PrecioEntre 15 y 20 euros.
Terraza
HorarioDe 10:30 a 23:00 horas (cierra los jueves).
Dir.Avda. Marítima, 21
Playa Blanca
Plano
Tfno.928 519 855
Correo
Qué Muac, restaurante del Castillo de San José de Arrecife
La Bohemia
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Puerto del Carmen
Lanzarote 3: Subiendo Volcanes

La Katedral

Inmersa en la avenida marítima de Playa Blanca, La Katedral mira a la estampa atlántica con las islas de Lobos y Fuerteventura en el horizonte. El bulevar entre la cala del casco tradicional y el puerto merecía un espacio para la rica y variada cocina española en versión pinchos y tapas. 

Para compartir

Mejor medias raciones. Croquetas de pescado y jamón ibérico. Boquerones fritos. Huevos rotos. 

Segundos platos

Atún rojo o entrecot de ternera gallega. 

Repostería

Tarta, flan y yogur de cabra. Todos caseros. 

Vinos

Escueta carta de vinos pero a buen precio.

Servicio

Destacada agilidad de la cocina.

Mejor sitio

Sin duda la terraza. Además de la privilegiada vista, se mitiga el bullicio del salón interior. 

En la primera línea de la avenida marítima de Playa Blanca, con la preciosa estampa atlántica y las islas de Lobos y Fuerteventura en el visor, el bulevar entre la playita del casco y el puerto merecía un espacio para la rica y variada cocina española en versión pinchos y tapas. 

La Katedral ocupa un rincón de la agradable avenida marítima de Playa Blanca

En La Katedral no hay pinchos a la vista por una sencilla y original razón: los preparan al momento, al gusto del comensal, lo que garantiza un montadito fresco y crujiente (2,20 euros la unidad). La casa tiene un jamón ibérico portentoso (9 euros la media ración) y unos quesos, alguno de oveja, que también pueden servir de aperitivo.

Ración de boquerones fritos

El local se divide en dos estancias: su estrecho y bullicioso comedor interior y la terraza asentada en plena avenida. Se adivina que la televisión gigante apostada en el salón sirve para seguir la liga de fútbol. Y si no hay deporte, música roquera en el hilo musical aunque sean las 13:30. No hay color, es preferible comer o cenar en la terraza con las vistas son formidables. 

Carta completa

Expuesto a un público variopinto el menú de La Katedral es variado. La carta está segmentada cubriendo los vegetales e ibéricos, los revueltos, el pescado y la carne. Y aciertan también en ofrecer generosas raciones y medias raciones.

Calamares fritos

Nos decantamos por una tabla de croquetas de pescado y jamón, suavísimas y sabrosas (a 4 y 8 euros, media y ración respectivamente), unas albóndigas (4 y 5,50 euros), unos boquerones y calamares fritos (8 euros cada bandeja) y unos huevos rotos con la yema impregnando la papa (cocida en este caso, no frita) y el pletórico jamón ibérico (9 euros). 

Huevos rotos

La casa tiene un apartado de segundos platos con el bacalao al pil, pil, el entrecot, el solomillo de cerdo a la parrilla y, entre otras opciones, la chuleta de ternera de Tolosa. Con las tapas íbamos servidos pero había un pequeño margen para degustar el atún rojo y el entrecot de ternera gallega. La carta de vinos es escueta pero mantiene un buen precio y la repostería casera se ciñe a la tarta, el flan y un yogur de cabra (entre 3,75 y 4,50 euros). 

Tras el almuerzo o la cena el paseo marítimo ayuda a digerir y alegra la vista

Tras el almuerzo o la cena nada mejor que un agradable paseo por la avenida marítima, que ayuda a digerir y alegra la vista.