Restaurantes

Terraza
Dir.Arrieta

"TenisLunch" en El Marinero y la Muchacha

De los restaurantes de Arrieta retumba el vocerío, una confusión de voces suspendida en el aire que va taladrándote el cerebro para terminar hablando en tu mesa a través de berridos. Ocurre por sistema, en todos los locales del pueblo marinero, pero como todo en esta vida, siempre nos quedará París...en Arrieta la excepción (París) es El Marinero y la Muchacha de Isabel Calahorra. "Hágase el silencio, si quieres hablar...susurra". 

La casa de esta donostiarra tiene una capacidad reducida de comensales, funciona a full en horario de cena, pero al mediodía, inexplicablemente en mi opinión, el tráfico es reducido por lo que resulta garantía de salvarse de la escandalera imperante en la zona. 

Para nosotros, que nos reunimos cada trimestre para hablar de la vida y de tenis, es vital poder conversar con tranquilidad. Si al caldo de cultivo, palabras que hermanan, le añadimos la postal marinera y la manita en los fogones de Isabel...todo va a ir sobre ruedas. 

Calahorra abrió el fuego con unas sutiles croquetas de pollo de corral...

...una impecable ensalada tibia de bacalao y cítricos...

...un contundente carpaccio de hongos. 

Y un marmitako sobresaliente. 

Estos eran los entrantes. ¿Te habíamos comentado que Isa era de Donosti, verdad? Si la dejas, como fue nuestro caso, te va a alimentar como si fuéramos sus cachorros...como si aconteciera el último almuerzo de tu vida. 

Pedimos una ayudita para hacer llevadero el atracón, así que ya que estábamos "nos dejamos besar" con estos vinos...

...que María iba reponiendo en el momento exacto. ¡Ay, María! Hosteleros lanzaroteños necesitados de enseñar al servicio sobre cómo atender, y hacer feliz, al comensal. Un curso práctico, ponte en situación real, mírala, y ya de paso escucha a María que recuerda a Ana Belén. Yo le regalo el oído. 

Tras la pausa...guiso de mar. Calamar relleno de arroz negro cremoso con su tinta. 

Un platazo redondo, inmersión plena al fondo del mar, y el abrazo con el arroz negro cremoso, palabras mayores. 

Alguien en la mesa susurró, aunque sonó más bien a ruego lacrimógeno, "supongo que ahora el postre", a lo que le respondo "qué va, ahora viene un magret de pato con crema de pera y salsa de chocolate". Éramos conscientes de que Isabel nos estaba asesinando a sangre fría, pero el homicidio calculado nos daba tal gustito...que nos dejamos llevar. ¡Hágase su voluntad, Calahorra!

¡Pues toma Magret!

Ahora cobraba sentido que trajera una carretilla en el portabulto para evitarnos salir rodando. Le di las llaves del coche a María que, solidarizándose con el trío, fue a por ella mientras Isa seguía a lo suyo, nutriendo a sus cachorritos, postre y final: raviolis de piña caramelizada, almendras y sopa de coco. 

La sobremesa trató temas diversos, entre ellos el debate sobre quién es el GOAT del tenis (GOAT, mejor tenista de la historia). Tres en la mesa, uno de ellos serbio de origen, y son los otros dos los que coinciden señalando a Djokovic, muy a nuestro pesar que somos Nadalianos, pero la gente fiable analiza las cosas dejando a un lado los sentimientos. 

Sería por Djokovic o por el digestivo que estábamos degustando (la postal) que el serbio sugirió un futuro viaje a los Balcanes para el verano 2020. Le intentaremos dar forma, al viaje, en la próxima quedada. 

Dio tiempo a inmortalizar el almuerzo. María cogió la carretilla, nos depositó en ella, y nos trasladó a la Furgo de Arrieta, al ladito de La Garita, un rincón muy say hu, say ha, say ho, c´mon, c´mon

Puede que vayas a Arrieta a comer o cenar. Si te apetece una experiencia redonda en El Marinero y la Muchacha, reserva a través de Lanzarote3.com y obtendrás un 10% de descuento en tu comanda. "¿Dónde tengo que reservar?", preguntas. AQUÍ