Restaurantes

Terraza
Dir.Haría

"Tacande", un volcán en ebullición en el corazón patrimonial de Haría

Cuándo: De martes a sábados de 12:00 a 22:00. Los domingos de 12:00 a 17:00. Dónde: Plaza León y Castillo, 5, Haría (mapa). Precio aproximado/comensal: Entre 40 y 45 euros. Reservas: Llamando al 928 835 117 o al 637 106 389. 

Conocíamos la potencialidad de la apuesta de "Tacande", ceñida a una cocina cuidadosa en la que prima el mimo desde la selección de los mejores productos, de la mayor cercanía posible, tanto de la huerta como del mar, encadenada  a esa suerte de amplísimo salón de pieza única que mira a la novelera Plaza de Haría. 

La madera le confiere un porte de suma elegancia y el guiño a la artesanía del lugar, Haría es tierra de artesanos, con unas encantoras lámparas de pírgano entrelazado por las manos de Eulogio resultan el plus perfecto para sentir la diferenciación del proyecto.

Ha pasado en algunos lugares mágicos, de percha y pretensión similares, que inexplicablemente dejan detalles complementarios al libre albedrío. Lo del hilo musical que escupe matraca es un clásico en este sentido. Pues bien, da gusto comprobar que Víctor Betancor, el joven que está al frente de "Tacande", le haya puesto asunto por la importancia que tiene: un sutil jazz revolotea por las cestas de hojas de palmera de Eulogio sin interferir en la conversación de los comensales.  

La ebullición

La cocina de "Tacande" quiere hacer honor a su nombre: tierra de volcanes significa el vocablo aborigen, y en este territorio ruge un grill ahumador que perfila los pescados del día, redondea las carnes selectas tras un largo proceso de baja temperatura, y realza las verduritas concediendo a la guarnición el papel que merece.

El planteamiento pretende conciliar la contundencia sin mermar el producto, concentrándose así el máximo sabor. Para estas lides, la búsqueda del máximo sabor, el acertado uso de salsas y esencias exóticas logra darle un toquito oriental ciertamente atractivo. 

Delicias, una detrás de otra

A propósito de ese aire oriental que impregna la cocina de "Tacande", hay que señalar que es esa onda precisamente la que consigue que un tartar de atún levante el aplauso en una mesa de 10 personas que habrán degustado una cantidad infinita de versiones del tartar. "Vaya, vaya", fue el comentario generalizado. 

Cuando le pedimos a Víctor un menú degustación de sus platos más representativos y llegó el itinerario subrayamos lo de "Tomate pasificado de Tinajo". Era lo que esperábamos, un tomate hecho pasa, lo que no imaginábamos era el poderío de la pieza, un absoluto disfrute de manjar, del que solo quedaron los pedicelos. 

La gastronomía está bebiendo de las fuentes cinematográficas. Un buen inicio determinará en buena medida que te atrapen...o no. Aquí, en Tacande, nos han dado dos tortazos en la arrancadilla que nos mantienen acomodados a la butaca pensando, ¿qué será lo siguiente?

Lo siguiente fueron unos fritos de bacalao que quitaban el sentido y supuso otra unanimidad en la mesa: "Brutales, chicos, brutales". 

El tono no baja con unas melosas croquetas de cherne que hacen bueno el dicho de quien sabe de esto, de gastronomía: "Puedes hacerte a la idea de la calidad de un restaurante probando su tortilla y sus croquetas".  Las de "Tacande" saben a lo más profundo del mar. 

Para cerrar los entrantes nos sugirieron un shasimi de presa ibérica que fue la propuesta que menos suspiros produjo...

...y miren que la creación estaba muy bien pensada con esa sinergia entre el cerdo y las algas. 

Un Josper que te pone a 400º

Productazos, baja temperatura, y un Josper para rematar a las piezas. Estas son las tres máximas de la sección de principales de "Tacande" que pasa por la selección previa de lo mejor del mar y la huerta. 

Del mar vinieron unos chipirones estupendos que entablaban un pacto para la posteridad con unas habitas, cebolla caramelizada y unas lonchas gloriosas de papada ibérica, que reciben un fogonazo en la misma mesa. Un platazo en toda regla, para dejar hacer a la cuchara en plan remolino.  

El cherne nos cautivó en la croqueta y ahora alcanza nuestros dominios justo después de pasar por el Josper. El resultado es brillante, el cherne cede fácilmente, está jugoso, tierno, y el toque ahumado lo hace realmente especial. 

De los pescados a las carnes selectas de "Tacande". Empezamos con un espléndido Lagarto de Joselito que también pasó por la brasa. El lagarto es un delicioso corte del cerdo ibérico, el cordón del lomo en concreto, y resulta una carne magra jugosísima por las vetas de grasa concentradas en sus lascas. Cuidadito porque está de vicio...

Las costillas de cerdo ibérico glaseadas con reducción de fresas supuso el colofón de las especialidades principales. Sin duda, el ejemplo perfecto del afán de la casa por mimar a los productos. 

En este caso, fuego lento, horas y horas del costillar a baja temperatura para recibir un último golpe de Josper. Glaseadas con el mejunje de fresas...las costillas estaban sencillamente superiores. 

Un final feliz en forma de chocolate frito

Ya les decíamos que la gastronomía lleva años bebiendo del cine, y quien pretenda ejercer de buen cineasta debe marcarse un final feliz. 

Delicia de chocolate frito fue el epílogo, un cuadro colorido de matices golosones como gregarios de lujo del chocolate envuelto en su tempura. 

 

 

Para la sobremesa te sugerimos que salgas a la terraza, ya a estas horas post almuerzo a resguardo del sol, bajo la generosa sombra de los laureles, en la plaza hariana, y te relamas con un buen copón de las delicias degustadas. 

El almuerzo tuvo lugar un sábado (20 de julio de 2019) y aprovechamos la ocasión para un tour cultural estupendo en el mismo pueblo con la visita a la Casa Museo de César Manrique y al novelero Mercadillo de Haría, localizado en la misma plaza donde se encuentra "Tacande".  

Lleve abrigo para estirar la confortable sensación de permanecer acurrucado en la plaza hasta bien entrada la noche. 

Para reservar

- Cuándo: De martes a sábados de 12:00 a 22:00. Los domingos de 12:00 a 17:00. 

- Dónde: Plaza León y Castillo, 5, Haría (mapa). 

Reservas: Llamando al 928 835 117 o al 637 106 389.