Restaurantes

Terraza
HorarioTodos los días de 12:00 a 23:30.
Dir.Plaza Janubio, 3,
Costa Teguise
Plano
Tfno.928 585 527

Descubriendo La Romántica de Costa Teguise

Como los regalos que guardan una agradable sorpresa entre tanto envoltorio, La Romántica de Costa Teguise se localiza en la maraña de bifurcaciones del Pueblo Marinero y el centro comercial camino de la playa de El Jablillo (mapa). 

En una apacible plaza entre hoteles aparece este restaurante cuyo aspecto de casa de comidas no concuerda con el proyecto gastronómico del chef Simon Malkin, aunque nos aclara que hay proyecto de reforma pendiente de la burocracia local. 

Con una prolija carrera de casi 30 años en la restauración de Alemania, Malkin apuesta por productos saludables, sin conservantes ni aditivos, hace su propia pasta y las verduras proceden de su huerta de trece mil metros cuadrados de San Bartolomé. 

La carta es cocina italiana en estado puro, sin embargo, quien nos advirtió del lugar nos sugirió al mismo tiempo que apostásemos por el menú degustación. Cinco platos que ofrecen los fines de semana (viernes, sábado y domingo) y que renovarán cada mes a 28,50 euros el cubierto. 

Como entrante nos pusieron una bruschetta deliciosa marinada con un Prosecco, un vino blanco italiano ligeramente espumoso, que conforma toda una declaración de intenciones por parte de Malkin: buen producto, platos ligeros y ricos. 

Si la intro dilató las pupilas y abrió el apetito, este rollo de calabacín asado relleno de pollo y salsa de sésamo casero levantó el aplauso de la mesa por su originalidad. 

Comprobamos la calidad de la pasta con estos raviolis rellenos de ternera, hierbas aromáticas y pistachos tostados. 

El servicio, muy atento y diligente, nos invita a ver la maquinaria que utilizan para hacer la pasta. 

Tal y como ha ido la cena hasta ahora, flaco favor nos hacen al plantearnos una disyuntiva, pero la vida es así. Hay que coger el toro por los cuernos. Quien firma hizo una labor de sugestión a sus compañeros de mesa para que eligieran el lenguado flambeado con salsa de champán y naranja trinchado en espárragos trigueros.

Y así yo poder decantarme por el solomillo relleno de melocotón y salsa de gorgonzola con papa rellena de beicon y piñones. Mientras daba cuenta de la carne, que estaba correcta, quienes pidieron el pescado hacían gestos de aprobación insistentemente. Tuvieron el detalle de dejarme probar lo que parecía una exquisitez.

Sutileza, original y riquísimo.

El punto dulce del menú degustación resultó otro plato redondo. Una crema de maracuyá con helado de vainilla y frutas exóticas con copos de oro, entre las frutas identificamos la carambola.  

La mimada cocina de Malkin es a fuego lento, por lo que al menú degustación hay que acudir sin prisas. También echamos de menos una carta de vinos, si bien nos aseguran que están en ello. Nos gustó mucho la separación entre mesas, que nos permitió mantener una agradable conversación durante toda la cena, y el amable servicio siempre presto ante cualquier demanda. 

Sin embargo, lo más llamativo ha sido que tras degustar cinco platos sustanciosos la sensación es de ligereza absoluta. La apuesta por la salud va a convertir a este restaurante en uno de los referentes de Costa Teguise. 

Para el menú degustación

- Se oferta viernes, sábados y domingos. Pueden reservar mesa llamando al 928 585 527.

- El menú de la narración se mantendrá hasta finales de octubre. 

- Precio: 28,50 euros/persona (bebidas aparte). 

- Mapa

Nota: Las fotografías de este post son de Ramón Pérez Niz

Galería de fotos