Dir.Arrecife
Conocer Arrecife
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote
Conocer Arrecife
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Give me 5, blog gastronómico de Usoa Ibarra

Arrecife

La ruta por Arrecife se enmarca en su atractiva bahía y el conjunto histórico del Puente de las Bolas y el castillo de San Gabriel o el paseo entre adoquines por la iglesia y el Charco de San Ginés.

Qué ver

El Puente de las Bolas y el Castillo de San Gabriel. La iglesia y el Charco de San Ginés. Un paseo por las vías comerciales de León y Castillo y La Plazuela. El Museo Internacional de Arte Contemporáneo del Castillo de San José, obra de César Manrique. La 17ª planta del Arrecife Gran Hotel.

Dónde comer

Uno de los mejores restaurantes de la isla se encuentra en Arrecife: La Puntilla, Charco de San Ginés.

Café y terrazas

El Charco de San Ginés se ha puesto de moda. Su cara oeste acoge una oferta variada de terracitas al aire libre. Destacan La Miñoca y La Raspa.

El mejor momento

El mercadillo sabatino (09:00 a 14:30) transforma el casco histórico de la ciudad en alegre bullicio.

 

Arrecife es la capital de Lanzarote desde 1798. Su mayor relevancia en la economía isleña motivó en aquella época el cambio de capitalidad, que viajó de Teguise al puerto arrecifeño. La ciudad, con algo más de 50.000 habitantes en la actualidad, creció alrededor del mar y su riquísima bahía. La relación con el Océano Atlántico ha marcado la historia y el modo de vida de los capitalinos. El antiguo pueblo de pescadores derivó en punto franco con la construcción de varios puertos.

Espectacular estampa del Charco de San Giné por Ramón Pérez Niz

La comunicación resultante ha sido motor de riqueza e intercambio comercial. Sus condiciones geográficas le confirieron especial importancia a la hora de defender la isla de los continuos ataques piráticos de los siglos XVI y XVII. Se entiende así la construcción de fortalezas en diferentes puntos estratégicos de la ciudad. El riquísimo legado arquitectónico se contempla en un paseo por la bahía donde destaca el emblema de Arrecife, el Puente de Las Bolas, y el vecino castillo de San Gabriel.

Pintura del Puente de las Bolas de Jorge Marsá

El litoral

Arrecife es su litoral. La sociedad científica canaria coincide en resaltarla como la marina con mayor biodiversidad del Archipiélago. A pesar de su bella factura, que se enriquece con la confluencia de los edificios históricos de los castillos de San José y San Gabriel y el Puente de Las Bolas, su activo turístico tiene amplio margen de mejora. Una mala suerte permanente, en forma de lamentable gestión política, ha derivado en un litoral a medio hacer: las envidiables piezas de suelo de los islotes de Fermina y el Francés permanecen en desuso.

La bahía, los barquillos y el Arrecife Gran Hotel, foto de Ramón Pérez Niz

Aún así, la bahía arrecifeña conforma una atractiva ruta. La cercanía con el casco capitalino le otorga de un especial encanto. De este tramo de la ciudad emergen la iglesia y el Charco de San Ginés. La ribera arrecifeña es de los sitios más entrañables de la capital. En estos últimos años ha cobrado especial vida con un anillo en forma de paseo polideportivo que rodea al charco y una oferta de terracitas mirando a la charca.

Anochece sobre Arrecife, espectacular fotografía de Ramón Pérez Niz

En apenas un kilómetro cuadrado, el visitante cuenta con varios lugares de interés. Además de los reseñados, en este espacio se concentran las principales vías comerciales de la ciudad: la concurrida calle Real, La Plazuela y la calle José Antonio acogen una coqueta zona que funciona a todo ritmo en horario comercial, pero que decae lastimosamente en los fines de semana.

El Reducto y el Gran Hotel

La avenida de La Marina conecta en dirección norte-sur el conjunto histórico de Arrecife con la playa de El Reducto y el majestuoso Gran Hotel. La cala es una holgada pieza de playa, con un jable dorado brillantísimo, que tiene la particularidad de estar a resguardo el viento por el Gran Hotel. Un edificio peculiar, de unos 60 metros de altura, que sobresale por su arquitectura.

La playa de El Reducto

La playa de El Reducto se ha aprovechado de manera impecable con la adecuación de una avenida marítima en dirección a la salida sur de la ciudad. El paseo, hoy, conforma uno de los grandes pulmones de la capital, muy frecuentado por todo tipo de deportistas. Sin embargo, podrá poner la guinda a esta travesía accediendo al Gran Hotel y subir a su 17ª planta: la cafetería Star´s City y el restaurante del alojamiento regalan una espectacular estampa del mar, los castillos y el Puente de las Bolas.

El mejor momento para visitar Arrecife

Desde 2009, todos los sábados en horario de 9:00 a 14:30, el casco histórico de Arrecife queda inundado por un vibrante mercadillo tradicional. Encontrará artesanía popular y productos frescos de la tierra. Pero por encima de las ofertas del rastro sobresale la vidilla que se ha logrado generar. Ciertamente, la ciudad se transforma en un contagioso bullicio alrededor de la plaza de San Ginés y la calle Real.

La cita aparece como el mejor momento de la semana para patear Arrecife. Compatibilizar el paso por el mercadillo con la contemplación de la bahía capitalina y su conjunto histórico resulta una jornada diferente de turismo en Lanzarote. Con sus diferencias, la experiencia se asemeja a conocer Teguise coincidiendo con su mercadillo tradicional de los domingos.

Más sobre Arrecife:

La iglesia de San Ginés, El Charco desde La Puntilla y El Charco de Arrecife a marea vacía, pinturas de Jorge Marsá. 

- Barcos en el Charco y El cine de Arrecife, fotografías de Ramón Pérez Niz. 

- charqueando al mediodía... y momentos cotidianos..., dibujos de Bárbara Müller. 

Galería de fotos