillito mediante, un bloque rectangular de arcilla, o estas puntillas exquisitas acicaladas con un toquito oriental, muy presente en la cocina del chef.

O estas finísimas croquetas.

A las primeras de cambio Santi ya nos ha ganado, pero cuando llegó esto a la mesa... 

...dieron ganas de aplaudir con las orejas. Cantarero al horno sencillamente redondo.

Al que siguió otra delicia.

Para por fin dejarnos un pequeño respiro. 

Momento en el que se te va la mirada...

...y te pones a soñar, "¿nos hospedamos una noche de estas?".    

Había que seguir. 

Y seguimos, claro. 

Corte de Bocado de la Reina, buey exquisito, acompañado de una golosina, crema de apio nabo. 

Y otra de las grandes sorpresas de la noche, entraña marinada con soja y manzana, cocinada a baja temperatura y marcada en plancha en el momento del servicio con Kimchi. 

Y la recta final con el momento dulce. 

Ha sido un disfrute y quien firma coincide con el enfoque de la casa en dotar de cierto aire informal al restaurante que contrasta con la solemnidad inherente al palacio. 

A estas alturas de la noche, después del inmenso viaje gastronómico propuesto por Benéitez, uno encuentra la calma en el patio. 

Y apura la noche. 

Noche para soñar. 

Tomando al chef Benéitez y su viejo sueño hecho realidad, te decimos que los sueños están para eso, para transformarlos en experiencia vivida y palpable. 

Resérvate una noche, o un día, o un desayuno, o un brunch, para cenar o almorzar, o desayunar, o "brunchear" con Benéitez, en "r", en el Palacio Ico.