Un paseo por Teguise

Primera capital de Lanzarote tras la conquista, las calles de La Villa conformaron uno de los primeros asentamientos del señorío castellano. Cobijado bajo Guanapay, en el centro de la isla, el pueblo ocupaba un lugar estratégico para defenderse de los frecuentes ataques piráticos de los siglos XVI y XVIII.

Hoy un remanso de paz, un monumento de patrimonio arquitectónico e histórico que enamora por sus fachadas imponentes, los amplios ventanales, portones y postigos de los inmuebles y sus vías empedradas. Espcial protagonismo religioso con la iglesia de Guadalupe, los conventos de San Francisco y Santo Domingo, y la ermita de la Vera Cruz. 

Destaca el dinamismo de su patrimonio. La vía de León y Castillo y la plaza de Clavijo y Fajardo concentra una nutrida oferta comercial y gastronómica, abierta a la plazoleta de Los Leones y La Aguadora, entre adoquines, flores y plantas. Siempre mejor pasear por Teguise al mediodía, coincidiendo con el descenso de la humedad y la apertura de las tascas. 

Teguise mantiene su impronta histórica. Primera capital de Lanzarote tras la conquista (hasta 1798 que pasó el testigo a Arrecife), las calles de La Villa conformaron uno de los primeros asentamientos del señorío castellano. Cobijado bajo la falda de la montaña de Guanapay, en el centro de la isla, el pueblo ocupaba un lugar estratégico para defenderse de los frecuentes ataques piráticos de los siglos XVI y XVIII. El Castillo de Guanapay y el callejón de la sangre en pleno casco recuerdan esa época de saqueos, secuestros y luchas encarnizadas.

El casco histórico de Teguise, Lanzarote

Tres siglos después esa tensión ha desaparecido y Teguise es hoy un remanso de paz, un monumento de patrimonio arquitectónico e histórico que enamora por sus fachadas imponentes, los amplios ventanales, portones y postigos de los inmuebles y sus vías empedradas.

Edificios imponentes de rico patrimonio

La importancia de la vida religiosa queda reflejada en el protagonismo de la iglesia de Guadalupe, los conventos de San Francisco (Museo de Arte Sacro) y Santo Domingo, y la ermita de la Vera Cruz. El imponente peso devoto se complementa con otros lugares de interés como los Palacio Spínola (Museo del Timple) y Herrera, la Casa del Marqués o La Cilla

Patrimonio vivo

Además del marco urbanístico, el dinamismo de su patrimonio obliga a incluir Teguise en su tour por Lanzarote. La vía de León y Castillo y la plaza de Clavijo y Fajardo concentra una nutrida oferta comercial y gastronómica, abierta a la plazoleta de Los Leones y La Aguadora, entre adoquines, flores y plantas.

La calle León y Castillo de Teguise

Encontrará artesanía local, arte y decoración, pero sobre todo vino y cocina tradicional en unas agradables tascas con terracitas al aire libre. La máxima expresión de Teguise vivo es su rastro de domingo (de 9:00 a 14:00 horas), que transforma el tranquilo pueblo en un hervidero de viandantes.

Teguise como cuna cultural

Aunque la visita al mercadillo tiene su atractivo, por su contagiosa vidilla y el aire festivo, la masificación merma la experiencia contemplativa. Para admirar el rico patrimonio teguiseño siempre es mejor cualquier otro día a excepción del domingo y si es al mediodía, coincidiendo con el descenso de la humedad y la apertura de las tascas, mucho mejor. Otro momento especial es la ruta nocturna a través de las calles empedradas, que bien iluminadas resultan un formidable escenario romántico. 

Nota: Las fotografías nocturnas son de Ramón Pérez Niz

De interés para su visita en Teguise

- El Convento de San FranciscoLa Cilla, Callejón de la sangre, El Castillo de Guanpay y El Convento de Santo Domingo, La iglesia de Ntra. Señora de Guadalupe, por Álex Brito.